El principio del largo camino hacia la reapertura de la piscina de Francos Rodríguez: se anuncia la primera fase de las obras

El cartel que anuncia las obras

Los vecinos de Moncloa-Aravaca y Tetuán que viven cerca de la Piscina Don Quijote (como se conoce la del Polideportivo Municipal Francos Rodríguez) andaban con la mosca detrás la oreja porque en julio se anunció que las obras de reforma del recinto comenzarían en agosto y por allí aún no se ha visto ninguna máquina.

Si embargo, recientemente se ha colocado el cartel de obra que al menos anuncia el próximo comienzo de la primera fase de las intervenciones necesarias para devolver a los vecinos su piscina. Según reza el anuncio, pronto se reformarán los vestuarios y las pistas deportivas del Centro Deportivo Municipal. Esta fase cuenta con un presupuesto de 1.491.999 euros y su plazo de ejecución es de nueve meses.

Esto no quiere decir que el polideportivo esté listo el próximo mes de mayo, pues para su funcionamiento normal habrán de sucederse otras dos fases de obras más. En la segunda, se llevará a cabo la esperada reforma de las piscinas exteriores y en la tercera la de los vestuarios de verano, la urbanización general y el cerramiento de las instalaciones. Aún no se sabe cómo será la nueva piscina, aunque la Concejala Presidenta de Moncloa Aravaca dijo en un Pleno que se estaba valorando que sirviera tanto para verano como para invierno.

A tenor del aspecto general que muestran las instalaciones –con la valla exterior medio rota y la vegetación interior descuidada y parcialmente seca– parece imprescindible, efectivamente, una puesta a punto del polideportivo.

Desde el Área de Obras del Ayuntamiento de Madrid confirmaron a este medio que aun no existe un calendario de actuaciones que permita aproximar una fecha de reapertura y su ejecución dependerá de que se vaya liberando presupuesto para las distintas actuaciones.

Las piscinas de El Quijote llevan cerradas desde que en el verano de 2019 se cayera un árbol y se constatara que hacían falta obras para poner a punto la instalación, situación que se ha alargado hasta hoy. Este ha sido, pues, el tercer verano sin piscina y todo apunta a que el que viene los vecinos tampoco dispondrán de ella.

 El pasado mes de junio un grupo de vecinos empezó a organizarse para exigir la reapertura del Centro Deportivo, situado en el número uno de la calle Numancia. Iniciaron entonces una ronda de contactos con asociaciones vecinales y grupos políticos y, a día de hoy, siguen manteniendo viva su actividad para conseguir que su piscina reabra cuanto antes.

Etiquetas

Descubre nuestras apps