Región de Murcia Opinión y blogs

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

La responsabilidad y la organización colectiva frente a la sinrazón y el individualismo: el 8M en Murcia y el mitin de Vox

La plaza Belluga de Murcia ha reunido a más de mil personas durante la intervención de Santiago Abascal

0

4 de marzo, cinco días antes del 8M. La Delegación del Gobierno en Madrid desautoriza todas las concentraciones y manifestaciones aprobadas hasta la fecha con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora (las que estuvieran solicitadas para un día antes o después, con distinto asunto, uno que no les pusiera los pelos de punta, para adelante). La noticia me pilla desayunando con una amiga y compañera también miembro de la organización de la manifestación en Murcia, que por el momento seguía en estado “favorable” a ojos de la Delegación. Nos ponemos un poco nerviosas, nos llegan mensajes por distintos grupos.

Nosotras sabemos que podemos garantizar las medidas de seguridad sanitaria, lo tenemos todo preparado, ya lo hicimos desde AFO (Asociación Feminista Obrera) el 25N, nos atrevemos ahora con el 8M porque somos más, esta vez no convocamos solo nosotras, reunimos en una asamblea a Orgullo Crítico Murcia, Frente de Acción Estudiantil (FAE), Plataforma de Trabajadoras de la Limpieza de la Región de Murcia, Comisión de Mujer de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, Murcia Feminista y Combativa, Frente Polisario, Movimiento al Socialismo (MAS) y Frente Antiimperialista de Murcia. Así que mordemos una tostada y un gofre con la rabia con la que morderíamos a los de Madrid, a los que los apoyan llamando a colgar algo de los balcones también en Murcia, y a los de Murcia, porque aunque aún no han dicho nada   —en este punto he refrescado varias veces el correo para ver si me ha llegado algo de la Delegación—, seguro que presionan. Sí, estamos que mordemos.

Tras una espera agónica de días, por fin sabemos que podemos manifestarnos, llega el día, y a pesar de la lluvia que ya habían predicho, ponemos en marcha toda nuestra organización: las nueve compañeras de seguridad, de las distintas organizaciones que constituimos la asamblea, cogemos las banderas rojas que nos identificaban y empezamos. Tres filas de personas en la Avenida de la Libertad antes de ir de la misma forma hacia la Gran Vía, dos metros entre todas, hombres atrás, mujeres delante, todas y todos colaboran con nosotras, de no ser así habría sido imposible controlar tan fácilmente las distancias. Lo flipamos porque ha venido mucha gente y la lluvia no espanta a nadie. Salimos. Responsabilidad, organización, compromiso, sentido de la colectividad: feminismo.

Un feminismo de clase, antiimperialista, anticapitalista y transinclusivo. Están con nosotras las compañeras migrantes, que han participado en la asamblea representando al Frente Polisario (Sahara) y al Movimiento al Socialismo (Bolivia); también tenemos de nuestra parte a la red de Feminismo Comunitario y Anticolonial de Cartagena, a las que acompañamos en su manifestación el día anterior, domingo, porque entre semana trabajan como cuidadoras de personas mayores, de forma precaria, y solo descansan el séptimo día. No podemos estar más satisfechas de estar todas unidas y haber aglutinado a tanta gente, con distancia de seguridad, bajo la lluvia, hasta el final. A pesar de las adversidades, a pesar de algunos intentos de boicot dentro de la propia manifestación a toda la organización que llevábamos y a todos los acuerdos que habíamos tomado colectivamente las organizaciones que habíamos querido unirnos en asamblea para este día, a pesar de compañeras feministas que llamaban a no acudir a la manifestación, conociendo nuestra insistencia en las medidas, y a pesar de la presión por muchos frentes, también por el meteorológico, este 8M en Murcia ha sido histórico. Por la demostración tan grande de fuerza y responsabilidad y por ser el primero en que en un bloque nos unimos tantísimas por un 8 de marzo de clase y combativo.

Leemos el manifiesto, nos despedimos. En nuestros corazones y en nuestro aprendizaje queda grabada la jornada de este año, porque pudimos comprobar y demostrar que la lucha feminista no puede ser individual, que es necesario trabajar codo con codo y organizadas (¿qué habría sido de nosotras este Día Internacional de la Mujer Trabajadora tan atípico sin organización?) y nos queda también la satisfacción de haber podido escuchar a las que muchas veces son silenciadas en diversos espacios, como las mujeres migrantes o las trans, porque sin ellas no entendemos la lucha y porque juntas y organizadas, somos más fuertes, somos imparables.

¿Y qué pasa ahora? Que a un personaje de cuyo nombre no quiero acordarme se le ha ocurrido venir a Murcia, nada menos que a la plaza de nuestra querida catedral, y la misma muchedumbre que ha escupido toda su misoginia contra la lucha feminista y nos ha culpado a las mujeres de propagar el coronavirus, como si de una maldición bíblica se tratase, lo espera cabeza con cabeza. Este personajillo se sube más ancho que largo, con el pecho de palomo que lo caracteriza, a la tarima, al lado de otro que me recuerda más a un buitre, suelta bilis por la boca y se va. Nada respecto a la distancia de seguridad, ni por parte de los organizadores ni de la gente, y al ver estas imágenes lo primero que me viene es ira, me pregunto la que nos habría caído a las feministas si llegamos a formar semejante espectáculo, la represión policial que ellos nunca han probado, pero después me relajo y siento satisfacción: nosotras, las de siempre, hemos dado un gran ejemplo.

Al final, cuando toca ponerse serio, esa es la diferencia entre las que pensamos colectivamente y no individualmente; entre las que miramos por nuestras compañeras y quienes solo saben adorar o ser adorados; entre las que queremos cuidarnos entre nosotras y quienes solo saben cuidarse ellos mismos; entre las que queremos cambiar el mundo y quienes no quieren cambiar nada porque todo está ya justo como ellos quieren. Nos tendrán siempre ahí, en la contra.

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
13 de marzo de 2021 - 13:02 h

Descubre nuestras apps