eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La izquierda italiana está hundida y sin salidas

El Partido Democrático, la principal formación italiana de izquierdas, está en un estado lamentabe tras la formidable derrota que sufrió en las elecciones generales

- PUBLICIDAD -
Berlín ve una "muy buena señal" en el mensaje "proeuropeo" de Conte

EFE

La agonía de la izquierda italiana

Guido Crainz, conocido historiador y ensayista que siempre ha militado en partidos de izquierda, escribe este jueves en “La Repubblica” un durísimo y muy pesimista artículo sobre el estado en que se encuentra el Partido Democrático, la principal formación italiana de izquierdas, tras la formidable derrota que sufrió en las elecciones generales del 8 de marzo:

“La formación del gobierno Lega-M5S permite comprender de manera aún más dramática el abismo que se está abriendo ante la ausencia total de una izquierda creíble. De una izquierda capaz de reencontrar sus propios motivos fundacionales y al tiempo hacer las cuentas con sus propios fracasos. Con su alejamiento de las aspiraciones, las necesidades, las exasperaciones y las esperanzas del país. Una izquierda capaz de medirse realmente con los resultados del 8 de marzo y con el alejamiento entre el norte y el sur del país que esas elecciones han evidenciado de manera cruda. Capaz de interrogarse sobre las razones de su inédita irrelevancia y al mismo tiempo en torno a una crisis política, italiana y europea, que no tiene precedentes”.

“Haría falta un congreso que fuera un debate entre tesis diversas y que recogiera inteligencias y energías reformadoras internas y externas al partido. Sería la única manera de dar sentido a las primarias para la elección de un nuevo secretario, que de lo contrario estarían destinadas a ser un nuevo y tal vez definitivo momento de deterioro y de disolución”. 

La dieta mediterránea está muerta

The Guardian destaca un informe de la Organización Mundial de la Salud que llega a una conclusión que debería alertar en España: la de que los países en los que nació la dieta mediterránea que durante décadas ha sido un modelo alimentario para el resto el mundo no siguen para nada sus principios y son los que registran más altos índices de hábitos alimentarios insanos, sobre todo entre los niños:

“Para los niños de Grecia, España e Italia, la dieta está muerta, según la Organización Mundial de la Salud, que dice que los niños suecos se alimentan mucho más con pescado, aceite de oliva y tomates que los del sur de Europa”.

“En Chipre nada menos que el 43 % de los niños de nueve años tienen sobrepeso o son obesos. Grecia, España e Italia tienen tasas de más del 40 %. Los niños de los países mediterráneos que dieron nombre a la famosa dieta que se supone que es la más saludable del mundo tienen los mayores problemas de peso de Europa. Los países con más bajos niveles de obesidad infantil son Tajikistán, Turkmentistán y Kazajstán. Francia, Noruega, Letonia y Dinamarca tienen también tasas bajas”. 

La lira turca pone en aprietos al poderoso Erdogan

A menos de un mes de las elecciones generales y presidenciales turcas, los mercados financieros se han convertido en el mayor enemigo del presidente Erdogan que gracias a las urnas, a la instrumentalización de las instituciones y a la represión masiva de sus rivales domina la escena política desde hace años. La lira turca ha perdido un 20% de su valor en lo que va de año –cayó nada menos que un 5 % el miércoles-, hay fuga de capitales y anulación de proyectos de inversión extranjera y no hay indicios de que esas tendencias vayan a cambiar. En un intento por frenar la sangría el Banco Central anunciaba este jueves que subía el tipo de interés del 13,5 al 16,5%, contradiciendo el empeño que Erdogan había mostrado hasta la víspera de no tocarlo. Así ve el asunto el  Wall Street Journal, un periódico no muy alejado de las posiciones de Donald Trump en Oriente Medio, en donde las iniciativas autónomas de Erdogan y su voluntad de convertirse en actor principal en ese escenario no gustan demasiado a la Casa Blanca:

“Turquía ha estado creciendo rápidamente, pero ese crecimiento ha estado financiado en gran parte por inversiones denominadas en dólares. La presión sobre Turquía y otros mercados emergentes se ha visto acrecentada por la subida del dólar, con la que los inversores anticipan un crecimiento norteamericano más fuerte siguiendo los pasos de la reforma fiscal y la desregulación. Hay muchos sitios en el mundo donde invertir y en última instancia no hay muchos motivos para arriesgarse con los caprichos políticos del señor Erdogan”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha