Génova cede y proclama la "libertad" de Moreno mientras se recrudece la guerra con Ayuso

El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, interviene en el XVI Congreso del PP Andaluz.

Toda filtración periodística tiene un objetivo. Y si el objetivo del audio publicado el martes, y que ponía en duda las verdaderas intenciones negociadoras del presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, era empujarle a adelantar las elecciones y matar a su vicepresidente y líder de Ciudadanos, Juan Marín, se puede decir que la operación ha sido un fiasco. Al menos de momento. El líder del PP andaluz ha recibido el plácet de la dirección estatal, en público y en privado, para que convoque a las urnas cuando él quiera. Un permiso que, en realidad, no necesitaba. No solo porque la potestad es suya, y solo suya. Sino porque hace ya hace tiempo que el líder andaluz había dejado claro que era lo que pensaba hacer, pese a las presiones de la dirección de Pablo Casado para convocar a los andaluces a las urnas a la vuelta del pasado verano, para intentar tapar el éxito de Isabel Díaz Ayuso. Una presión que había aumentado en los últimos días a cuenta de las declaraciones filtradas de Marín.

Moreno exige a Casado y a Ayuso acabar con los "enredos estériles de partido" y pacificar el PP antes de las andaluzas

Moreno busca pacificar el PP y su pulso con Casado antes de las andaluzas: "Basta de enredos estériles de partido"

Pero una nueva irrupción de Ayuso para convertirse en protagonista donde era una invitada ha obligado a la dirección nacional a verbalizar que Moreno "es libre" de hacer y deshacer en su territorio. Lo primero que hizo el líder andaluz fue blindar a Marín en su puesto, y con él la alianza con Ciudadanos. Lo segundo, lanzar un mensaje sobre el que caben pocas interpretaciones: "Dejémonos de enredos estériles que no interesan a nadie".

"Eres y has sido siempre una persona libre", le dijo este sábado el secretario general, Teodoro García Egea, en la segunda jornada del XVI congreso autonómico, que ha reelegido a Moreno para un tercer mandato al frente del partido. Génova desembarcó en Granada con una delegación con mucho mensaje interno para contestar a Ayuso. Al número dos de Casado le acompañaron la secretaria general del PP de Madrid, Ana Camins, una de las principales piezas de la dirección nacional en el tablero madrileño, donde se libra una batalla encarnizada y que ya nadie oculta sus similitudes con lo ocurrido entre Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre en 2008.

"Quieren alterar las cosas", aseguran fuentes de la dirección nacional a elDiario.es en referencia a Ayuso y los suyos, "un PP que representa a poca gente", añaden las mismas fuentes, que zanjan: "Casado está tranquilo, el rumbo se va a mantener". Dos ideas que sobrevuelan la sede nacional del PP en Génova desde que estallara la guerra con Ayuso, quien ha recibido desde el primero momento el apoyo de Aguirre y de Cayetana Álvarez de Toledo.

Junto a Camins también llegó Ángel Carromero, expupilo de Aguirre que ahora trabaja para el alcalde de la capital y contrapeso de Ayuso, José Luis Martínez Almeida. Y hubo un tercer nombre, esta vez como compromisario por Sevilla: Fran Hervías, ex secretario de Organización del Ciudadanos de Albert Rivera, hoy trabajador del PP con despacho en Génova y enemigo declarado de su antiguo partido, al que quiere fagocitar para su nuevo jefe.

A él se dirigieron todas las miradas cuando el pasado martes la Cadena Ser publicó el audio en el que Juan Marín decía, en una reunión a puerta cerrada, que "sería estúpido presentar un Presupuesto en año electoral". El vicepresidente no tenía dudas de que su excompañero estaba detrás de la filtración, lo que suponía señalar a Génova, donde trabaja ahora. Pero Hervías, y sus jefes, han negado cualquier relación con el audio. "Yo no he sido", se afanaba en decir el señalado a cualquiera que le preguntara. Lo mismo ha asegurado en privado cuando le han preguntado al respecto en la dirección nacional, según fuentes consultadas por elDiario.es.

Nadie quiere hacerse responsable de una filtración que ha sentado mal, muy mal, en el PP de Andalucía, y que ha desviado el foco del encumbramiento de Moreno. Y ya han comenzado las maniobras de distracción. "¿A quién beneficia la filtración?", despejaban dirigentes del partido en diferentes conversaciones durante el fin de semana. "Al PSOE", añadían inmediatamente. Las palabras de Marín han servido de excusa, dicen desde el Ejecutivo andaluz, para que los socialistas se hayan levantado de la mesa de negociación de los Presupuestos de 2022. Unas cuentas que Moreno ya veía difícil sacar adelante, después de tres ejercicios aprobados con el apoyo de la ultraderecha, y que ahora ya se dan por imposibles tras las enmiendas a la totalidad presentadas por todos los grupos de la oposición, además de por Vox.

García Egea: "Has puesto Andalucía por encima del PP"

Este domingo clausurará el congreso andaluz el líder del partido, Pablo Casado. Pero antes quiso apagar el fuego su número dos, Teodoro García Egea, quien aprovechó además para responder a Ayuso. "Juanma, eres y has sido siempre una persona libre. Has puesto Andalucía por encima del PP. Por eso no tenemos que venir de fuera ninguno a decirte lo que tienes o no que hacer. Eres libre y siempre has puesto a Andalucía por encima incluso del PP".

Ese "no tenemos que venir de fuera ninguno a decirte lo que tienes o no que hacer" tenía un destinatario directo en la presidenta madrileña, quien el viernes dijo a Moreno: "Te quiero recomendar que vueles libre, que tomes tus propias decisiones" y que "solo se desgasta quien se comporta como una marioneta, quien no es valiente y quien no tiene las ideas claras sin un rumbo fijo". Todo leído de sus fichas, para que a nadie le quepa duda de que dice lo que quiere decir, que no es un lapsus.

El anfitrión también quiso ser claro. Antes de ser reelegido para un tercer mandato tomó la palabra en su congreso y mostró su hartazgo por una guerra interna dentro de los límites de la m50. No es la primera vez que los barones del PP reclaman a Casado y Ayuso que dejen de pelearse. A principios de mes les reclamaron a ambos "sensatez e inteligencia". Pero no parece que el mensaje haya llegado a destino.

Moreno aprovechó este sábado su largo discurso como candidato (único) a liderar el PP andaluz para dar un golpe en la mesa. Para clamar por una solución definitiva a una guerra que amenaza con prolongarse meses. "El PP ha alcanzado éxitos muy importantes. Y los ha alcanzado siempre que ha estado unido" y no cuando se ha "distraído en asuntos internos que ni entienden los ciudadanos ni les importan". "Cuando hemos empujado todos juntos el PP ha llegado muy lejos", apuntó. Y siguió: "Dejémonos de enredos estériles que no interesan a nadie. Centrémonos en lo importante: los andaluces y cambiar el pésimo Gobierno de Pedro Sánchez en España. Ese es el objetivo. !Solo ese es el objetivo. Solo. Solo!".

Moreno zanjó, como quien remacha un clavo que ya no puede entrar más en la madera: "Ese es el camino. El camino de la unidad, la unidad, la unidad". Está por ver que el mensaje, cristalino, del líder del partido que más afiliados aporta al PP, un detalle que también señaló en su discurso, llegue a los destinatarios. Y destinatarias.

Etiquetas
Publicado el
20 de noviembre de 2021 - 21:59 h

Descubre nuestras apps

stats