Asturias trata de evitar que el repunte de la pandemia colapse su sistema sanitario

El presidente del Principado, Adrián Barbón

Adrián Barbón quiere el confinamiento para Asturias, pero no tiene competencias para hacerlo. Por ello ha lanzado una petición al Ministerio de Sanidad que, de momento, no va a ser atendida. Para doblegar la curva, "no hay otro camino", según el presidente del Principado, que ha comparecido en rueda de prensa este lunes tras la reunión del comité de crisis de la COVID-19: "Es vital para el control de la pandemia".

El ministro Salvador Illa no tardaba en responder a esta petición, descartando decretar confinamientos domiciliarios en los próximos días y confiando en que con las medidas incluidas en el nuevo estado de alarma se podrá controlar la evolución de la pandemia. 

La situación en el Principado es crítica y Barbón no quiere esperar más. Asturias hace semanas que dejó de ser la excepción en cuanto a contención de la pandemia para encontrarse ahora misma en el peor escenario posible. Además de la petición de confinamiento, el presidente autonómico ha anunciado esta mañana el cierre de toda actividad económica no esencial y ha adelantado el toque de queda a las 22.00h. Estas medidas tendrán una duración de 15 días y entrarán en vigor desde el miércoles para contener la segunda ola epidémica. "La mayor garantía ahora es evitar el colapso sanitario", ha añadido Barbón.

Un sistema sanitario al límite

Asturias se encuentra ahora en el nivel de alerta 4 de la pandemia, con una incidencia acumulada de 421 casos por cada 100.000 habitantes, con Gijón (756 casos) como el principal foco de contagios. Ayer, la Consejería de Salud confirmaba 282 nuevos casos y una tasa de positividad de 6,15%, tras haberse realizado 4.578 pruebas PCR. "Queríamos esperar una semana más para observar cómo afectaban las medidas tomadas (cierre perimetral y toque de queda) a la incidencia del virus", explica el director de Salud Pública del Principado, Rafael Cofiño. "Sin embargo, los indicadores asistenciales aumentaron y el riesgo se volvió muy alto".

Lo que más preocupa ahora mismo es "la sobrecarga del sistema asistencial", en palabras de la gerente del Servicio de Salud Pública (SESPA), Concepción Saavedra. La ocupación media de hospitales de Asturias ha ascendido al 66%, si bien en las ciudades supera el 80%, según ha compartido al gerente.

"Estamos preparados y vamos a responder a esa llegada. Para ello hemos hecho una reorganización de recursos asistenciales y humanos", ha añadido Saavedra. De esta manera el SESPA se ha armado contra el virus con un plan de contingencia, o de respuesta rápida, elaborado en agosto además del aumento de la contratación de personal sanitario (1.700 profesionales más que en 2019). Se ha puesto en marcha la preparación del hospital de campaña H144 en el recinto ferial de Gijón, que se había dispuesto para la primera ola y nunca se utilizó. Su apertura se prevé para el 9 de noviembre. 

Los hospitales periféricos ayudarán a lidiar con la presión de los del centro de la región, especialmente centrada en las UCIs. Saavedra ha comunicado que ya están coordinando las acciones con los hospitales de Arriondas, Cangas de Narcea y Jarrio, además de con otros centros de la sanidad privada. "Ahora pedimos a la población que haga un uso adecuado de los recursos sanitarios. Que sigan nuestras recomendaciones, individual y colectivamente", ha concluido la gerente del SESPA.

Además de la presión asistencial, a las autoridades sanitarias preocupa la incidencia del virus en las personas mayores de 65 años en la comunidad más envejecida de España. La tasa de afección en este grupo ha aumentado a 554 en Asturias, con Gijón (588 casos) con la mayor incidencia. Rafael Cofiño ha recordado que este segmento de la población es el que presenta mayor morbilidad por la COVID-19.

No habrá confinamiento (por ahora)

"El Principado pide un confinamiento aperturista", así lo explicaba este lunes el director de Salud Pública de Asturias en relación a esta medida que sería similar a la fase 1 de la desescalada. Limitaría la movilidad y podría incluir franjas para salir a pasear o hacer deporte. De momento, no habrá confinamiento, pero, ¿qué se puede hacer en Asturias a partir del miércoles?

Se ha suspendido toda actividad comercial no esencial, así como la educación universitaria presencial. Se mantiene la actividad educativa (de 0 a 3 años, en primaria, secundaria, bachillerato, formación profesional y artísticas) con el cumplimiento de los protocolos vigentes.

De esta manera solo podrán seguir abiertos comercios como supermercados, tiendas de primera necesidad, centros sanitarios, quioscos, gasolineras, talleres mecánicos, estancos, tintorerías, peluquerías y tiendas de productos tecnológicos, además del comercio por internet y la comida a domicilio.

"El gobierno va a tomar todas las medidas posibles para reducir el nivel de contagios, controlar la situación y salvar vidas, en definitiva" ha comentado Barbón. Estas restricciones anunciadas esta mañana por el presidente Adrián Barbón se suman al adelanto de la hora del toque de queda (de las 00.00h a las 22.00h).

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats