Abascal fuerza la disolución de su grupo parlamentario en Murcia, ocupado por diputados rebeldes

Los tres diputados díscolos que integraban, junto a Pascual Salvador, el grupo de Vox en la Asamblea Regional

La consejera de Educación de Murcia y ex de Vox, Mabel Campuzano, ha seguido los pasos de su compañero Pascual Salvador y ha abandonado también el grupo parlamentario que compartían con los otros dos diputados murcianos díscolos de la formación de extrema derecha, Juan José Liarte y Francisco Carrera. Salvador era el único diputado que se mantenía fiel al liderazgo de Santiago Abascal. Fuentes del partido aseguraron este jueves que la maniobra de Pascual Salvador responde a una “revancha” porque culpan de la crisis interna del partido a “Macarena Olona y a los expulsados de Vox”, y aseguraron que la decisión habría sido en contra de su voluntad: “Le dijeron que o lo hacía o estaba expulsado en 48 horas”.

Pero ha sido la espantada al Grupo Mixto de Mabel Campuzano, consejera de Educación del Ejecutivo regional, la que ha conseguido dinamitar al grupo parlamentario de Vox -los díscolos de Abascal continuaban utilizando las siglas del partido en la Asamblea Regional-. Con la salida de Campuzano, y al quedarse solo con dos diputados y ser el mínimo de tres, el grupo tiene que disolverse y pasar todos al mixto, integrado hasta ahora por dos diputados de Podemos y los dos de Ciudadanos fieles a Inés Arrimadas, y que ahora vuelve a doblar a ocho miembros. Y aunque no tiene por qué afectar al Gobierno del PP en el número efectivo de apoyos en la Asamblea Regional, es una nueva representación de la debilidad que está atravesando la Cámara en esta legislatura tras la moción de censura fallida contra Fernando López Miras, reventada por los parlamentarios tránsfugas de Cs en marzo de 2021, y apoyada por los tres parlamentarios expulsados de Vox.

La diputada ha comunicado su decisión de abandonar el Grupo de Vox este viernes, poco antes de las 15.00 de la tarde, argumentando que no se sentía “integrada” en el mismo “ni por un partido que no me quiere entre sus filas, ni por unos compañeros que me han tenido al margen de la actividad y decisiones del grupo parlamentario, tanto a nivel político como administrativo”, ha asegurado en un comunicado oficial. Y ha añadido que desde que aceptó las obligaciones de consejera del Gobierno de la Región de Murcia, “todo mi trabajo, esfuerzo y decisiones han respondido a la responsabilidad y lealtad que tengo ante el gobierno al que pertenezco”.

La salida del partido de extrema derecha de Liarte, Campuzano y Carrera se produjo tras quitar de las cuentas bancarias de su grupo parlamentario a dirigentes nacionales como Javier Ortega Smith, además de despedir a dos empleados colocados por la sede nacional. Una ruptura de la que parece que no habrá vuelta atrás pese a que un juzgado resolvió que debían ser readmitidos a principios de año. El presidente provincial de la formación política, José Ángel Antelo, llegó a calificar a los tres echados de “ratas” tras conocerse la resolución: “Los traidores nunca serán de Vox”.

Con el doble movimiento de Pascual Salvador y Mabel Campuzano, Santiago Abascal consigue después de varios intentos frustrados que los diputados díscolos dejen de operar en la Asamblea Regional bajo las siglas de Vox y les cierran el grifo de las subvenciones mensuales que reciben los grupos parlamentarios y que en este caso ronda los 20.000 euros, a los que hay que sumar los 52.650 euros que percibe anualmente cada diputado murciano.

Los rumores del paso de Mabel al Grupo Mixto empezaron a coger fuerza el pasado mes de abril por las discrepancias con Liarte y, especialmente, con Carrera. Ese mismo mes, Campuzano cesó al director general del Instituto de Industrias Culturales (ICA), José Ramón Palazón -propuesto por Carrera-, por “falta de confianza”. La titular de la cartera lo fulminó por “acciones muy graves”. El PP tuvo que mediar entre las partes, con el peligro de que perder un solo voto suponía el bloqueo parlamentario. Esa crisis se saldó con la cesión de la cartera de Cultura por parte de Mabel Campuzano a la Consejería de Presidencia, Turismo y Deportes.

La disolución del grupo parlamentario de Vox se produce días después de que el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, se reuniera en un bar céntrico de la capital murciana con José Ángel Antelo. La relación entre los dirigentes llevaba meses enfriada, tras varios reclamos desde la extrema derecha de convocar elecciones tras la recomposición del Ejecutivo regional por la moción de censura fracasada. Todo apunta a que Antelo se presentará como candidato a las elecciones autonómicas por su partido en 2023, al igual que López Miras.

Crisis interna en Vox: no quieren “líderes periféricos”

Los malos resultados de la agrupación en los comicios andaluces, ha obligado a la dirección nacional a hacer cambios importantes en el partido. Macarena Olona, candidata de Vox en dichas elecciones, abandonó su escaño por razones médicas, y apareció a los pocos meses para reiniciar su vida política. Un cruce de acusaciones veladas con dirigentes de la agrupación de extrema derecha terminaron con Espinosa de los Monteros cerrando la puerta a su regreso. Olona amenaza ahora con fundar un partido tras los comicios municipales y autonómicos si Vox deja de ser una “alternativa”.

Hace dos semanas, los parlamentarios murcianos expulsados de Vox organizaron una ponencia de Macarena Olona en la Universidad de Murcia. Lo hicieron a través del Instituto Español de Estudios Políticos, asociación de la que son fundadores. Su portavoz, Liarte, declaró a este medio que el problema del partido de extrema derecha con Olona es su “alto nivel de preparación: Vox nunca ha querido el surgimiento de líderes periféricos”. El diputado aseguró que los de Abascal tienen “claro que el partido es de cuatro o cinco”. “En cuanto alguien es capaz de salir un poco del discurso extremo no gusta; yo creo que Macarena en algunas ocasiones ha tenido que recibir presiones para mostrarse más radical y más agresiva de lo que por naturaleza es”.

Las críticas internas contra Javier Ortega Smith por el descontrol territorial a un año de las elecciones locales y regionales ha provocado su caída, y ha sido sustituido al frente de la secretaría general y en Organización por Ignacio Garriga, candidato autonómico Catalunya. El diputado nacional y concejal madrileño se despidió a través de su perfil de Twitter y anunció que se volcará en la tarea que desempeña actualmente como portavoz en el Ayuntamiento de Madrid y en preparar la campaña de 2023, una vez que ha sido ratificado como candidato municipal por el Comité Ejecutivo Nacional de la formación de extrema derecha. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats