Ayuso se lanza a conquistar el sur de Madrid para celebrar su “aniversario por la libertad”

Isabel Díaz Ayuso, en un acto para celebrar el aniversario de su triunfo el 4M en Fuenlabrada

David Noriega


6

Isabel Díaz Ayuso está de celebración. Hace un año ganó las elecciones autonómicas con un resultado que rompió “las barreras del socialismo”. Para celebrar ese aniversario, la presidenta madrileña comenzó la jornada desayunando churros de Leganés y la terminó con un mitin en Fuenlabrada. Globos del PP, selfies entre afiliados y simpatizantes, pulseritas y banderas de España en un tradicional feudo de la izquierda. “Este es el claro ejemplo de un municipio taurino, que tiene tradiciones, que ha dado grandes deportistas, empresarios, autónomos, clase media.. que vienen a vivir aquí de todos los rincones”, aseguró.

Ayuso reclama al Gobierno 1.000 millones para Metro y la atención a los refugiados mientras anuncia nuevas rebajas de impuestos

Ayuso reclama al Gobierno 1.000 millones para Metro y la atención a los refugiados mientras anuncia nuevas rebajas de impuestos

“Felicidades por este aniversario por la libertad. Feliz Cumpleaños”, arengaba Ayuso a los asistentes nada más subir al escenario, antes de recordar “aquel día mágico, donde Madrid sorprendió al mundo”. “Nos siguieron personas de todos los rincones, que se involucraron como si fueran sus propias elecciones. Nos miraban con profundo asombro porque decían: yo quiero lo mismo, quiero libertad”, aseguró la presidenta de una Comunidad que lleva casi 30 años gobernada por su propio partido.

“Hoy hace un año que el Partido Popular logró una de las victorias más importantes de su historia”, había dicho la presidenta por la mañana. Unas palabras similares le había dedicado Federico Jiménez Losantos durante su entrevista en esRadio, donde rememoraron aquel día: “Fue la mayor jornada de gloria de la derecha desde la transición”, dijo el periodista. Ni las mayorías absolutas de Aznar y Rajoy, ni las de Gallardón o Aguirre. Este miércoles se celebraba el aniversario de una victoria sin discusión, con la que Ayuso borró del mapa a Ciudadanos, pero que no le sirvió para gobernar sin la muleta de la extrema derecha.

Pasadas ya las 18.30 horas, los últimos rezagados buscaban hueco en el graderío del parque de la Fuente, prácticamente abarrotado. “Ahí, en la primera fila”, indicaba un miembro de la organización a una mujer minutos antes de que llegase la convocante. Al otro lado, Moises y Miguel, dos vecinos de la localidad, charlaban animadamente. “Estaba paseando y me acerqué a ver si me da un beso, aunque ya los dio todos el lunes”, bromea Moi, para los amigos. Él destaca de Ayuso que “parece buena niña, no parece mala persona”. Tampoco les parecía a quienes aplaudían cada vídeo de la próxima líder del PP de Madrid que se intercaló durante el acto.

El primero fue un greatest hits de la presidenta. “No soy yo la del casoplón en Galapagar”, comenzaba. No fue la única alusión al exvicepresidente del Gobierno y antiguo, tal vez no tanto, enemigo número 1 de Ayuso. “Estamos aquí para celebrar un año de una de las campañas más exitosas que se recuerdan. Un resultado que supuso un antes y un después y sirvió de chute de ilusión. Y no solo porque echamos a Pablo Iglesias de la política, sino porque tiño el mapa de la Comunidad de azul”, dijo Alfonso Serrano, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid.

“Valiente es”, aseguraba Miguel antes de comenzar el acto. “Apoyamos a la presidenta y queremos ver los siguientes pasos hacia las municipales, que están a la vuelta de la esquina”, indica. Este vecino cree que Ayuso ha elegido Fuenlabrada para realizar este acto “para agradecer el apoyo y sobre todo para que la simpatía hacia el PP vaya en aumento”.

La elección de Fuenlabrada para este mitin, que se enmarca dentro de la campaña para el Congreso del PP de Madrid, del que Ayuso saldrá como presidenta del partido en la región, no es una casualidad. Más bien es una declaración de intenciones. Esta localidad, al sur de la Comunidad, ha sido tradicionalmente un feudo socialista. El PSOE lleva gobernando aquí desde 1976. En las autonómicas de 2019, la líder conservadora obtuvo un 12% de los votos. Dos años después, fue la más votada, con el 36% de los apoyos.

No fue una excepción ni en el conocido como cinturón rojo, ni en el resto de la región. Ayuso ganó en 177 de los 179 municipios madrileños. Con el PP “callejero y pandillero” que defendió este fin de semana, su objetivo de cara a las elecciones de 2023 es recorrer esas localidades del sur y consolidar y ensanchar los resultados que obtuvo en ellas hace un año. “Creemos en el sur de Madrid”, dijo, mencionando a Fuenlabrada, Leganés, Getafe o Móstoles. “Creemos en Madrid, pero también creemos en esta parte tan importante de la región”.

“Hace un año, contigo, aquí en Fuenlabrada hicimos historia. Nunca antes habíamos ganado al PSOE con tanta diferencia. Nos ayudaste a romper un falso mantra que parece que nos han inoculado durante años, que es que el sur le pertenece a la izquierda y hemos demostrado que no es así”, clamaba desde el atril la presidenta del PP de Fuenlabrada, Noelia Núñez, que afirmó su deseo de que la localidad sea también un municipio “socialismo free”, el nuevo lema de Ayuso, que también repitió durante su intervención.

María, que está en el Comité Ejecutivo del PP de Torrelodones, fue a Fuenlabrada “no solo a celebrar lo que ya fue, sino por lo que se ha conseguido y porque se ha convocado por fin el Congreso”. Es, dice, lo que todos querían. “Está ella y poco más, porque si no, el PP no sé dónde andaría”, afirma Moi, mientras por los altavoces suena una versión descafeinada del Material Girl de Madonna.

La música en los actos de Pedro es más animada, dice Paulina. Esta joven indonesia de 27 años se declara ayuser y, a la vez, fan de Pedro Sánchez. “No me meto en política, me gustan más por su personalidad”, asegura. “Al principio la mami -como se refiere cariñosamente a la presidenta- me llamaba la atención porque se parecía a mi madre, de rasgos. Luego empecé a seguir sus entrevistas y me enamoré”, explica. Y es que, si al principio le parecía “mediocre”, reconoce que en poco tiempo se convirtió en una “revolución”. “Es muy simpática, encima me sigue en instagram y contestó a una carta en la que le contaba mi intención de quedarme en España. Me dijo que es competencia nacional, que hasta que no sea presidenta del PP de Madrid no puede hacer nada relacionado con eso”, explica.

Ese día, tras una dura batalla interna que terminó por cambiar al líder del PP nacional antes que al de Madrid, será en dos semanas. En este encuentro, Ayuso ha asegurado que hay que dar todas las batallas. Por el momento, ha ganado las suyas. Está por ver qué ocurre de cara a las próximas municipales y autonómicas y los cadáveres que quedan por el camino, porque ya ha advertido que no contará con aquellos que hayan dudado de su honestidad. En el parque David de la Fuente de Fuenlabrada, este miércoles, tenía donde elegir.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats