Médicos de Atención Primaria de Madrid plantean interrumpir las PCR a contactos sin síntomas ante el desborde del sistema

Dispositivo para la realización de pruebas PCR en el Centro de Salud Federica Montseny.

Los médicos de Atención Primaria de Madrid empiezan a plantearse decisiones que incumplen los protocolos para evitar que el sistema sanitario continúe saturándose. Al menos dos centros de salud, uno en Carabanchel y otro en Parla, han enviado sendos escritos a la Consejería de Sanidad en los que ponen sobre la mesa interrumpir la realización de PCR a los contactos de positivos que no presenten síntomas, según ha podido confirmar elDiario.es, y prescribirles únicamente el aislamiento con seguimiento telefónico.

Se trata, dicen los profesionales, de un parche para destaponar los laboratorios ante las demoras de más de una semana en los resultados de las pruebas en algunas áreas de salud de la región. Los médicos también exponen esta medida de emergencia como un modo de amortiguar a la desesperada la sobrecarga que soportan en sus puestos de trabajo. En Carabanchel, los sanitarios llegaron a ponerla en práctica durante la semana pasada. Pero los tiempos de espera han mejorado desde este lunes y se ha revertido la decisión. Por el momento.

"Expusimos a la Consejería que dado que la demora en los resultados no permite cumplir el protocolo de iniciar el rastreo pronto, deja de tener sentido. La PCR no tiene valor, no cumple su función. No nos dejan cumplirla", explica una médica del centro de salud General Ricardos, donde han limitado durante unos días la toma de muestras solo a los contactos sintomáticos. La espera media para confirmar un positivo alcanzaba los 10 días, de manera que el resultado llegaba una vez cumplido el periodo de cuarentena. Este lunes, una semana después de comunicarlo a la Consejería, las cosas han mejorado. Vuelven a los tiempos ordinarios en otros centros de la salud de la región: entre 24 y 48 horas desde el envío de la muestra. Este centro de salud forma parte de los 14 ambulatorios vinculados al laboratorio del Hospital Clínico, donde se han producido graves atascos.

Renunciar a realizar pruebas diagnósticas a los contactos asintomáticos significa incumplir las recomendaciones de la actual estrategia del Ministerio de Sanidad para la detección precoz, vigilancia y control de la COVID-19. El Gobierno central acordó en julio con las comunidades autónomas un endurecimiento del protocolo para que todos los contactos estrechos fueran sometidos a una PCR para así cortar con más eficacia las cadenas de contagio. En la estrategia propia de Madrid se vuelca así: "Se recomienda la realización de PCR a todos los contactos estrechos de un caso confirmado con infección activa, con el objetivo principal de detectar precozmente nuevos casos positivos".

"Esto no se hace por gusto de los profesionales"

Infringir los protocolos genera muchas contradicciones éticas en los sanitarios, que han visto en esta opción una última salida para aligerar, al menos, los resultados de los sintomáticos y mitigar un poco la presión laboral que les impide, aseguran, "atender bien a los pacientes". "Esto no se hace por deseo y gusto de los profesionales porque significa dejar de hacer cosas que deberíamos hacer. Pensamos que no empeora la situación, porque ya no estamos haciendo el rastreo a tiempo, y puede mejorar la atención. La vida no es solo manejarte con protocolos sino atender bien y no conseguimos llegar", expresa Ezequiel Arranz, médico de Familia en el centro de salud San Blas (Parla).

Este sanitario denuncia que es "insostenible" atender el volumen de PCR y todo el trabajo administrativo que requieren, y a la vez a los enfermos agudos y crónicos. Su ambulatorio conforma un área básica de salud con una incidencia descomunal. Forma parte de las 37 zonas con restricciones a la movilidad desde este lunes.

Tanto en Carabanchel como en Parla, el asunto de reducir la toma de muestras únicamente a los pacientes con síntomas se trató en sendas reuniones de equipo en los dos centros de salud y se acordó elevarlo a la gerencia de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad con el aval de las direcciones, según relatan varios sanitarios a este medio. "Se quería transmitir que, o se adoptan medidas ya, o el rastreo deja de tener sentido con 10 días de demora en los resultados", explica Arranz.

El equipo todavía espera respuesta de la Consejería y, en este caso, los sanitarios han decidido no poner en marcha esta suspensión temporal de manera unilateral. Solo proponerlo les deja, dice Ezequiel, "un regusto amargo". Una de las médicas del centro de salud de Carabanchel donde sí se aplicó puntualmente esta medida explica cómo se lo contó a los pacientes. "Les dije que tenían derecho a esa prueba pero no podíamos darlo", recuerda.

La Consejería de Sanidad confirma que conoce la situación y la acota a un "caso puntual". Un portavoz oficial explica que los test de antígenos, anunciados por la presidenta regional el pasado viernes, ayudarán a aligerar los procesos diagnósticos. "Atención Primaria está incorporando esta semana estos test que ofrecen resultado inmediato a los 15 minutos y se equiparan a la PCR en método diagnóstico", abunda. El viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, ha informado este miércoles de que la Comunidad de Madrid ya dispone de cinco millones de estos tests y que empezarán a usarse en las 37 áreas de salud afectadas por las primeras restricciones a la movilidad a partir de la semana que viene.

El aumento de la capacidad diagnóstica en Madrid empezó a generar problemas grandes retrasos en algunos laboratorios hospitalarios a mediados de agosto. La situación, un mes después, sigue siendo preocupante. El problema no es extensible a toda la región. Ahora afecta, sobre todo, a centros de salud vinculados a los seis hospitales semiprivatizados de la época de Esperanza Aguirre. Son: el hospital del Tajo (Aranjuez), del Sureste (Arganda) y del Henares (Coslada) y el Infanta Leonor (Vallecas), Infanta Cristina (Parla), Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes).

Los profesionales de Atención Primaria mantienen la convocatoria huelga indefinida a partir del próximo 28 de septiembre. La presidenta, Isabel Díaz Ayuso, anunció la semana pasada un plan a tres años para invertir 80 millones de euros en la Atención Primaria que no ha frenado los paros. La Consejería de Sanidad también informó este martes tras una reunión con la mesa sectorial que se equipararán los salarios de estos sanitarios con los que trabajan en hospitales. Madrid tiene un problema reconocido desde la administración para retener a los médicos, especialmente de Primaria y pediatras, por la precariedad de los contratos laborales en relación a otras comunidades autónomas.

Etiquetas
Publicado el
23 de septiembre de 2020 - 22:16 h

Descubre nuestras apps

stats