eldiario.es

9

REGIÓN DE MURCIA

Libertad de cátedra

Esto no va sobre la libertad de los padres, sino sobre restarle autoridad y legitimidad a los profesores que bastante cuestionados están ya

Justamente, los resultados del informe PISA demuestran que en los países donde más se valora la labor de los docentes son, casualmente, donde los alumnos obtienen mejores resultados

En la educación pública cabemos todos en las mismas condiciones y con los mismos derechos. Respetemos a quien nos lo enseña

Imagen de archivo de un profesor en el aula.

Imagen de archivo de un profesor en el aula.

Los profesores, por más que se puedan envidiar sus vacaciones, están quemados. Sus condiciones laborales han ido empeorando a raíz de la crisis y la retahíla de leyes educativas que han ido cambiando con cada nuevo gobierno ha creado confusión en los centros educativos. Para incidir aún más en este malestar y hacerles sentir más infravalorados ahora sobrevuela la posibilidad de que se imponga en la Región la medida del 'pin parental' exigida por Vox para que el Gobierno regional del PP y Ciudadanos puedan sacar adelante los presupuestos.

Esta iniciativa del partido de extrema derecha implicaría que se tenga que pedir permiso a los padres para que sus hijos asistan o no a las actividades complementarias que deciden los profesores para mejorar la educación de sus alumnos o que, incluso, han sido programadas desde el Ayuntamiento y, de este modo, evitar que reciban las charlas afectivo-sexuales o de violencia de género. Esto no va sobre la libertad de los padres, sino sobre restarle autoridad y legitimidad a los profesores que bastante cuestionados están ya. 

Paradójicamente, lo que se vende como libertad es puro intervencionismo en la educación pública y para sus responsables, los profesores, quienes deberían tener la libertad y la autoridad de impartir sus materias y sus actividades como mejor consideren. Ellos son quienes se han preparado para esta tarea y en quienes debemos depositar la confianza y el respeto. Los padres no tienen ninguna responsabilidad en los centros educativos más allá de participar en las AMPAS.

Al margen de entrar en valoraciones sobre educar en la igualdad en los centros educativos, cuestionar la responsabilidad del profesorado hasta ese límite me parece que es hacerle un flaco favor a la comunidad educativa y desprestigiarla todavía más, si cabe. Justamente, los resultados del informe PISA demuestran que en los países donde más se valora la labor de los profesores son, casualmente, donde los alumnos obtienen mejores resultados.

Si ya de por sí es difícil que alguien esté dispuesto a asumir la responsabilidad de la tutoría en los centros, si entrase en vigor esta nueva medida va a ser mucho más difícil que el docente esté dispuesto a buscar cualquier iniciativa que enriquezca el contenido académico por las nuevas trabas burocráticas, como pueda ser desde que vaya un padre bombero a contar su trabajo a la clase o que un miembro de una asociación LGTBI se dirija a los alumnos para hablar de la diversidad afectivo-sexual.

"En mi instituto tengo alumnas lesbianas y con disforia de género en 1º de la ESO. El 'pin parental' es lo mismo que segregar por sexo en centros concertados. Pura beatería. Y rechazo a lo que es la sociedad en sí: diversa", me dice un profesor. En la educación pública cabemos todos en las mismas condiciones y con los mismos derechos. Respetemos a quien nos lo enseña.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha