Una investigación judicial revela que la vicepresidenta de Murcia ganó las primarias de Ciudadanos con votos de otras regiones

Isabel Franco, vicepresidenta de Murcia, Inés Arrimadas e Ignacio Aguado

Las primarias internas de Ciudadanos celebradas en la Región de Murcia en 2019 siguen ahogadas en incógnitas. La Justicia lleva más de tres años con el ojo puesto en los comicios telemáticos que dieron la victoria a Isabel Franco, la actual vicepresidenta de la Comunidad, por un supuesto fraude en las votaciones. Un informe de enero de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) apunta a que 233 de los 599 votos que recibió la ganadora de esas primarias, en las que solo podían participar los militantes murcianos, provenían de otras comunidades autónomas.

Un informe de la Policía acusa a Ciudadanos de entorpecer la investigación por el presunto fraude en las primarias de su partido en Murcia

Un informe de la Policía acusa a Ciudadanos de entorpecer la investigación por el presunto fraude en las primarias de su partido en Murcia

Los agentes se centran en una parte de esas 233 papeletas: 34 que salieron de Valencia, 71 de Barcelona, y 66 de Madrid. La emisión de los apoyos se encuentra concentrada en puntos cercanos a las sedes de la formación en Valencia, Barcelona y Madrid, y a sus respectivos ayuntamientos, en los que en el momento de las primarias los naranjas tenían representación. Son 171 votos en total que solo se explicarían si toda esa cantidad de afiliados de Ciudadanos en Murcia se hubiesen encontrado en esos puntos del país cuando se celebró el proceso de primarias, el 8 de marzo de 2019, algo que Policía considera “inusual”.

La concentración de votos que salieron de puntos cercanos a sedes de Ciudadanos se repite también con los apoyos emitidos desde la Región de Murcia, un 57,05% del total. El 4% restante, señalan desde la UDEF, provienen de otras regiones sobre las que no aportan más información.

En 2019, Leonardo Pérez, contrincante de Isabel Franco en las primarias y que quedó en segunda posición, encargó un peritaje informático en busca de irregularidades. En él ya se reflejaba que numerosas papeletas provenían de otras comunidades y también su aglutinación en puntos concretos. La UDEF se basó inicialmente en ese trabajo para sus investigaciones y ratifica ahora la información recogida por el técnico contratado hace ya tres años. “Se observa en general una agrupación de votos concentrada [...] con la misma geolocalización, algo inusual en este tipo de votaciones, que deberían presentar un voto mucho más disperso”, aseguran fuentes del departamento.

“Para que la gente lo entienda: es tan creíble como que un tercio de los votantes del PP o del PSOE en las elecciones generales estuviera de viaje; y encima, en las sedes”, señala a este medio Leonardo Pérez. “El hecho de que se identifiquen las sedes como foco de los votos descarta el azar, así como cualquier asidero técnico que pudiera utilizar la defensa el juicio”, asegura Pérez, el contrincante de Franco en aquellas primarias.

Durante el fin de semana del 8 y 9 de marzo de 2019, la formación que entonces lideraba Albert Rivera celebró en todo el país centenares de elecciones internas para decidir candidatos nacionales, regionales y locales. La gestión de los comicios estaba unificada a través del departamento de sistemas informáticos de Ciudadanos. Su responsable, Raúl Guillén, admitió ante el juez que durante un tiempo “indeterminado” los votos de los afiliados no eran secretos, y que el sistema que se empleó para las primarias era “obsoleto y limitado”.

La Policía sugiere en el informe remitido al Juzgado que se solicite a Ciudadanos y a la empresa que supuestamente gestionó la información sobre las elecciones –Lazarus Technology–, la relación de votos con cada nombre. El objetivo es poder confirmar dónde se encontraba cada persona en el momento de la votación. El juez aún no ha requerido la información, pese a que los propios agentes la llevan reclamando cerca de un año. La UDEF asegura que los indicios recopilados revelan una “serie de irregularidades” en las primarias en la Región de Murcia que podrían acarrear “responsabilidad penal”.

Cómo rastreó la Policía el origen de los votos

La Unidad de Delincuencia de la Policía indagó en las coordenadas de salida de cada voto a través del proveedor de servicio de internet (Vodafone, Movistar, Orange...) que conectó los móviles u ordenadores de cada uno de los afiliados murcianos que votaron ese día. También localizaron los nodos de los proveedores, dispositivos repartidos en puntos físicos que se emplean para dar mejor conexión a los usuarios, y que suelen tener un radio de alcance de unos cinco kilómetros, según fuentes especializadas consultadas. Además, analizaron la dirección IP –una etiqueta numérica que se asigna automáticamente a cada aparato electrónico que se conecta a la red– de cada uno de los dispositivos desde donde se emitieron votos para ese proceso.

