eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pablo Bustinduy renuncia a encabezar la lista de Unidas Podemos en las europeas y será sustituido por Rodríguez Palop

Bustinduy seguirá en los órganos de dirección de la formación hasta que termine el ciclo electoral y se celebre una nueva Asamblea Ciudadana

La profesora María Eugenia Rodríguez Palop encabezará la lista de confluencia con IU, Equo y Catalunya en Comú bajo el nombre Unidas Podemos Cambiar Europa 

La lista seguirá con la candidata de IU, Sira Rego, el de Catalunya en Comú, Ernest Urtasun, y los dirigentes de Podemos Idoia Villanueva y Miguel Urbán

El ya ex número uno de la lista ha explicado que no tiene la "entereza y las fuerzas necesarias para asumir una responsabilidad pública tan importante"

133 Comentarios

Iglesias expone a 40 diplomáticos su visión sobre la situación en Cataluña

Pablo Iglesias, entre Pablo Bustinduy e Idoia Villanueva, la número 2 de Podemos para las europeas.

El candidato de Unidas Podemos Cambiar Europa a las elecciones europeas, Pablo Bustinduy, ha anunciado su retirada a dos meses de la celebración de los comicios. Según ha comunicado la formación liderada por Pablo Iglesias, Bustinduy, cercano a las tesis de Íñigo Errejón, ha manifestado su decisión de dejar la primera línea de la actividad institucional. Seguirá ligado a la dirección de la organización como responsable de la Secretaría Internacional al menos hasta que se celebre una nueva Asamblea Ciudadana.

En un post publicado en Facebook, Bustinduy ha explicado que no se siente con "la entereza y las fuerzas necesarias para asumir una responsabilidad pública tan importante con el rigor, la dedicación y el compromiso absoluto a largo plazo que requiere en este tiempo político nuevo". El ya excandidato asegura que ha tomado una "decisión personal" y "muy difícil". "Lo último que querría es defraudar la confianza de quienes me avalaron para presentarme a las próximas elecciones europeas", añade. 

Bustinduy será sustituido al frente de la lista para los comicios europeos del 26 de mayo por la profesora universitaria María Eugenia Rodríguez Palop, que será la cabeza de una candidatura de confluencia con IU, Equo y Catalunya en Comú bajo el nombre Unidos Podemos Cambiar Europa. 

El resto de la lista se mantendrá tal y como está, según ha confirmado eldiario.es de fuentes de los diferentes partidos que integran la candidatura. Así, tras Palop irá la candidata de IU, Sira Rego, y el de Catalunya en Comú, Ernest Urtasun. La primera persona de la lista que pertenece a la estructura de Podemos será Idoia Villanueva, que ocupará el cuarto lugar. Tras ella, su compañero y actual eurodiputado Miguel Urbán.

Fuentes de Podemos aseguran a eldiario.es que Bustinduy "continúa en la Secretaría Internacional de Podemos, y será un apoyo fundamental para la nueva candidata, María Eugenia Rodríguez Palop, tanto en la elaboración del programa como en la propia campaña electoral".

En una serie de tuits, Podemos ha indicado que respeta "las razones personales" de Bustinduy para abandonar la candidatura y le agradece su "trabajo, generosidad y compromiso".

Según la formación morada, Bustinduy ha participado en la elección de Palop y seguirá trabajando en la candidatura. "No tengo dudas de que dar el relevo es una decisión virtuosa. La candidatura europea va a quedar en las mejores manos imaginables", ha dicho él sobre su compañera.

La nueva cabeza de lista ha agradecido, a través de un mensaje de Twitter, la confianza a Podemos y también el "trabajo" de Pablo Bustinduy. "Nos has dejado muy bien señalado el camino. Espero tenerte cerca", ha escrito la profesora, que ha prometido "seguir construyendo una Europa para tod@s, sin muros, feminista y ecologista". 

También la dirección de Podemos ha tenido palabras de agradecimiento para Bustinduy y de recibimiento para Rodríguez Palop y el otro fichaje del día, la jueza Victoria Rosell. 

Pese a su buena relación inicial con Iglesias, Bustinduy siempre ha pertenecido al ámbito de Íñigo Errejón. En Vistalegre 2, formó parte de la lista que lideró el cofundador del partido para enfrentarse con Iglesias por el control de la organización como número tres. Tras los resultados, fue uno de los tres miembros del sector errejonista llamados por Iglesias al Consejo de Coordinación, la ejecutiva del partido.

Aunque ha discrepado de mucha de las decisiones tomadas por Iglesias y los suyos, Bustinduy siempre ha mantenido sus divergencias en silencio, con la mencionada excepción del proceso asambleario. Su peor momento llegó con la ruptura de Íñigo Errejón en Madrid para aliarse con Manuela Carmena. Un movimiento que le cogió entre dos aguas y del que personas próximas aseguraron en su momento que no sabía que se iba a producir.

Pese a su afinidad ideológica y estratégica con Errejón, Bustinduy mantuvo su silencio y su compromiso con el partido y los inscritos que le habían elegido. Ahora, sin embargo, anuncia su renuncia a liderar la candidatura a Europa.

Su candidatura, refrendada en unas primarias, estaba formada por una "lista de consenso" que aglutinó todas las corrientes del partido liderado por Iglesias, la dirigente estatal Idoia Villanueva –cercana a la dirección nacional– de número dos y el ya eurodiputado Miguel Urbán, del sector anticapitalista, en tercer lugar. 

La carta de renuncia

Hace unas semanas colgué por aquí mi última intervención en el Congreso de los Diputados. En ella intenté sintetizar muchas de las cosas que le han dado sentido al trabajo duro de estos años, la gravedad de los retos que enfrenta la democracia en España y en Europa, lo necesaria que es, más que nunca, la organización política de la ciudadanía para defender los derechos fundamentales y un ideal democrático de vida para nuestras sociedades. Decía al final que ahora empieza un ciclo nuevo, y que ha sido un honor formar parte de este.

Las dos cosas son verdad. No puedo sentirme más afortunado y más honrado por haber podido dedicar los últimos 5 años de mi vida a defender aquello en lo que creo de la mejor forma que he sabido. Y también es verdad que, con el fin acelerado de la legislatura, nuestro país emprende un ciclo político nuevo.

Tras darle muchas, muchas vueltas, he decidido no seguir en este nuevo ciclo en la primera línea de la política institucional. Ha sido una decisión muy difícil, pues lo último que querría es defraudar la confianza de quienes me avalaron para presentarme a las próximas elecciones europeas. Pero también creo que lo más honesto y constructivo en política es decir la verdad, y siendo muy sincero conmigo mismo, no creo tener hoy la entereza y las fuerzas necesarias para asumir una responsabilidad pública tan importante con el rigor, la dedicación y el compromiso absoluto a largo plazo que requiere en este tiempo político nuevo.

Es una decisión personal, de mi entera responsabilidad y, como digo, muy difícil, pero no tengo dudas de que dar el relevo es una decisión virtuosa. La candidatura europea va a quedar en las mejores manos imaginables. Será un verdadero placer colaborar con un referente político y moral como María Eugenia Rodríguez Palop para construir el sujeto democrático europeo que plante cara a la Europa de la austeridad y a la barbarie que se asoma con la extrema derecha. Es un motivo de entusiasmo contar con ella para esa tarea, y le brindaré en los próximos meses todo mi apoyo.

El trabajo político es una labor hermosa, digna y gratificante, que honra a quien la ejerce con probidad y enseña a apreciar lo que es común por encima de cualquier otra cosa. También es un mundo complejo, duro, a veces descarnado. Con lo bueno y con lo malo, no tengo dudas de que merece la pena. En los últimos 5 años he tenido el privilegio, como responsable de relaciones internacionales, de ejercer como representante del movimiento democrático que ha sacudido España en estos años e inspirado a millones de personas en el mundo entero. Estuve en la plaza de Syntagma la noche de aquel referéndum que Bruselas sofocó en el oprobio; en la campaña del Brexit y el plebiscito por la paz en Colombia; en la Marcha de la Memoria en Buenos Aires y la Convención Demócrata con el movimiento de Sanders; en el entierro de Fidel, la casa de Mandela en Soweto y el homenaje a los republicanos españoles del Memorial de Mauthausen; en la campaña de Francia Insumisa y la de Lopez Obrador; con las organizaciones revolucionarias en Túnez y las asociaciones de derechos humanos en Palestina, en Centroamérica, en el Sudeste asiático. En todas partes he encontrado el afecto y la cercanía de quienes trabajan por la misma causa de la libertad y la justicia social. Gentes que sienten nuestras luchas como propias, que celebran nuestras victorias y se preocupan por nuestros problemas. No perdamos nunca de vista esa certeza. El mundo entero está amenazado por los mismos problemas y millones de personas luchan igual que nosotros y nosotras por una vida digna, libre, común.

A lo largo de este trayecto he cometido también muchos errores, y sé que necesitaré tiempo para entenderlos y aprender de ellos. Con todo, he intentado cumplir siempre con mis responsabilidades con seriedad, rigor y esfuerzo. Lo he hecho lo mejor que he sabido, y estoy seguro de que quienes me suceden lo harán también, lo harán mejor, y con más fuerza. Siempre digo que las ideas se miden en sus efectos; el mayor logro que puede conseguir el trabajo de estos años es llegar mucho más allá que quienes lo empezamos.

No puedo terminar este mensaje sin expresar un agradecimiento sincero y profundo. A las millones de personas que empujaron el espacio del cambio democrático y lo siguen haciendo cada día en las calles, en sus trabajos y en sus casas, porque con sus ideas hacen de este país un lugar mejor. A las miles de compañeras y compañeros que se han dejado años de vida y de sueño para defender la cosa pública y poner el cuerpo, y el sentido común, al servicio de lo que es de todas y de todos. Muy especialmente, a quienes desde la Secretaría Internacional se han volcado en la tarea apasionante de construir un programa y una praxis de las relaciones internacionales a la altura del país que queremos y podemos ser, un país democrático, feminista, digno y soberano, y que han sabido hacerlo además con tanta brillantez como humanidad, con una fuerza inteligente y amable. No habría podido hacer nada sin ellas y ellos, y nuestro trabajo en común, en su fondo y su forma, es el legado más preciado que me llevo de estos años: para mi serán siempre la idea misma de qué es hacer política. A mi gente más cercana, que ha sufrido la parte más difícil de estos años, solo le puedo reiterar mi devoción y mis disculpas por no haber sabido conciliar mejor la política y la vida. Por encima de todo, pienso en este momento en quienes ya no están, y especialmente en mi padre, que se fue poco después de mi entrada en el Congreso pero me ha acompañado cada día, en cada paso y cada palabra, con su aliento incondicional, con su ejemplo y su enseñanza de que siempre, siempre, siempre, todo se puede hacer mejor.

Ahora empieza un ciclo nuevo. España tiene enormes desafíos y el mayor potencial imaginable para afrontarlos: un pueblo digno, solidario, valiente, que va a ser firme en la defensa de la democracia, la libertad y la justicia social. Con esa confianza seguiré trabajando desde un lugar más tranquilo para conseguir un país mejor, que no mida su desarrollo por el número de millonarios sino por cómo cuida a su gente, especialmente a quienes menos tienen. Allí donde haya alguien dedicándose a esa tarea veré siempre el rostro de un ser amigo. 

De corazón, muchas gracias.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha