Suecia anuncia que pedirá el ingreso formal en la OTAN

EFE

0

La primera ministra sueca, la socialdemócrata Magdalena Andersson, ha anunciado este lunes tras una reunión extraordinaria de su Gobierno y un debate parlamentario que Suecia pedirá formalmente el ingreso en la OTAN, rompiendo de este modo una política de dos siglos de no alineación. Suecia y Finlandia están cerca de entrar a formar parte de la Alianza Atlántica por la guerra de Ucrania y ambos países quieren presentar conjuntamente sus candidaturas.

Refugiados gitanos ucranianos se enfrentan a la discriminación de los caseros en Polonia

Saber más

“El Gobierno sueco ha decidido que Suecia debe ingresar en la OTAN”, ha dicho en rueda de prensa Andersson sobre una decisión que cuenta con el respaldo de las principales fuerzas políticas suecas y que ha justificado por el empeoramiento de la seguridad provocado por la guerra de Ucrania. “Lo mejor para la seguridad de Suecia y de los suecos es entrar en la OTAN y hacerlo junto con Finlandia”.

La decisión se esperaba desde que Andersson comunicara el domingo el apoyo de su partido, que encabeza un Gobierno en solitario en minoría, al ingreso, en contra de su línea política desde hace décadas y medio año después de haber aprobado en un congreso general mantener su estatus de aliado pero no de miembro de la Alianza.

El embajador de Suecia en Bruselas presentará la solicitud de ingreso ante la sede de la OTAN en la capital belga “dentro de poco”, al mismo tiempo que lo haga Finlandia, ha explicado la primera ministra.

Andersson ha remitido a las conclusiones del análisis sobre la nueva situación de seguridad consensuadas por la mayoría de partidos suecos para resaltar que el ingreso en la OTAN tendría un efecto disuasorio en el norte de Europa, mejoraría la seguridad y reduciría los riesgos, además de apuntar que no hay otra opción “realista”. “Por desgracia no tenemos ningún motivo para creer que Rusia vaya a cambiar en un futuro previsible”.

Antes de conocerse el anuncio, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha advertido de que no tiene ningún problema con Finlandia y Suecia, pero que la expansión de la infraestructura militar en su territorio exigiría una reacción de Moscú. El Kremlin lleva semanas alimentando este discurso, el de unas posibles consecuencias, aunque sin dar detalles.

Durante una intervención en Moscú en una cumbre de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva, dirigida por Rusia, Putin ha dicho que la expansión del OTAN era un problema para Rusia y que el país debía examinar de cerca lo que, según él, eran los planes de la alianza militar liderada por EEUU para aumentar su influencia global. 

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha asegurado este lunes que su país seguía “muy atentamente” el debate en el parlamento sueco y que tomarían “notas de todas las declaraciones”. “Es un asunto serio. Un asunto que nos preocupa y vamos a seguir muy atentamente las consecuencias prácticas que pueda tener la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN”.

El presidente de Finlandia visitará este martes Suecia, en cuyo Parlamento pronunciará un discurso bajo el título “una región nórdica estable, responsable y fuerte”.

La primera ministra sueca, la socialdemócrata Magdalena Andersson, ha anunciado este lunes tras una reunión extraordinaria de su Gobierno y un debate parlamentario que Suecia pedirá formalmente el ingreso en la OTAN, rompiendo de este modo una política de dos siglos de no alineación. Suecia y Finlandia están cerca de entrar a formar parte de la Alianza Atlántica por la guerra de Ucrania y ambos países quieren presentar conjuntamente sus candidaturas.

Refugiados gitanos ucranianos se enfrentan a la discriminación de los caseros en Polonia

Saber más

“El Gobierno sueco ha decidido que Suecia debe ingresar en la OTAN”, ha dicho en rueda de prensa Andersson sobre una decisión que cuenta con el respaldo de las principales fuerzas políticas suecas y que ha justificado por el empeoramiento de la seguridad provocado por la guerra de Ucrania. “Lo mejor para la seguridad de Suecia y de los suecos es entrar en la OTAN y hacerlo junto con Finlandia”.

La decisión se esperaba desde que Andersson comunicara el domingo el apoyo de su partido, que encabeza un Gobierno en solitario en minoría, al ingreso, en contra de su línea política desde hace décadas y medio año después de haber aprobado en un congreso general mantener su estatus de aliado pero no de miembro de la Alianza.

El embajador de Suecia en Bruselas presentará la solicitud de ingreso ante la sede de la OTAN en la capital belga “dentro de poco”, al mismo tiempo que lo haga Finlandia, ha explicado la primera ministra.

Andersson ha remitido a las conclusiones del análisis sobre la nueva situación de seguridad consensuadas por la mayoría de partidos suecos para resaltar que el ingreso en la OTAN tendría un efecto disuasorio en el norte de Europa, mejoraría la seguridad y reduciría los riesgos, además de apuntar que no hay otra opción “realista”. “Por desgracia no tenemos ningún motivo para creer que Rusia vaya a cambiar en un futuro previsible”.

Antes de conocerse el anuncio, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha advertido de que no tiene ningún problema con Finlandia y Suecia, pero que la expansión de la infraestructura militar en su territorio exigiría una reacción de Moscú. El Kremlin lleva semanas alimentando este discurso, el de unas posibles consecuencias, aunque sin dar detalles.

Durante una intervención en Moscú en una cumbre de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva, dirigida por Rusia, Putin ha dicho que la expansión del OTAN era un problema para Rusia y que el país debía examinar de cerca lo que, según él, eran los planes de la alianza militar liderada por EEUU para aumentar su influencia global. 

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha asegurado este lunes que su país seguía “muy atentamente” el debate en el parlamento sueco y que tomarían “notas de todas las declaraciones”. “Es un asunto serio. Un asunto que nos preocupa y vamos a seguir muy atentamente las consecuencias prácticas que pueda tener la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN”.

El presidente de Finlandia visitará este martes Suecia, en cuyo Parlamento pronunciará un discurso bajo el título “una región nórdica estable, responsable y fuerte”.

La primera ministra sueca, la socialdemócrata Magdalena Andersson, ha anunciado este lunes tras una reunión extraordinaria de su Gobierno y un debate parlamentario que Suecia pedirá formalmente el ingreso en la OTAN, rompiendo de este modo una política de dos siglos de no alineación. Suecia y Finlandia están cerca de entrar a formar parte de la Alianza Atlántica por la guerra de Ucrania y ambos países quieren presentar conjuntamente sus candidaturas.

Refugiados gitanos ucranianos se enfrentan a la discriminación de los caseros en Polonia

Saber más

“El Gobierno sueco ha decidido que Suecia debe ingresar en la OTAN”, ha dicho en rueda de prensa Andersson sobre una decisión que cuenta con el respaldo de las principales fuerzas políticas suecas y que ha justificado por el empeoramiento de la seguridad provocado por la guerra de Ucrania. “Lo mejor para la seguridad de Suecia y de los suecos es entrar en la OTAN y hacerlo junto con Finlandia”.