eldiario.es

9
Menú

La pelea por el número dos en la lista de Carmena: la ley electoral le da prioridad para ser alcalde si ella dimite

El control de la lista electoral es fundamental si Manuela Carmena revalida el mandato pero se va antes de los cuatro años

Pablo Iglesias quiere que el número dos de la candidatura sea Julio Rodríguez y la alcaldesa se inclina por su mano derecha en el Gobierno, Marta Higueras

44 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El padre Ángel, Marta Higueras y Manuela Carmena.

Marta Higueras y Manuela Carmena. Ayuntamiento de Madrid

La crisis interna en Podemos que estalló la semana pasada por las diferencias en las negociaciones con Manuela Carmena tiene un paisaje de fondo: el de la supuesta sucesión. El partido de Pablo Iglesias se prepara para la posibilidad de que Carmena no termine mandato, si es que gana las elecciones. Ella misma aseguró esta semana que pondría todo su empeño en permanecer los cuatro años si revalida la Alcaldía, pero a la vez reconocía las dificultades de su edad, 79 años cuando termine un posible segundo mandato. Y ante esa opción, el control de las listas es clave. Porque la ley establece que el segundo en la lista es el primero en optar a heredar el Ayuntamiento de Madrid.

Este viernes, el secretario general de Podemos recordó a Carmena en una entrevista la Cadena Ser que sin Podemos nunca habría sido alcaldesa: "Si nosotros no hubiéramos propuesto a Manuela no hubiera sido alcaldesa". Por eso, Iglesias ha pedido generosidad a la alcaldesa que quiere hacer una candidatura con un equipo de su confianza: “tiene que haber acuerdo entre todas las piezas para que ese puzzle tenga la fuerza suficiente para ganar".

Durante la entrevista el líder de Podemos restó importancia a quien vaya detrás de Carmena en la lista: “Es lo de menos, lo fundamental es que ganemos las elecciones", dijo. Pero el deseo de Pablo Iglesias es que ese número dos sea de su partido, concretamente el ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad) Julio Rodríguez. La intención de la alcaldesa no es ni mucho menos esa. La regidora apuesta por su actual mano derecha en el Gobierno municipal, Marta Higueras. La propia Higueras se dejó querer durante una entrevista publicada por El País, en la que afirmó que se presentaría a la Alcaldía si no estuviera Carmena.

Si Carmena revalida el mandato y dimite antes de los cuatro años, la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) establece, en su artículo 198, que "la vacante en la Alcaldía" deberá someter a investidura al que será el próximo alcalde. En este sentido, "pueden ser candidatos todos los Concejales que encabecen sus correspondientes listas", "considerándose a estos efectos que encabeza la lista en que figuraba el Alcalde el siguiente de la misma, a no ser que renuncie a la candidatura". Es decir, el número dos. El nuevo candidato deberá obtener la mayoría de los votos de todos los concejales del Pleno para ser proclamado electo.

Si los deseos de Carmena se materializan, será Marta Higueras, la primera teniente de alcalde y delegada de Asuntos Sociales y Empleo, esa posible sucesora. La ley también establece que ese 'número dos' puede renunciar a ser el candidato de la nueva investidura. Sin embargo, es un riesgo que no quieren correr en Podemos. Si finalmente se cumple la salida de los seis concejales suspendidos cautelarmente de militancia cuando se incorporen a la candidatura de la alcaldesa, el partido morado perderá representación, reconocen fuentes de la formación. Y por tanto, poder en la lista que encabezará Manuela Carmena.

Higueras es una persona de la máxima confianza de Carmena, hasta el punto de que la regidora puso como única condición que fuera también en las listas cuando aceptó la propuesta de Podemos antes de las municipales de 2015. Ambas han trabajado más de 30 años juntas en la administración de Justicia. La primera teniente de alcalde es también la encargada de hablar en nombre de la alcaldesa con los partidos para elaborar la lista.

Carmena ha puesto todo su empeño desde que llegó a la Alcaldía en desvincularse de Podemos. El jueves lo volvió a hacer asegurando que no debe dar cuentas a Iglesias ni tratar con él para configurar la candidatura, pese a que sabe que si no es con Podemos no hay posibilidades de revalidar el mandato, según confirman diferentes fuentes.

Su intención de llegar a las elecciones sin marcas partidistas es uno de los motivos por los que Higueras negocia con las formaciones, pero también que sea la opción que quiere la alcaldesa para el número dos de la lista. Además, aseguran fuentes cercanas a la regidora, las discrepancias de Julio Rodríguez con los concejales de Podemos, algunos muy cercanos a la jueza, restan puntos al general para ser un hombre fuerte en un supuesto futuro Gobierno de Carmena. Aunque todo dependerá de las negociaciones que lleve Podemos, reconocen esas mismas fuentes.

La crisis en el partido en Madrid, por la decisión de los concejales de borrarse de las primarias, surge de la intención de Iglesias y Rodríguez de colocar a sus afines en la lista de Carmena de cara a una hipotética sucesión a medio plazo de la regidora. La formación da por hecho que perderá cuota de candidatos en la lista de Carmena, pero dará la batalla para conseguir puestos claves en la misma.

La alcaldesa admitió por primera vez esta semana en Telemadrid que si no es investida como alcaldesa tras las elecciones de mayo de 2019, no se quedará en ningún caso como líder de la oposición. Ante este supuesto, quien sea el número dos de la lista es menos relevante ya que quien sea portavoz de la oposición lo decidirá todo el grupo municipal o en su defecto el partido, en este caso, la suma de diferentes formaciones políticas. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha