La portada de mañana
Acceder
Patrimonio pagó gastos de la casa de Corinna y a 100 empleados de Zarzuela
Entrevista – Javier Ramos, rector de la URJC
Opinión - Lo más grave del caso Máster quedará impune, por Ignacio Escolar

Las asambleas de barrio hacen dos años y quieren ir lejos

Aunque el verdadero cumpleaños será el próximo 28 de mayo, hoy celebramos en Madrid el segundo aniversario de las asambleas de barrio del 15 M. Durante aquella primera semana inolvidable de acampada en la Puerta del Sol empezó a trabajarse en las asambleas de barrio como salida descentralizadora y lógica de una territorialización del 15M en la plaza que, obviamente, estaba abocada a terminar. Hay quien dice que durante aquellas interminables asambleas generales de Sol el único punto del orden del día fue ¿nos quedamos o nos vamos? Más allá de la exageración, en las infinitas asambleas surgidas alrededor de aquel vórtice expontáneo de energía nacieron las semillas que luego habrían de conformar -diseminadas más allá de aquel centro – los nodos de una red de movilización y relación ciudadana que aún sigue tejiéndose. Allí surgió también la idea de las asambleas de barrio.

Se convocó a los distintos barrios en la plaza del Carmen para preparar las primeras asambleas y la convocatoria desbordó las expectativas más optimistas: decenas de corros de personas que eran en sí mismos asambleas numerosas. La expectación era grande. La gente de Malasaña estaba sentada al lado de la de Tetuán, en uno de los extremos de la plaza y un improvisado cartelito de papel la señalaba.

Y llegó el sábado 28 de mayo. Más de 70 asambleas convocadas en otras tantas plazas de Madrid a las12 del mediodía. De entonces a ahora – dos años son muchos días de luchar por una estructura aún inestable– muchas de esas asambleas se han ido deshaciendo (en ocasiones reagrupando), otras han visto cómo el desgaste las ha mermado en número, pero un buen número de ellas ha aglutinado un tejido barrial que flaqueaba desde los tiempos gloriosos del asociacionismo vecinal. En cualquier caso, las asambleas de barrio, además de ser un espacio de convivencia y un experimento democrático, se han convertido también en un polo de referencia del activismo ciudadano. Allí se han preparado la respuesta a los desahucios de los barrios; se han articulado luchas transversales -como las consultas por la sanidad, o por el agua-, o se ha hecho posible la recogida de apoyos a la ILP de la PAH.

En Malasaña han nacido también un banco de tiempo, un grupo de consumo, un mercadillo mensual de trueque... La tendencia parece ser la de mezclarse cada vez más con otras manifestaciones de los movimientos sociales y vecinales, lo que se ha visto reflejado aquí, por ejemplo, en la integración en la plataforma que organiza las fiestas autogestionadas del barrio.

En opinión de algunos, la asignatura pendiente – quizá por la urgencia de los tiempos difíciles, que parece reclamar más acción que discusión – es la de crecer más como espacio de decisión ciudadana. Los ámbitos activistas se han multiplacado en estos dos años y las horas del día siguen siendo las mismas. De esta manera, son muchos los vecinos que han dejado de asistir a todas las asambleas de los sábados, pero siguen participando en grupos de trabajo surgidos de ellas, o están en contacto con la red que la circunvala.

Volvamos al día 28 de mayo de 2011. Aquella primera jornada unas 600 personas abarrotaban una plaza del Dos de Mayo en la que el sol caía a plomo. Poco se decidió en aquellas primeras asambleas: fueron más un titubeante desentumecer de la política a pie de calle que un debate de contenidos, pero el entusiasmo se podía adivinar en las sonrisas y en las manos agitadas en el aire. Ya ese día se decidió que en la Plaza del Dos de Mayo los vecinos podrían encontrarse cada dos semanas.

Para este sábado, a las 13 horas, en la Asamblea han preparado una de las charlas-debate a las que nos tienen acostumbrados (las asambleas temáticas son una de las características de la Asamblea de Malasaña). En la Puerta del Sol hay a las 18 horas una asamblea extraordinaria de la APM (Asamblea Popular de Madrid), órgano supra asambleario de las asambleas barriales que no ha conseguido encontrar su lugar como paraguas de las distintas asambleas.

Hoy las asambleas de barrio se celebran a sí mismas, sin grandes estruendos, tal y como transcurren el resto del año. Ya no saben si quieren ir tan despacio, pero saben que quieren ir lejos.

* Dos años de Asamblea Popular de Malasaña en imágenes

Revolucionario

La Asamblea del barrio de Malasaña empezó con mucha fuerza, pero pronto se desinfló. En este momento está muerta, se dedican a hacer fiestas y pequeñas historias que no tienen nada de revolucionario. Es una pena, pero el 15M ya no es lo que era. Aunque sin añoranzas, estuvo bien, comenzamos algo nuevo. Unas siguen haciendo cositas y otras se han reagrupado en otros grupos dónde tienen más fuerza.



Así, y todo, hay otras Asambleas que han resistido mejor, que cada vez son más radicales y que de verdad logran cambios. A veces nos conformamos con poco, y al final estamos haciendo el mismo juego del capitalismo.



No mola demasiado esta añoranza, no podemos seguir pensando "cómo molábamos". Las fotos de la Plaza llena son bonitas, pero eso duró dos semanas. Por desgracia no funcionó, Ahora queda preguntarse si volveremos a hacer algo revolucionario.

Caña

Basta ya de melancolía. Las Asambleas de barrio en su gran mayoría han muerto, en unos casos porque los que más tiempo tenía manipulaban a la asamblea, se dejó de practicar la horizontalidad que tan bonito sonaba, en otros casos porque no tenían proyecto político común, en otros por malos rollos personales...



Hay que aceptar que es un fracaso intentar meter en un mismo proyecto a gente pija de un barrio como Malasaña, con marxistas, leninistas, anarquistas... Al final quedan los más afines, gente que curra por currar en fiestecillas y otras historias que les molan, pero así no creo que cambien el sistema...



¿Dónde quedó aquello del cambio de la ley electoral? ¿Dónde quedo todo aquello de la regeneración política y un nuevo sistema? Ahora el ejemplo es la PAH y otros grupos que tienen muy claro por qué luchan y van a saco haciendo todo lo que pueden, sin concesiones, y no tanto rollo suave que no va a ninguna parte...

Hipster

Y qué esperábais de un barrio pijo como Malasaña. Esto se gentrifica día a día, y la Asamblea supongo que será reflejo de lo que es el barrio. No esperéis que la gente luche como lo hace en Carabanchel o Vallekas.



Malasaña es un barrio ultracapitalista, y esto ya no tiene marcha atrás.

Independiente

¿Para qué sirve una Asamblea? ¿A quién representa? Desde luego, a mi no me representa. Son cuatro gatos que se hicieron con el nombre de Asamblea Malasaña pero ver lo que se habla en la plaza es bastante triste...



Yo pasaba de vez en cuando, pero es algo tan cerrado que no creo que represente a nadie...



Creo que los que siguen lo hacen más por entretenimiento que por cambiar nada.

Juan

Al que dice que es tan cerrado ... podía ser pero creo que últimamente se ha mejorado en esto. Le invito a que pruebes a pasarse un día por la asamblea o la web dosdemayo.tomalosbarrios.net y echar un vistazo a los grupos e intentar sumarse a uno de ellos, muchos de ellos ya fuera del control de la asamblea, como debe ser, porque son autogestionados por sus miembros en pie de igualdad.



Desde luego que no representan al barrio ni por volumen ni porque sería absurdo ser tan pretencioso. Es al revés se quiere trabajar para conseguir realidades de democracia participativa para todos y no para los del ningún carné de asamblea. No se quiere repetir las experiencias de algunas asociaciones de vecinos del barrio X que luego su junta directiva hablaba en nombre de todos sin trabajar por fomentar la participación. Te invito a que te pases por las planillas para la consulta ciudadana por la Sanidad, donde medio centenar de vecin@s ¿manipulados? se apuntaron a las mesas que los 4 gatos de la asamblea pusieron.



Sí, no son suficientes para montar una revolución pero no estoy de acuerdo que no tienen nada de revolucionario. En el entorno de este barrio ya es revolucionario que unos cuantos vecin@s se junten para ser más soberanos en su alimentación (encargando, visitando, eligiendo, exigiendo ecología a los productores). O que varios inmigrantes sin papeles hayan tenido la atención sanitaria gratuita gracias a la desobediencia a de profesionales "promovida" por unos activistas que acompañan al inmigrante y que debe ser que lo hacen por eso que dices tú de "más por entretenimiento que por cambiar nada"

Para Juan

No entiendo nada de lo que dice Juan. Osea, que los grupos son independientes pero es muy abierta... ¿Para qué se monta una Asamblea? De verdad que no entiendo nada... ¿Para ser soberanos de nuestra alimentación? Pues sí, está muy bien, pero grupos de consumo hay muchos y si ahora el 15M se dedica a eso... Está bien, pero no se si ese era el movimiento en el que todas pusimos tanto empeño...

Para Juan

Decirle a Juan, que no me tiene que explicar qué es la Asamblea ni tengo que pasarme por la web ya que la conozco bastante. He estado en bastantes ocasiones en esta y en otras Asambleas, y al principio iba muy a menudo, pero llegó el momento en que ya no tenía sentido, cada uno tirando por su lado, haciendo la guerra por su cuenta para hacer sus propios proyectos importándole poco lo que pensara la Asamblea. Era bonito lo del pensamiento colectivo pero casi nadie lo aplicaba. Yo creo que en ese momento murió y está muy bien que ahora tengáis grupos que hacen cosas, pero eso no es una Asamblea, son grupos independientes y está bien que así lo seáis ya que nunca pudimos, ni en esta ni en otras Asambleas, llegar a luchar por las causas comunes que nos llevaron a las calles aquel 15 de Mayo.

Independiente

No se por qué Juan se siente tan dolido. En ningún momento he dicho que esté en contra de la Consulta por la Sanidad, que creo que ha sido la mejor iniciativa con diferencia en los últimos tiempos. No saquemos conclusiones equivocadas, digo que no es una Asamblea y que no tiene nada que ver con lo que inició el 15M, no otra cosa.



Lo que se hace, está muy bien, es muy digno y merece todo nuestro aplauso, pero como cualquier ONG. Yo estoy en grupos que luchan por causas muy justas, pero no lo llamamos asamblea de mi barrio.
Etiquetas
Publicado el
25 de mayo de 2013 - 12:37 h

Descubre nuestras apps

stats