La portada de mañana
Acceder
España acusa nuevas dificultades en el rastreo en pleno ascenso de contagios
¿Puigdemont, de vuelta? La respuesta de Llarena, clave en sus movimientos
OPINIÓN | Batet, alto y claro, por Esther Palomera
Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

Negacionismo habitacional

Stop Desahucios

0

En muchas ocasiones he tenido que responder a la pregunta de por qué me he metido en este jaleo de la política. Y sin duda tengo muy clara la respuesta y no me cansaré de decirla. Todo es política, estamos rodeados de decisiones políticas y hay quien no se ha dado cuenta. No es que yo me meta en la política, es que la política está en todas partes.

Por eso siempre es preferible un grupo de personas que hagan política pensando en la gran mayoría y no en unos pocos privilegiados. Política para la gente, no para los grandes lobbies.

Las decisiones políticas son las que marcan el precio de una barra de pan, el precio de la gasolina que le echamos al coche, que tengamos transporte público y que éste sea tan atractivo que no necesitemos usar el vehículo particular, que tengamos todos los derechos esenciales garantizados: educación, sanidad, pensiones, vivienda…

La gran cabezonería de algunas compañeras en el gobierno también es esencial. Sin ella, no contaríamos con una Ley de Vivienda que estuviese enfocada directamente a las personas porque tienen, tenemos muy claro, que tener un techo es lo más importante, que no puede haber casas sin gente ni gente sin casas, que no es ni ético ni moral que los grandes tenedores de viviendas, bancos, fondos buitres, se hagan de oro a costa de violar nuestros derechos fundamentales.

Mientras mucha gente ya está viendo la luz al final del túnel, también estamos viendo la cara dura del algunos 'políticos' cuando se les cae la careta.

No es de recibo que se anuncie la Ley de Vivienda y al momento, sin tener tiempo material para leerla detenidamente, ya se diga desde sus respectivos gabinetes que no van a cumplirla en sus territorios. Luego dirán que su preocupación es la gente, igual que dijeron que lo era el Mar Menor. O, peor aún, que nadie les había dicho que había un problema con la vivienda en la Región de Murcia, y por tanto, en todos sus municipios. Son políticos que no tienen claro que la vivienda es un derecho fundamental, no un bien de mercado.

Me metí en política precisamente para poder tener la oportunidad de decir las cosas claras. Tengo el mismo altavoz que los demás. Con un pie dentro de la institución, pero teniendo mil en la calle, puedo aclarar a más de un político cómo es realmente la situación fuera de los despachos.

¿Y cuál es la realidad? Pues que hay personas que cobran un sueldo precario y con él tienen que hacer frente a un alquiler desorbitado, gente que se ve obligada a decidir entre comer o pagar. Que hay personas que en su día contrataron una hipoteca a 40 años, pero a al poco tiempo perdieron su empleo, lo que les llevo a una situación económica que no les permitía pagar la hipoteca y, por tanto, en espera de desahucio. Los bancos, ya se sabe, tienen por costumbre salvarse ellos primero porque lo de la 'empatía' y salvar a personas no está entre sus objetivos.

Hay personas jóvenes que pese a trabajar son pobres. Tan pobres que cuando se dan cuenta ya no son tan jóvenes y no ven la posibilidad de emanciparse. Porque tienen trabajo fijo, pero la nómina es tan pequeña que no ven la manera de poder alquilarse una vivienda. También hay personas jóvenes que trabajan y no son pobres, pero tampoco pueden acceder a una vivienda. Tienen salarios elevados pero muy temporales. Unos meses en un sitio, otros en otro. No pueden acceder a un alquiler porque no tienen nunca estabilidad. Estos tampoco pueden emanciparse.

Hay personas jóvenes que por todo lo anterior deciden compartir piso. Es una forma de emancipación, pero no pueden formar un hogar propio. No es que les guste esta opción, sencillamente, es que no tienen otra... y podría seguir porque hay ejemplos para aburrir. No verlo es un ejercicio de ceguera política. Lo podemos denominar como negacionismo habitacional y lo sufre especialmente este gobierno regional.

 Y yo me pregunto:

¿Cómo puede ser que quiénes tienen que gobernar para todos, se nieguen a aplicar una legislación que beneficia a la gran mayoría? 

¿Cómo se puede gobernar favoreciendo a unos pocos privilegiados frente a la gran mayoría?

¿Qué hay de malo en regular y, si es necesario, reducir el precio del alquiler aprobando para ello bonificaciones fiscales para los propietarios?

¿Qué hay de malo en reservar para vivienda protegida el 30% de las promociones y destinar la mitad de ese porcentaje al alquilar social?

¿Qué hay de malo en ayudas directas al alquiler de hasta el 40% de su precio para las familias más vulnerables?

¿Qué hay de malo en un recargo del IBI de hasta el 150% a las viviendas vacías?

Pues no hay nada de malo, al contrario. El principal motivo de orgullo de pertenecer a una formación política como Podemos, que pone por delante el interés general y que cuenta con personas que tienen que demostrar que la cabezonería no es tal, es que saben y sabemos, que es lo más importante para la gente. Para llegar a estas certezas hay que dejarse los despachos y patear más la calle. No le vendría mal a López Miras darse una vuelta y ver cómo está el patio inmobiliario en la Región.

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
24 de octubre de 2021 - 11:47 h

Descubre nuestras apps

stats