La portada de mañana
Acceder
La negativa de Madrid a cerrar bloquea el plan de Sanidad para Semana Santa
Villarejo sale de la cárcel con la mitad de sus grabaciones aún encriptadas
Opinión - Hablemos del exdirector del CNI, por Neus Tomàs

El Prius, primer híbrido de Toyota, será ahora su primer híbrido enchufable

Toyota Prius Plug-in.

Que la vida da muchas vueltas es un axioma que admite poca contestación, y la marca japonesa Toyota ofrece el mejor ejemplo de ello. Después de haber creído, ante el estupor de muchos, en la tecnología híbrida en fecha tan temprana como 1997, año del lanzamiento del Prius, y de haber mantenido su apuesta contra viento y marea cuando la mayoría de las marcas se pasaban al coche eléctrico, hoy nos encontramos con la paradoja de que Toyota ha elegido precisamente el híbrido por excelencia, el Prius, para debutar en los sistemas enchufables... De hecho, el modelo Plug-in sustituye al Electric Hybrid de cuarta generación a la venta desde 2016 hasta finales de 2019.

Estrictamente hablando, la firma de Aichi ya dispuso en 2008 de una flota de pruebas de 75 unidades híbridas enchufables basadas en la segunda generación del Prius, y dos años más tarde comercializó con más o menos fe el Prius Plug-in de tercera generación. El nuevo modelo dobla la capacidad de la batería de este último, con 8,8 kWh, de modo que ofrece hasta 45 kilómetros de autonomía eléctrica y alcanza en modo cero emisiones los 135 km/h.

De impulsar el coche se encargan un motor térmico de gasolina, cuatro cilindros, 1,8 litros de cilindrada, ciclo Atkinson y 98 CV de potencia máxima, el mismo del Prius híbrido de cuarta generación, y dos propulsores eléctricos alimentados por la batería de iones de litio. Esta se recarga al 100% en poco más de dos horas en los cargadores más potentes -máxima potencia de carga: 3,3 kW- y en menos de cuatro horas en una toma eléctrica convencional. La potencia total del Prius Plug-in es de 122 caballos.

El ciclo de pruebas WLTP le otorga unos consumos medios de combustible de 1,3-1,5 litros/100 km y unas emisiones de CO2 entre 28 y 35 g/km, según el equipamiento incorporado. El consumo eléctrico es de solo 9,9 kWh/100 km y la autonomía llega a los 45 kilómetros en modo cero emisiones, lo que lo convierte en el segundo modelo de Toyota disponible en España catalogado con la etiqueta Cero de la DGT tras el Toyota Mirai, dotado de una pila de combustible de hidrógeno.

Además de su esquema de propulsión, el Prius Plug-in presenta otra innovación tecnológica destacada: la presencia en el techo de paneles solares para recargar una batería específica, tanto con el vehículo en movimiento como parado. La energía almacenada en ella puede transferirse luego a la batería eléctrica o a la auxiliar que alimenta los elementos electrónicos, como el cuadro de instrumentos o los elevalunas eléctricos. El modelo de Toyota es el único en el mercado que utiliza esta tecnología.

En función de si el coche está en movimiento o detenido, los paneles del techo funcionan de una forma u otra. Si se halla estacionado, la energía solar carga la batería específica y la energía es transferida directamente a la batería eléctrica. En el caso de que la batería solar esté cargada al 100%, la energía de los paneles va directamente a la batería auxiliar. Si el vehículo está circulando, la energía solar se trasladada directamente de la batería específica a la auxiliar, para mitigar el consumo de elementos como los elevalunas o la instrumentación.

Al volante del Prius Plug-in se dispone de tres modos de conducción. Con la batería cargada, el modo eléctrico (EV) es el preponderante en vías urbanas y periféricas, gracias al impulso de los dos motores eléctricos. En el denominado EV City, para zonas de bajas emisiones o parkings, únicamente interviene el propulsor eléctrico principal, y para obtener la máxima eficiencia eléctrica a la hora de viajar y una vez se descarga la batería, contamos con el modo híbrido.

Otras innovaciones destacables

Otra solución novedosa del modelo japonés es un sistema de climatización por inyección de gas, hasta 2,5 veces más eficiente que un climatizador automático eléctrico y que no requiere que esté conectado el motor térmico -por encima de -10º-, así como el sistema de calefacción de la batería eléctrica, que garantiza que su autonomía y rendimiento no se vean afectados por las bajas temperaturas, incluso hasta -20º.

Los diseñadores han buscado un aspecto claramente diferenciado con respecto al Prius híbrido conocido por todos, y pretende darle un aire más emocional al tiempo que cuida al máximo la aerodinámica para estirar su eficiencia todo lo posible. En España estará disponible en tres versiones: Advanced, Solar -la que embarca paneles solares- y Luxury, a un precio de partida de 33.900 euros o por 275 euros mensuales si se prefiere el programa de financiación Toyota Easy. Con el nuevo servicio de renting para clientes particulares, Toyota Easy Rent, se ofrece por 450 euros al mes.

Para facilitar la recarga, la marca ha diseñado una oferta especial que pone a disposición tres tipos de puntos de carga tipo wallbox, con potencia de 22kW. El primero, muy asequible (650 €), está pensando para clientes particulares y cuenta con cable integrado fijo. El segundo, sin cable integrado, incluye conexión remota para poder controlar y gestionar la carga a distancia, cuesta 1.250 € y requiere de un cable tipo Mennekes que se puede adquirir como accesorio. Y el tercero, pensado para flotas dado que permite cargar dos vehículos simultáneamente, incluye también conectividad remota y sube a 2.150 o 2.350 euros, según sus funcionalidades.

Etiquetas
Publicado el
8 de febrero de 2021 - 09:24 h

Descubre nuestras apps

stats