Francia no contabiliza fallecidos por coronavirus fuera de los hospitales y en Alemania hay fallos en la suma de enfermos de coronavirus

Hospital de campaña en Taverny (Francia), este miércoles.

¿Qué está pasando? ¿Cuántas personas se contagian cada día de coronavirus? ¿Y cuántos fallecimientos se producen? Cada día, los datos se difunden a toda velocidad, se hacen curvas, se comparan con el entorno; con la evolución de China, la irrupción en Estados Unidos; el freno en Italia; la escalada en España... ¿Pero los datos son correctos?

En España hay dificultades para unificar datos llegados de las comunidades autónomas, lo constatable son los fallecidos, pero... ¿Cuántas personas con síntomas no han sido diagnosticadas por no habérsele podido hacer las pruebas? ¿Cómo ha afectado en los recuentos de contagios la falta de herramientas para hacer los tests al inicio de la pandemia?

Pero el caso de España no es una excepción. La fiabilidad de los datos es clave para adaptar la respuesta al virus, y datos engañosos pueden conducir a respuestas no adecuadas.  

Este martes, Der Spiegel recordaba que, según el centro nacional de Salud Pública de Alemania, el Instituto Robert Koch (RKI), encargado de contabilizar los datos de conoravirus, el número de contagiados aumentó en casi 5.000 personas de lunes a martes, mientras que el domingo fueron 4.000 y el sábado, 2.000.

Teóricamente, la oficina de sanidad local registra los casos y los transmite a la oficina regional en el mismo día, que a su vez lo reenvía al RKI, que lo incorpora a las estadísticas nacionales al día siguiente. Pero eso no siempre funciona: a veces los datos municipales tardan más en llegar al RKI, sobre todo en fin de semana.

Una investigación de la consultora Risklayer y el Centro de Gestión de Desastres y Tecnología de Reducción de Riesgos (CEDIM), recorgido por Der Spiegel, muestra hasta qué punto los datos del RKI van desfasados: mientras el RKI cifró en 27.000 los casos confirmados en Alemania el martes por la mañana, el proyecto de crowdsourcing ya tenía alrededor de 32.000 casos en este momento.

Además del retraso en llegar los datos al RKI, ha habido críticas a la base de datos en las últimas semanas en Alemania. Der Spiegel cuenta que ha habido científicos que han pedido que se examine el número de personas infectadas en una muestra de población representativa como única forma de extrapolar cuántas personas en la población general están infectadas y cómo crece.

Recuento en Francia

"No sabemos cómo medir el alcance en las residencias de ancianos", ha reconocido este miércoles Frédéric Valletoux, presidente de la Federación de Hospitales de Francia, en France Info Radio: "No conocemos la situación real".

"Tenemos testimonios de situaciones muy tensas" , contaba Frédéric Valletoux: "La situación es complicada tanto para el personal como para las familias que ya no pueden a visitar a sus seres queridos por el confinamiento".

"Lo que urge", explicaba el responsable de la Federación de Hospitales, "son las protecciones para los profesionales", como las máscaras. Sin embargo, "es lento" en hogares de ancianos, reconoció el presidente de la Federación Francesa de Hospitales, quien explicaba que el número de personas que han muerto por coronavirus en Francia es mucho mayor que el recuento oficial, pues sólo representa a quienes fallecen en hospitales. Y no incluye a los que mueren en casa o en residencias de ancianos.

"Solo conocemos los datos proporcionados por los hospitales", explicaba: "El aumento en los datos oficiales ya es importante, pero las cifras absolutas sin duda serían mucho más altas si tuviéramos que sumar lo que está sucediendo en las residencias de ancianos y las personas que mueren en casa", afirmaba Valletoux en France Info.

Nueva app alemana

El Instituto Robert Koch de Alemania, además, está preparando un experimento de recolección de datos sin precedentes para analizar la evolución de la pandemia de coronavirus. Según ha revelado Politico, Alemania ha aprobado lanzar una app que permitirá monitorizar una gran cantidad de datos de los ciudadanos alemanes que accedan a participar, analizando incluso información como su pulso o sus patrones de sueño a través de dispositivos como las pulseras deportivas inteligentes, informa Carlos del Castillo.

El objetivo del estudio es llegar incluso a los casos de contagio ocultos. "Esperamos que esto nos ayude a estimar mejor los casos de corona no detectados, que necesitamos para nuestros modelos de predicción", explica uno de los profesores que liderarán el análisis al citado medio. "Si suficientes personas participan, esto nos permitirá tener, en la práctica, un termómetro para medir la fiebre de toda la población alemana", continúa.

La posibilidad de trazar la evolución de la pandemia recurriendo al big data se está tratando en numerosos países, incluido en España. No obstante, la posibilidad de que la información sanitaria de los ciudadanos acabe en manos de empresas privadas preocupa a los expertos: Más de 60 juristas, catedráticos y científicos enviaron al Gobierno español una carta la semana pasada en la que le pedían que controlara las "iniciativas privadas" que intentan aprovechar las apps del coronavirus para lucrarse. Según la información publicada este miércoles por Politico, no hay actores privados involucrados en el estudio del Instituto Robert Koch, más allá de los que fabrican y sostienen los dispositivos de los que se recogerán los datos para el estudio.

Precisamente Alemania ha aprobado este miércoles un plan nacional para combatir las consecuencias sanitarias y económicas de la pandemia de coronavirus, con un volumen total de unos 750.000 millones de euros, equivalente a casi el 22 % del producto interior bruto (PIB) de Alemania.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats