eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pablo Iglesias regresa a la primera línea de Unidas Podemos en medio de una grave crisis a cinco semanas de las generales

El secretario general de Podemos protagonizará el lanzamiento de la precampaña arropado por Alberto Garzón, Jaume Asens, Yolanda Díaz y Enrique Santiago

El fiasco de los Presupuestos, la ruptura de Íñigo Errejón en Madrid y la renuncia de Pablo Bustinduy para Europa lastran las opciones de Unidas Podemos

Podemos confía en el tirón de Iglesias, que regresa de su baja de paternidad, para remontar unas encuestas internas que inquietan también al PSOE

128 Comentarios

Pablo Iglesias afirma que "se nota que Pablo Casado sabe de lo que está hablando" y "no deja muy bien" a Cifuentes

Pablo Iglesias, en una imagen de archivo.

Podemos se juega su futuro en el ciclo electoral exprés que, en un par de meses, va a repartir casi todo el poder institucional de España. La primera prueba, las elecciones generales del 28 de abril, es definitiva. En el partido son conscientes de que ese resultado forjará los cimientos sobre los que se afrontarán los complicados comicios autonómicos, municipales y europeos de un mes después. A cinco semanas de la crucial cita con las urnas, Pablo Iglesias regresa para lanzar una campaña que llega en medio de una grave crisis, con un partido mucho más debilitado que en el mes de diciembre, cuando se retiró temporalmente de la primera línea política para disfrutar de su baja de paternidad.

"Nos vemos en abril", aseguró Iglesias al abandonar el Congreso justo antes de las vacaciones de Navidad. Este sábado 23 de marzo el líder de Podemos retoma la actividad con un acto en una de las plazas más emblemáticas de Madrid para el partido, la del Museo Reina Sofía. Una baja que ha interrumpido en al menos dos ocasiones para afrontar, primero, la negociación de los Presupuestos y, luego, la ruptura definitiva de Íñigo Errejón con el partido que ayudó a fundar en 2014.

En el Reina Sofía este sábado se espera la presencia de miles de personas para dar un chute de moral a unas bases y unos cuadros cuyo ánimo ha decaído en el actual contexto. Las organizaciones territoriales han fletado decenas de autobuses y junto a Iglesias participarán en el acto sus principales aliados: el coordinador de IU, Alberto Garzón (número 1 por Málaga); el secretario general del PCE, Enrique Santiago (número 3 por Madrid); el número uno de la confluencia catalana, Jaume Asens; y la cabeza de cartel de la confluencia gallega, Yolanda Díaz.

Iglesias y su equipo ya habían previsto la posibilidad de que Pedro Sánchez adelantara las elecciones si no conseguía sacar los Presupuestos Generales, lo que hubiera prolongado la legislatura hasta su final natural, en junio de 2020. Un logro que encalló en los inicios del juicio del procés y en el que los dirigentes de Podemos se dejaron muchos esfuerzos. No en vano, las cuentas de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, bebían en buena parte del acuerdo firmado por Iglesias y Pedro Sánchez en octubre.

En Podemos no son pocos los que sostienen que el Gobierno no hizo sus deberes y que Sánchez actuó de forma consciente para hacer imposible el apoyo de los partidos independentistas, al señalar la votación con la entrada de Oriol Junqueras y demás encausados en la sala del Tribunal Supremo que juzga el procés. Los partidos catalanes tampoco hicieron todo lo que podían, señalan en Podemos. La ruptura del bloque secesionista, las imposiciones de Carles Puigdemont desde Waterloo que han golpeado con fuerza al PDeCAT y las fundamentales elecciones municipales de mayo no lo hicieron posible.

Iglesias suspendió su baja para hacer un último intento de acercar posturas con Pedro Sánchez. Se reunió con el presidente del Gobierno en la Moncloa en una cita discreta de la que informó eldiario.es en exclusiva. El resultado de aquella reunión fue dar por muerto el acuerdo de Presupuestos e intentar sacar, a través de reales decretos, algunas medidas de las que se recogían en el acuerdo entre el Gobierno y Unidos Podemos.

No era el primer alto en el descanso del líder de Podemos para cuidar de sus dos hijos. El primero ocurrió el 17 de enero, quinto aniversario de la fundación del partido y cuando en el horizonte solo estaban fijadas las elecciones del 26 de mayo. Este sí fue público y motivado por un movimiento tectónico que todavía tiene consecuencias en Podemos.

Íñigo Errejón, que no contaba con el adelanto electoral, anunció ese día el lanzamiento de una nueva plataforma política y electoral con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que suponía de facto salirse de la disciplina orgánica de Podemos. La dirección del partido tardó unas horas en pronunciarse. Y lo hizo por boca del secretario general, Pablo Iglesias.

Aquél día se plantearon dos opciones. Intentar contener la fuga asumiendo el planteamiento de Errejón y Carmena y sumarse a la nueva plataforma Más Madrid. O desear suerte al había pasado de ser su número dos a enfrentarse contra el líder, y perder, en la Asamblea de Vistalegre. No fueron pocos los que intentaron convencer a Iglesias de que había espacio para el acuerdo. Pero la decisión estaba tomada. La última "deslealtad" de Errejón había colmado el vaso. Los caminos se bifurcaban ahí aunque, como todos en el llamado "espacio del cambio" reconoce, el entendimiento será imprescindible en el próximo curso político.

La respuesta a la ruptura buscaba evitar un efecto contagio. Pero la realidad es que son muchos los territorios donde Podemos e IU no irán en coalición para las autonómicas y municipales de mayo. Las opciones de que en Madrid tampoco concurran juntos son muy elevadas y se resolverán este martes, tras un referéndum entre las bases de la coalición de izquierdas.

La posibilidad real de que cuatro listas del bloque progresistas compitan en Madrid frente a las tres derechas de Ciudadanos, PP y Vox no solo puede suponer un fiasco electoral para, al menos, una de las opciones. Los partidos estatales sufren más sus crisis en la capital que en otras regiones de España. Y, en este caso, las consecuencias han afectado a la candidatura de las elecciones europeas.

Este jueves, el número 1 de la lista para Bruselas anunciaba de forma inesperada su renuncia. Pablo Bustinduy, uno de los dirigentes más respetados por propios y ajenos, decía basta. A dos meses de los comicios, el paso atrás de este errejonista fiel a Pablo Iglesias hace el enésimo agujero en la maquinaria electoral del partido, que él también, ayudó a cofundar en 2014. 

La retirada de Bustinduy, a diferencia de la de Errejón, no la conocían los periodistas, pero sí estaba anunciada de puertas hacia dentro. Podemos y el resto de fuerzas de Unidas Podemos eligieron a María Eugenia Rodríguez Palop para sustituirlo. Profesora universitaria, feminista y colaboradora de En Comú Podem en el Congreso al inicio de su andadura institucional, su nombre sonó también como posible relevo de Errejón en Madrid.

Con todos estos ingredientes afronta Podemos su carrera electoral más complicada. Las encuestas vaticinan un resultado sensiblemente peor que el de 2015 y 2016. Según la empresa que la haga, la caída puede ser leve o una debacle. La horquilla que ofrecen las encuestas hace imposible prever el resultado del 28 de abril, pero sí hay algo claro: ningún partido podrá gobernar en solitario.

En el PSOE de Pedro Sánchez temen que la caída de Unidas Podemos sea tan fuerte que no den los números para una mayoría similar a la de la moción de censura. Una suma que, además, depende de lo que hagan los partidos vascos y catalanes. 

Sánchez ha insistido en tender la mano a Ciudadanos ante este escenario para intentar reeditar el pacto de 2016. Pero los de Albert Rivera han respondido con una votación formal de su ejecutiva para rechazar cualquier acuerdo con los socialistas. Tanto a nivel estatal como en otras latitudes, como en Madrid.

Pase lo que pase, Podemos afrontará un proceso asambleario tras el ciclo electoral. Como dijo el jueves Juan Carlos Monedero en una entrevista para la agencia Efe, el partido debe "reiniciarse". Los resultados del 28A y del 26M marcarán qué, cómo y quiénes toman el mando si Iglesias diera un paso atrás y, como apuntó Irene Montero, una mujer sería la futura secretaria general del partido. Este sábado empieza la cuenta atrás de cinco semanas para unas elecciones trascendentales para el país pero también para el futuro de Podemos.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha