Pedro Sánchez apela a la unión de los votantes de izquierdas en torno al PSOE para desbancar al PP

Pedro Sánchez dice a los votantes de izquierda que "no es hora de dividirse sino de unirnos"

“Qué ganas tenéis de ganar a la derecha”, ha arrancado Pedro Sánchez su intervención en el mitin de cierre de campaña celebrado en Madrid al que han asistido algo más de un millar de personas. Reivindicar al PSOE como la única fuerza capaz de desbancar a la derecha ha sido una de las ideas más repetidas por el secretario general en esta campaña, que servirá en clave interna para medir las posibilidades de Sánchez ante las primarias que pueden convertirle en candidato a La Moncloa.

Esperanza Aguirre y su marido ingresaron un cheque de cinco millones de euros cuando ella era presidenta

Esperanza Aguirre y su marido ingresaron un cheque de cinco millones de euros cuando ella era presidenta

E, ha exclamado Sánchez que ha recuperado la apelación al voto útil para el PSOE que tradicionalmente ha sido efectiva para los resultados de los socialistas. “Solo nosotros podemos hacerlo”, ha insistido en referencia a  vencer a los conservadores. El “cambio seguro” es otro de los mensajes principales de los socialistas, que se reivindican frente a las formaciones emergentes. Pero para hacerlo han tenido que admitir los errores que han cometido.

“Hoy el PSOE es un partido mejor porque ha aprendido de sus errores –ha reconocido Sánchez-. No olvidará que es un partido de izquierdas para hacer gobiernos de izquierdas y políticas de izquierdas”, ha prometido en un intento por recuperar esa parte del voto que se les ha escapado tras los años de Gobierno en los que acometieron duros recortes.

Sánchez se ha mostrado seguro de que el cambio en Madrid acabara en noviembre con una victoria frente a Mariano Rajoy. Centrado en esa idea, durante la campaña ha dejado a un lado a Podemos. En Ferraz están convencidos de que el partido de Pablo Iglesias se está perdiendo fuelle. Además, han asumido que va a ser un actor clave en muchas comunidades, como sucede en Andalucía, si los socialistas quieren desbancar al PP. Por eso en menos de nueve meses ha limado su discurso: del “nunca pactaré con el populismo” ha pasado a no hacer ascos a los de Iglesias.

Por ese mismo motivo tampoco ha cargado en exceso contra Ciudadanos, a quien podrán tantear en algunas regiones en contra de los de Mariano Rajoy. El mensaje de algunos históricos dirigentes como Felipe González o Alfredo Pérez Rubalcaba es que a partir de ahora los socialistas pelearán con el PP por el primer puesto y el partido de Albert Rivera y Podemos se disputarán el tercero y el cuarto.

Los comicios del 24 de mayo servirán, además, como termómetro en clave interna. El cuestionado liderazgo de Sánchez depende en gran parte del resultado global que obtenga el PSOE. El secretario general se ha volcado en esta campaña de municipales y autonómicas con más de 25.000 kilómetros recorridos y un total de 107 actos celebrados que le han servido también para tomar el pulso a los militantes, aunque tiene claro que concurrirá a las primarias pase lo que pase.

Gabilondo pone al público en pie

El resultado en Madrid es especialmente importante para Ferraz tras la decisión de descabalgar a Tomás Gómez y defender la candidatura de Ángel Gabilondo para la Comunidad. A juzgar por la respuesta de los simpatizantes presentes en el cierre de campaña la jugada ha salido bien. Gabilondo ha sido al orador que más veces han interrumpido con aplausos y el único que ha conseguido poner al público en pie en mitad de su intervención.

“Dije que sí el 22 de febrero entre incertidumbres –ha recordado el exministro-. Ese sí entonces estaba plagado de convicciones”. “Han pasado unos meses y hoy las tengo más fortalecidas: yo lo que quiero es cambiar el gobierno de Madrid”, ha expresado en contrincante de Cristina Cifuentes.

“No es presentable vivir en una comunidad con tantas oportunidades y que tenga tantas dificultades”, ha expresado Gabilondo. “Madrid va a ir a mejor, pero depende de lo que votemos”, ha expresado el exministro. “Si yo me presento es para ganar. No me gusta lo que pasa en educación, en sanidad, en políticas sociales ytengo la obligación de merecer la confianza y aglutinar una mayoría de progreso y de gobernar para todos”, ha continuado el exministro que ha ironizado y hablado de Séneca y Kant en el mismo discurso en el que ha conseguido despertar la risa de los asistentes y ponerles en pie al grito de “presidente, presidente”.

“Todos los que estáis aquí, estáis como yo, abochornados por tanta operación, por tanta trama; pero no vamos a perder ni un minuto en eso –ha continuado-. Lo que voy a hacer es convocaros no solo para cambiar el Gobierno de Madrid sino las políticas de Madrid, hay que gobernar de otra forma”. “Desengañémonos, no es el fin del bipartidismo, lo que parece que quieren es poner otro bipartidismo que es el de los emergentes”, ha finalizado el aspirante del PSOE, que ha apelado a la honestidad en la política.

“Dejar atrás la correa de Esperanza Aguirre”

A esa misma honestidad y “decencia” se ha referido Sánchez al presentar al tique que el PSOE presenta en Madrid. “Os convoco para que dejemos atrás palabras como cohecho, trafico de influencias, financiación irregular”, ha enumerado el líder socialista “Estamos convocados a liberarnos de la correa de la Gürtel, de la correa de Aguirre”.

Contra la aspirante del PP a la alcaldía de Madrid ha arremetido Antonio Miguel Carmona, que se ha referido a ella como “una cazatalentos” con “poca pericia”: “Empezamos la campaña con la información de que Granados tenía al menos once millones de euros en Suiza y terminamos la campaña con un ingreso de cinco millones de euros en una cuenta corriente que tiene que justificar”, ha señalado sobre la información que ha publicado eldiario.es. “Mientras nosotros llevamos funcionarios especializados en la lucha anticorrupción en nuestras listas ellos llevan corruptos”, ha enfatizado.

Etiquetas
Publicado el
22 de mayo de 2015 - 22:22 h

Descubre nuestras apps

stats