Salto de calidad del nuevo Nissan Qashqai para seguir siendo el rey de los SUV

Tercera generación del Nissan Qashqai.

Con el lanzamiento del Qashqai, en 2006, Nissan inventó un nuevo tipo de vehículo, el SUV, que 15 años después supone nada menos que el 30% del total de los turismos vendidos en mercados como el español. Como pionero y como coche sólido que ha sido, el Qashqai ha liderado su segmento en nuestro país durante 14 años de manera consecutiva, pero las glorias pasadas no sirven de mucho si no se toman medidas para reforzar una posición de privilegio, máxime cuando el número de competidores se multiplica justamente debido al éxito que tú mismo has generado.

Nuevo Nissan Qashqai

El nuevo Nissan Qashqai, en imágenes

Así las cosas, los responsables de Nissan han echado el resto para que la tercera generación del crossover conserve a toda costa su liderazgo. La seriedad de la propuesta no se limita al rediseño exterior ni a la calidad de acabados, aspectos ambos en que el coche experimenta un indudable salto de calidad, sino que abarca también cuestiones de fondo, entre ellas una electrificación de toda la gama que significa la eliminación de los motores diésel, suprimidos también recientemente en el nuevo Juke.

El modelo gana mucho en términos de estilo gracias sobre todo a una silueta que es al mismo tiempo más poderosa y estilizada. Las proporciones compactas se mantienen -la longitud total es de solo 4,42 metros-, y el ligero crecimiento a lo largo de 35 mm se compensa visualmente con un aumento en anchura casi equivalente (32 mm) y un mínimo estirón a lo alto (10 mm).

De puertas adentro, la ganancia surge de la combinación de esa anchura extra con un incremento de 20 mm de la distancia entre ejes, con el resultado de una mayor amplitud a bordo que se traduce, por ejemplo, en que los ocupantes de las plazas delanteras difícilmente llegan a chocar los codos.

Hay detalles que parecen banales pero facilitan mucho la vida. Pensamos en este caso en los viajeros de la segunda fila, cuyo acceso y salida del interior se facilita sobremanera en el nuevo Qashqai mediante una solución de lo más sencilla: las puertas abren en un ángulo de casi 90 grados para permitirles un paso sin angosturas. Los padres agradecerán especialmente esta mejora cuando tengan que acomodar a bebés o niños pequeños en sus sillitas infantiles.

La capacidad del maletero, uno de los puntos menos brillantes de los Qashqai hasta el momento, alcanza ahora los 504 litros, 50 más que en la generación anterior, gracias en parte a que el suelo de la zona de carga es 20 mm más bajo como consecuencia de la mejora de la suspensión trasera. El portón trasero eléctrico manos libres da acceso al compartimento sin esfuerzo alguno cuando el usuario tiene las manos ocupadas.

Adiós a las versiones diésel

Guiada por el objetivo de alcanzar un 50 % de ventas electrificadas en Europa para 2024, Nissan comercializará su superventas únicamente en versiones híbridas ligeras e híbrida. Las primeras emplearán un motor 1.3 DiG-T de gasolina equipado con asistencia eléctrica de 12 voltios; la segunda supone el debut en Europa de la tecnología e-Power, que utiliza tecnologías del Nissan Leaf -100% eléctrico- para dar lugar a un modelo full hybrid, pero diferente a todo lo que conocemos.

La motorización de gasolina 1.3 se ofrecerá en variantes de 140 y 158 CV asociadas a una transmisión manual de seis velocidades o a una nueva caja automática XTronic en el caso de la más potente. Esta última podrá incorporar también tracción a las cuatro ruedas, con un sistema de selección de modos de conducción más intuitivo que consta de cinco opciones: Normal, Eco, Deportivo, Nieve y Todoterreno.

En cuanto al e-Power, es un híbrido sui géneris en la medida en que dispone de un motor de gasolina que se usa solo para generar electricidad, mientras que las ruedas son impulsadas en todo momento por el motor eléctrico. Esto significa que el motor térmico siempre funciona a un régimen óptimo, lo cual conlleva una eficiencia de combustible superior y menos emisiones de CO2 en comparación con uno de combustión interna tradicional. El consumo medio homologado es de 5,3 litros/100 km, por unos 6,3 del 1.3 DiG-T.

El sistema se compone del propulsor de gasolina, de 1,5 litros y 154 CV, una batería de alto rendimiento, un generador de energía, un inversor y un motor eléctrico de 140 kW de tamaño y potencia similares a los de los vehículos eléctricos de Nissan. Resulta una solución sin precedentes porque ofrece la aceleración lineal característica de un eléctrico, pero sin la necesidad de recargar. La potencial total resultante es de 190 CV.

Como el Nissan Leaf, el Qashqai e-Power se beneficia de una experiencia de conducción con un solo pedal gracias a la tecnología e-Pedal, con la que el conductor puede arrancar, acelerar y desacelerar usando solo el pedal del acelerador.

Con la reglamentación ahora mismo vigente, esta versión e-Power tendría en España la etiqueta ambiental Cero emisiones de la DGT, que distingue, entre otros, a los vehículos movidos por un motor eléctrico, como es el caso al operar aquí el de gasolina exclusivamente como generador. Por su parte, a los microhíbridos basados en el motor 1.3 les correspondería el distintivo Eco.

Un interior que mejora en todo

Además de amplio, el interior del SUV de Nissan nos ha parecido atractivo, bien rematado y profuso en materiales blandos y con apariencia de calidad. Afortunadamente, se ha optado por compatibilizar las tres grandes pantallas del salpicadero -la de 12,3” del cuadro de instrumentos, la de 9” de la pantalla central y la de 10,8” del head-up display (HUD), en las unidades que lo equipen- con mandos separados para regular el equipo de sonido y la climatización.

Las ayudas a la conducción embarcadas en el Qashqai incluyen una evolución del sistema ProPilot capaz de adaptar la velocidad a las indicaciones de la vía, así como de detenerse por completo en condiciones de circulación intensa y de reanudar automáticamente la marcha si la parada ha durado menos de tres segundos y el tráfico delante del coche se aleja.

La tercera generación del SUV por antonomasia está disponible con el mencionado HUD de proyección directa -sin lámina transparente intermedia-, faros de led matriciales (los de serie son de led), llantas que por primera vez llegan a las 20 pulgadas y 11 colores de carrocería con cinco combinaciones bitono, lo que hace un total de 16 combinaciones para elegir.

De momento solo puede encargarse la serie especial de lanzamiento Qashqai Premiere Edition (en las imágenes), cuyas primeras entregas tendrán lugar en verano y que comprende todo el equipamiento mencionado en este artículo, incluidos los faros matriciales y el HUD de 10,8 pulgadas, techo panorámico, barras de techo cromadas, cargador inalámbrico, cámara 360º y servicios conectados Nissan. El coche, a la venta con la motorización híbrida ligera 1.3 DiG-T en sus dos variantes, sale por 270 euros mensuales para quienes hagan la reserva en la web de Nissan España.

Etiquetas
Publicado el
22 de febrero de 2021 - 14:42 h

Descubre nuestras apps

stats