Alternativas a los antinconceptivos 'clásicos': el implante subcutáneo

Implante anticonceptivo subcutáneo

Los anticonceptivos más utilizados y comunes en España son el preservativo, las pastillas anticonceptivas y el DIU, pero hay otras alternativas posibles para aquellas mujeres que quieren evitar el embarazo y que son altamente eficaces. En el caso del implante subcutáneo, se trata de uno de los métodos más fiables y también más desconocidos, a pesar de que hace casi una década que se comercializa en España.

Se trata de una varilla de plástico flexible de cuatro centímetros de longitud y dos milímetros de diámetro que se coloca debajo de la piel, en la parte interna del brazo, y que funciona a base de hormonas de larga duración.

El bastón que se introduce en el brazo de la mujer es efectivo durante tres años o cinco años, dependiendo del tipo. Pasado este tiempo hay que proceder a su retirada o cambio. Por eso, es un método adecuado para mujeres que no desean quedarse en cinta en un largo período de tiempo. No obstante, si se cambia de idea, un profesional puede proceder a la extracción del implante mediante cirugía menor, y la paciente recuperaría la capacidad conceptiva en un corto periodo de tiempo.

Su eficacia

Este implante subcutáneo, que no protege contra las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), tiene una efectividad casi del 100%, según ha confirmado la Organización Mundial de Salud (OMS). Es un porcentaje más alto que el resto de anticonceptivos comunes, ya que el preservativo tiene una eficacia, según la OMS, del 85%, tal y como se utiliza normalmente, y las pastillas anticonceptivas un 92% de la forma en la que se toma habitualmente.

A pesar de ser un método tan efectivo, un médico especialista al que eldiario.es ha consultado, ha declarado que este anticonceptivo "no ha triunfado en España porque se sigue utilizando mucho el preservativo, a pesar de no ser uno de los métodos más cómodos ni eficaces".

Sus ventajas

La Organización Mundial de Salud describe que las pastillas anticonceptivas suelen contener dos hormonas, estrógenos y progestágenos, mientras que el implante solo contiene progestágeno, similar a la progesterona natural producida por la mujer. La hormona actúa inhibiendo la ovulación y espesando el mucus cervical, de manera que se frena el paso de los espermatozoides. Uno de los beneficios de este método es que, al no contener estrógenos, puede utilizarse en mujeres que no toleran estas hormonas, además de que puede emplearse durante la lactancia.

Otra de las importantes ventajas, además de su alta efectividad, es que puede reducir las menstruaciones dolorosas y abundantes, por lo que algunos médicos recomiendan este método a mujeres que sufren menstruaciones muy dolorosas. Sin embargo, en palabras del especialista al que se ha consultado sobre el tema, "uno de los posibles efectos secundarios son los sangrados irregulares, un motivo por el que muchas mujeres deciden no utilizar el implante".

Asimismo, el especialista al que se le ha preguntado, ha afirmado que este tipo de implante "se utiliza desde hace ocho años y nunca ha habido un caso de embarazo ni ha habido complicaciones, y ponemos más de cien al año".

La escasez de anticonceptivos para hombres

En palabras de este especialista en Planificación Familiar "el tema principal por el que no se desarrollan anticonceptivos para hombres es el machismo mundial, ya que siempre se ha dejado el tema de la concepción y la anticoncepción para las mujeres y no se invierte en investigar posibles anticonceptivos masculinos".

En el centro donde trabaja el médico se intenta que "haya más vasectomías que ligaduras de trompas de Falopio. Por cada ligadura de trompas que nosotros proponemos, se hacen ocho vasectomías".

Etiquetas
Publicado el
1 de diciembre de 2018 - 12:30 h

Descubre nuestras apps

stats