Navarra blinda las residencias de mayores con cribados quincenales de PCR a todos los trabajadores

Recinto Ferial de Navarra, en Pamplona, donde el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra realiza pruebas PCR de detección del Covid-19.

El Gobierno de Navarra va a realizar pruebas PCR a todos los trabajadores de las residencias de mayores y de personas con discapacidad cada quince días, para tratar de garantizar que estos profesionales no sean vectores de contagio de COVID-19 entre los residentes.

La pandemia cambiará el diseño de las residencias de Navarra

La pandemia cambiará el diseño de las residencias de Navarra

En total, las pruebas se realizarán a 5.100 profesionales de más de 110 centros distribuidos por todo Navarra. El cribado arrancará con los cuatro centros públicos, alcanzando a alrededor de 500 personas trabajadoras de la Residencia El Vergel, CAIDIS San José y la Residencia Santo Domingo de Estella. Asimismo, llegará a los y las 160 sociosanitarias del Centro San Francisco Javier, en el que, al contar con un brote activo y de acuerdo al protocolo establecido, el cribado enmarcado en el plan no se pondrá en marcha hasta dos semanas después de resolverse. En dicho espacio, como es preceptivo, Salud está realizando test semanales a todos los trabajadores y trabajadoras. 

Este cribado masivo y periódico entre los profesionales requiere de una inversión de más de un millón de euros y se lleva a cabo con la colaboración de la Atención Primaria del Departamento de Salud, el Departamento de Derechos Sociales, los titulares de la red de residencias y los servicios de prevención de riesgos laborales de estos centros.

La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin, ha anunciado este nuevo programa en una rueda de prensa junto con la consejera de Derechos Sociales, Mari Carmen Maeztu, y ha destacado que "no es sencillo" desarrollar este cribado periódico con plantillas repartidas por Navarra, "pero creemos que el esfuerzo humano y económico merece la pena". "Todo es poco para lograr el mayor nivel de protección", ha asegurado. Por su parte, Maeztu ha destacado la "fundamental" colaboración que están desarrollando los dos departamentos en las medidas frente al COVID-19.

La consejera de Salud ha valorado que los cribados y la vacunación que comenzará en enero "son dos elementos que van a revertir en el objetivo de blindar el espacio residencial y proteger a nuestros mayores y personas más vulnerables, objetivo de primer orden para el Gobierno de Navarra y para toda la sociedad".

En ese sentido, Induráin ha explicado que los residentes y los profesionales sociosanitarios van a ser el grupo prioritario de vacunación. "Las primera 25.300 dosis de vacuna que Navarra tiene asignadas en una primera fase irán para ellos y comenzará la vacunación en enero, en dos dosis separadas por tres semanas", ha explicado la consejera.

Etiquetas
Publicado el
14 de diciembre de 2020 - 11:26 h

Descubre nuestras apps

stats