Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión a miopinion@eldiario.es. Consulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

Barullo

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, acompañado por el ministro de Justicia del Gobierno, Juan Carlos Campo (i), durante el acto de entrega de despachos en Barcelona. EFE/Andreu Dalmau/Archivo

Juan Torrens Alzu

1

Ruido de togas; el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) deja patente su indignación porque el gobierno de la nación no ha invitado al rey a presidir el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces en Barcelona. El CGPJ está en funciones desde hace más de dos años y su mayoría conservadora bloquea la renovación para seguir controlando los nombramientos de los jueces.

El monarca, para facilitar las cosas y haciendo alarde de estar a la altura de las circunstancias, le llama para decirle que le hubiera gustado estar, obviando al Gobierno, como buen representante de una monarquía parlamentaria... que nunca ha sido. De casta le viene al galgo o como decía su bisabuelo antes del desastre de Annual: "olé los hombres con cojones".

Mientras tanto la COVID-19 sigue rebrotando de forma alarmante por distintas partes del territorio y especialmente en Madrid, donde la inacción y la mala gestión agravan el problema y colocan a su población, hospitales y profesionales sanitarios al borde del colapso.

Su presidenta, ajena al ridículo de sus ocurrencias y esperpentos que traspasan nuestras fronteras y constituyen un referente mundial de estupidez y desatino, resiste impertérrita cual "pim pam pum" de feria, puesto ahí para despistar la atención sobre los que operan en la sombra. ¿No tendrá la derecha alguien más impresentable para presidir la comunidad capitalina?

Lejos de aprender de nuestros vecinos portugueses, la derecha de este país sacude el olivar con ánimo de recoger los frutos que las elecciones les han negado. A base de crispar a la población, distorsionar los problemas, mentir y apoyar la estrategia de golpistas y neonazis, pretenden asaltar el puente de mando sin percatarse de que torpedeando el barco todos nos iremos a pique, ellos incluidos. Cuesta pensar que, en momentos tan delicados y peligrosos, puedan llevar esa estrategia, aunque es bien sabido que la necedad es autodestructiva.

Harían bien estos patriotas de dividendo y banderita en aparcar su asalto al Gobierno, colaborar con las recomendaciones de los expertos de Sanidad y Salud Pública, tranquilizarse y meditar. Menos ruido y más seso... o más sexo, que igual es lo que necesitan. Menos follones y más follar.

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión a miopinion@eldiario.es. Consulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Publicado el
28 de septiembre de 2020 - 18:57 h

Descubre nuestras apps

stats