En Murcia capital, por ejemplo, Franco recibió 160 votos, de los que 145 salieron de la misma geolocalización, por lo que para la Policía “todos ellos son compatibles con haber sido emitidos desde un punto de vista técnico-lógico desde la sede de Ciudadanos”, ubicada en las cercanías del nodo de conexión que provee de internet la zona, aproximadamente a 358 metros.

De las IP asociadas a los votos de Isabel Franco, la UDEF destaca seis emitidos el 9 de marzo de 2019, efectuados de madrugada (entre las 01:00 y las 08:30 de la mañana), a escasos minutos del cierre de las votaciones. Respecto a los del 8 de marzo, apuntan que la mayoría (106) están concentrados en la franja horaria de 09:00 a 12:00 horas y mantienen un margen temporal de menos de diez minutos. En Cartagena, constan 59, de los cuales 48 tienen la misma geolocalización, situados a 490 metros del Ayuntamiento del municipio, en el que Ciudadanos tenía tres concejales.

Del resto de municipios, todos ellos provienen de una sola geolocalización por localidad: 27 en Molina de Segura; 9 en Alcantarilla; y 8 en San Pedro. En todos se se repite el mismo patrón: votos en favor de Franco, a excepción de dos dirigidos a Leonardo Pérez, y emitidos desde una distancia que va desde los 100 a los 900 metros respecto a los ayuntamiento en los que Cs tenía representación.

Votos desde Madrid, Barcelona y Valencia

En Madrid, los agentes localizaron dos coordenadas con 34 y 32 votos dirigidos a Isabel Franco. Una de las etiquetas numéricas (o IP) se llega a repetir hasta once veces. Fuentes especializadas consultadas por este medio señalan que es “extraño” que una de las IP se repita más de una decena de veces. Si hubieran estado conectados con la misma red wifi, su etiqueta numérica sería la misma, pero no explicaría que las once personas votaran simultáneamente a la misma hora y en la misma fecha, las 17:22:00 del 8 de marzo. Si bien no se descarta que pueda haber un fallo en el rastreo, las mismas fuentes apuntan a que el sistema de votación podría estar “manipulado”.

En las primarias de Castilla y León, celebradas el mismo fin de semana que las murcianas, se descubrió un pucherazo que anuló la victoria de la candidata favorita del partido, Silvia Clemente, en favor de Francisco Igea. Militantes de la formación descubrieron que se habían validado más votos que votantes y que todos los votos de más correspondían a Clemente. Un total de 51 apoyos se emitieron a las tres de la madrugada del sábado desde la misma IP y simultáneamente.

La UDEF apunta que la primera coordenada rastreada en Madrid, de la que salen 34 votos, se encuentra a 2,68 kilómetros de la sede de Ciudadanos en la capital, y a 2,37 kilómetros del Ayuntamiento de Madrid, momento en el que la formación tenía siete concejales. La segunda coordenada, desde donde se emiten 32 apoyos, se localiza a 4,06 kilómetros de la sede y a 806 metros del Consistorio. Esto se traduce en que los 66 afiliados murcianos que supuestamente votaron desde Madrid deberían haberse encontrado en una zona próxima a cualquiera de las dos edificaciones mencionadas en el momento de votar. En el fin de semana de las primarias murcianas, también se celebraron las madrileñas, que dieron como ganador a Ignacio Aguado.

En Barcelona, el panorama es similar. El rastreo detectó dos coordenadas que situaron a los nodos del proveedor de servicio de internet, desde el que salieron 71 votos. Desde la primera geolocalización se emitieron 64, y se encontraban a 1,10 kilómetros de la sede de Cs. De la segunda salieron siete apoyos, situados a 1,80 kilómetros de las oficinas de los naranjas. En Valencia solo encontraron un punto de conexión desde el que salieron 34 votos, que se encuentra a 376 metros de distancia de la sede de Cs.

“Nosotros ya sabíamos por nuestro análisis pericial que según las IP aportadas por Ciudadanos, los votos de la candidata del aparato se repartían entre la sede de Murcia y ubicaciones fuera de la Región”, ha recordado a este medio Pérez. El informe de la UDEF, apunta, “va más lejos y dice que los votos de fuera de la región y en principio irregulares se sitúan en torno a sedes del partido”.

La UDEF descubre votos falsos

A la inusual localización de la mitad de los votos que dieron la victoria a Franco se suman una serie de votos falsos de los que la UDEF da cuenta en su informe. Entre los días 10 y 14 de enero, los agentes contactaron con varias de las personas que habían ejercido su derecho a votar en las primarias de Ciudadanos en la Región de Murcia, una información facilitada por el propio partido. 

De las 200 llamadas efectuadas, solo fueron atendidas 149, entre los que se encuentran nueve afiliados que no recuerdan si habían ejercido su derecho a voto, y seis afiliados que aseguran que ellos no ejercieron su derecho a voto. La UDEF remitió los nombres de las quince personas al juez, en caso de que estimara oportuno interrogarlos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats