La portada de mañana
Acceder
El fiscal advierte de que García Castellón cruza todas las líneas
Jaque mate a las abejas: la agricultura intensiva acaba con los polinizadores
OPINIÓN | 'Fernández Díaz como síntoma', por Esther Palomera

El Angie seguirá abierto y poniendo música: “Pelearemos en los tribunales”

Licencia del bar Angie que reconoce la existencia de un equipo de hilo musical | SOMOS MALASAÑA

Los propietarios del bar Angie han decidido plantar cara al Ayuntamiento y luchar porque les reconozca su condición de local de copas, actividad que lleva ejerciendo durante más de 25 años en Malasaña. La pasada semana, una notificación municipal les avisó que se exponían a una multa millonaria si no retiraban el equipo de música de este lugar de la calle San Vicente Ferrer. Su licencia de bar-cafetería se lo impide, según el consistorio.

“No queremos cerrar, así que lo pelearemos en los tribunales, pase lo que pase”, explica a Somos Malasaña Julio Llorente, uno de los dos socios del bar. La decisión la han tomado después de pensarla mucho durante el fin de semana. Y también como agradecimiento a la reacción de su público al conocer que dejarían de pinchar el rock que durante años ha caracterizado al bar. “Eso ha sido lo mejor, pese a haber quitado la música, clientes y amigos siguieron viniendo para apoyarnos, e incluso se pusieron a cantar canciones para compensar la falta de hilo musical”, narra.

El caso del Angie es una historia de despropósitos en cuanto a la concesión de licencias se refiere. Desde inicios de los noventa funciona como bar de copas, modalidad que empezó a solicitar legalmente en 1997, cuando los cambios legislativos le obligaban a ello. Sin embargo, el Ayuntamiento le fue dando largas y, aunque admitió que el local tenía equipo de sonido y ya estaba dado de alta como bar, nunca le concedió esta licencia. Un documento firmado por el Ayuntamiento, que autoriza la existencia de un equipo para hilo musical de 50W, es uno de los papeles que el local esgrimirá a la hora de defender que la música siga sonando hasta la madrugada cada fin de semana.

El Angie no está solo en la batalla judicial, su caso ha sido apoyado por la Plataforma por el Ocio, una asociación que aúna empresarios de la noche madrileña, muy crítica con algunas políticas del Ayuntamiento de Madrid como la regulación de las Zonas de Protección Especial Acústica. En su defensa el Angie también podrá mostrar la buena relación del local con su comunidad de vecinos, para la que Julio fue elegido presidente en su última junta.

En paralelo a la acción judicial, el Angie ha iniciará una recogida de firmas en el local y anima a todos sus clientes habituales a suscribirla y a que lleven fotos de ellos mismos en el bar, como las que les vendía un conocido fotógrafo de la noche malasañera en los años noventa, cuando recorría cámara en mano los lugares de alterne. “Queremos dar las gracias a todos por vuestro apoyo y esperamos seguir viéndonos durante muchísimos años más por vuestra casa”, ha escrito como agradecimiento Julio en la página de Facebook del local. “Esperemos que la lucha sirva para algo y nos dejen trabajar con tranquilidad”, añade.

Malasañero

Me alegra leer esta noticia sin ser cliente del Angie. Caña ahí.
Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats