Vecinos de Centro piden prohibir nuevas terrazas hasta que se apruebe otra ordenanza

Las asociaciones de vecinos del centro de Madrid (AVV de vecinos Madrid Centro), de la que forman parte la Asociación de Vecinos de Chueca y la Asociación de Vecinos de Justicia, reclaman al Ayuntamiento medidas urgentes para frenar la proliferación de terrazas que está ocasionando la actual ordenanza.

El 14 de julio de 2015 la Coordinadora de AVV de vecinos Madrid Centro registró un escrito dirigido a la alcaldesa Manuela Carmena en el que se pedía que se detuviera de manera urgente la aplicación de la vigente ordenanza de terrazas «por el enorme impacto que su aplicación está suponiendo para el normal funcionamiento del espacio público y la convivencia».

En él también se solicitaba la redacción de una nueva ordenanza reguladora de la instalación de terrazas e instalaciones similares en el espacio público. «Un año y nueve meses después la respuesta sigue siendo la misma por parte de la corporación municipal, y en especial por parte del responsable del área de gobierno con competencias en la materia, José Manuel Calvo. Ninguna respuesta», denuncian.

Todo ello a pesar de que en el programa con el que acudió Ahora Madrid a las elecciones municipales de 2015 incluía Propuestas Programáticas Ciudadanas como la de ‘Revisar la ordenanza de terrazas y quioscos, equilibrando los espacios peatonales y el comercio’ (Objetivo 4.4.).

Según la plataforma vecinal, desde el verano de 2013 se han instalado 4.500 terrazas, lo que supone más de 50.000 mesas y 200.000 sillas, a las que habría que sumar las sombrillas y un amplísimo abanico de elementos adicionales que estiman en más de 30 hectáreas de espacio público.

Los vecinos de Centro se quejan de la masificación de todo tipo de mobiliario vinculado a esta actividad en la vía pública, que ocupa aceras y plazas –incluso cerramientos que suponen, de facto, edificaciones en la vía pública–, alterando el paisaje urbano, dificultando la movilidad de los peatones y provocando niveles elevados de contaminación acústica, con horarios de hasta casi 17 horas al día, que afectan al descanso de los vecinos.

Además, consideran que la norma actual es «de imposible cumplimiento con los medios municipales existentes» y que muchos de los negocios que la incumplen quedan sin sancionar «por la falta de capacidad administrativa para la aplicación y gestión del régimen de vigilancia y sanción», argumentan.

Para evitar esta situación, reclaman al equipo de Manuela Carmena la redacción de una nueva ordenanza para antes del verano de 2017, en la que participen todos los agentes sociales afectados, así como la moratoria de la norma actual para que «no se autorice ni una terraza más en el distrito centro de Madrid».

Por último, solicitan que especialistas independientes en materia de urbanismo y medio ambiente analicen las deficiencias las deficiencias que ha tenido hasta la fecha y que sus conclusiones se incorporen a la nueva regulación de esta actividad en el espacio público.

Etiquetas
Publicado el
16 de febrero de 2017 - 13:00 h

Descubre nuestras apps

stats