La Comunidad de Madrid advierte un retroceso en el Madrid Central de Almeida y le pide medir su impacto

Vista de una señal que marca la entrada al perímetro de Madrid Central. EFE/ Mariscal/Archivo

La Comunidad de Madrid advierte al Ayuntamiento en dos informes oficiales- necesarios para la tramitación de la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible aunque no vinculantes- de que el nuevo Madrid Central diseñado por el Gobierno municipal de PP y Ciudadanos deja pasar más coches al área restringida (los 15.000 comerciantes a los que se abrirá el acceso), le insta a medir el impacto que puede tener en la contaminación y pone en duda la efectividad de la zona de bajas emisiones de Plaza Elíptica, solo limitada a los vehículos sin etiqueta. Las críticas se plasman, junto a otras valoraciones positivas, en unos documentos firmados por la Consejería de Medio Ambiente y adelantados por la Cadena Ser, a los que ha tenido acceso elDiario.es.

Almeida aprueba su Madrid Central: cambia de nombre y se abre a 15.000 comerciantes

Almeida aprueba su Madrid Central: cambia de nombre y se abre a 15.000 comerciantes

"En el anteproyecto se permite acceder y circular en esta zona [Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección Distrito Centro] a vehículos que la Ordenanza actual no permite. Se deberían estudiar las emisiones adicionales que se produce y su incidencia en la calidad del aire", manifiesta el departamento dirigido por Paloma Martín, también gestionado por PP. Lo recomienda primero en febrero y de nuevo el 26 de mayo.

El Ayuntamiento volvió a remitir el anteproyecto unos días después de aprobarse la nueva ley de Cambio Climático porque la norma obliga a contar con un informe del órgano autonómico competente en materia de Medio Ambiente si se adoptan medidas "que supongan una regresión de las zonas de bajas emisiones ya existentes".

Una portavoz de la Consejería de Medio Ambiente defiende que los informes no son vinculantes ni "valoran la norma en sí", pero admite que "informan sobre parámetros objetivos de que aumenta el número de coches que van a poder circular". "Ahora es el Ayuntamiento de Madrid es quien tiene que evaluar el impacto y la incidencia de su nueva ordenanza en la calidad del aire", añade.

El Gobierno municipal no tiene previsto calcular el aumento de emisiones que supondrá permitir acceder a los 15.000 comerciantes porque, justifica, "modelizar una medida de manera aislada no tiene sentido técnicamente" y defiende que las emisiones extra se compensarán con la puesta en marcha de otras medidas de la estrategia Madrid 360, ya que su impacto va a ser mínimo. La corporación explica, para sostener su afirmación, que las restricciones de Madrid Central reducen 112 toneladas de dióxidos de nitrógeno, un 0,78% de las emisiones de la ciudad. En el Ayuntamiento también precisan que no se conoce todavía cuántos de los 15.000 comerciantes van a hacer uso del acceso.

Para el concejal de Movilidad y Medio Ambiente, Borja Carabante, los informes suponen una validación al plan contra la contaminación de su Gobierno. "La Consejería de Medio Ambiente plasmó las virtudes de la Ordenanza en la movilidad ciclista y peatonal, dijo que provocaría la reducción de vehículos", ha dicho ante los periodistas. Es cierto que los documentos avalan la decisión "acertada", por ejemplo, de restringir la circulación de los coches más antiguos y contaminantes pero matizan que "no parece introducirse medidas adicionales" a las que ya existían en la ordenanza del Gobierno de Ahora Madrid. La regulación de la movilidad ciclista y los vehículos de movilidad personal se considera también "muy positiva".

No obstante, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso pide a la corporación de José Luis Martínez-Almeida -que llegó al Palacio de Cibeles prometiendo el fin de Madrid Central pero apenas ha podido introducir cambios- más ambición en sus nuevas medidas. Por ejemplo, en la Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección de Plaza Elíptica. "Se sugiere que se valore la limitación del acceso y la circulación al menos a los vehículos B y estudiar la ampliación", asegura la Consejería de Medio Ambiente. Carabante ha avanzado, a este respecto, que no está entre los planes del Ayuntamiento seguir la recomendación. Se mantendrá la extensión, 15 veces menor que Madrid Central, y las restricciones previstas, más laxas que en el centro.

Más Madrid considera que los informes de Medio Ambiente "son demoledores" y advierte de que la última consulta, a raíz de la entrada en vigor de la Ley de Cambio Climático, "implica la asunción explícita del Ayuntamiento de que está dando pasos atrás". El grupo municipal ha elevado este viernes un escrito a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo sobre el plan del alcalde, como anunció ya en el Pleno de Cibeles. El PSOE, por su parte, apunta que "hasta la negacionista Comunidad de Madrid" cree que Ordenanza de Movilidad Sostenible es "un retroceso".

La Junta de Gobierno aprobó hace una semana el anteproyecto de Ordenanza de Movilidad Sostenible que dará armazón legal a las zonas de bajas emisiones tras la anulación de Madrid Central por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El texto inicial, aún sujeto a cambios tras las alegaciones, retoca 109 de los 245 artículos de la norma aprobada por la corporación de Manuela Carmena en 2018. El Gobierno municipal pretende aprobar la ordenanza definitiva en el Pleno de finales de julio -hasta entonces los procesos sancionadores por entrar indebidamente con el coche están paralizados- aunque aún no ha atado los apoyos necesarios de Vox, partidario de eliminar restricciones al coche, para que salga adelante.

Etiquetas
Publicado el
4 de junio de 2021 - 14:39 h

Descubre nuestras apps

stats