Denuncian que autobuses de la EMT invaden una acera de Mejía Lequerica al girar

Los autobuses de la EMT que procedentes de Barceló giran hacia la calle Mejía Lequerica invaden continuamente la acera de esta última vía, con el consiguiente peligro que supone para los viandantes. Vecinos del número 16 de Mejía Lequerica han comunicado este hecho a la Junta Municipal de Centro, la comisaría de policía de Centro y la EMT, sin que por el momento se les haya hecho caso.

Según Alejandro Saracho, uno de estos vecinos, no es sólo que no les hayan hecho caso sino que la EMT niega la mayor respondiendo que la mayoría de los autobuses realizan bien el trazado y no se meten en la acera. Esta negación de algo que Saracho dice que sucede a diario, y lo cual ha documentado con abundante material gráfico (como el que acompaña a este artículo), es lo que más subleva a los vecinos. "En el mejor de los casos es sólo el espejo del autobús el que penetra en el espacio de la acera. Esto son unos 30 centímetros de una acera que ya ha quedado de por sí bastante estrecha con las obras del entorno de Barceló".

El problema tiene difícil solución porque es la ubicación del nuevo parking subterráneo de Mejía Lequerica, que se utilizará para la entrada de mercancías al mercado de Barceló, lo que obliga a los conductores de autobús a trazar el giro de tal forma que invaden la acera. "Es un claro ejemplo de error de cálculo en el diseño de la ubicación del parking", asegura Saracho, quien tiene dos niñas pequeñas y teme que cualquier día se encuentren de cara con uno de estos autobuses 'invasores' nada más salir de su portal. Es más, justo donde gira el autobús hay un cajero automático de una sucursal bancaria y Saracho dice que nadie puede sacar dinero de él con tranquilidad por miedo a que llegue un autobús y se lo lleve por delante a poco que no trace muy bien la curva.

Los vecinos del número 16 de Mejía Lequerica reclamaron en su día que el centro polivalente de Barceló asumiera la entrada de sus mercancías y que ésta no fuera colocada frente a sus casas, "destrozándoles" la ubicación de sus viviendas. Una vez asumida la pérdida de aquella guerra, no desean perder también esta batalla y exigen que se ponga remedio a una situación peligrosa como la que denuncian.

Etiquetas
Publicado el
7 de marzo de 2014 - 02:25 h

Descubre nuestras apps

stats