PSOE y ERC tratan de salvar el último rifirrafe en la recta final de la negociación

Los equipos negociadores de PSOE y ERC en su reunión en Barcelona el pasado 10 de diciembre.

PSOE y ERC han tratado este miércoles de apaciguar los ánimos tras el último –y probablemente más importante– rifirrafe que han tenido desde que comenzaron las negociaciones hace cerca de tres semanas. La publicación en eldiario.es de los detalles del acuerdo que ambas formaciones están ultimando provocó un enorme malestar en ambas formaciones y la tensión se elevó tras unas declaraciones del secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, en las que reconocía que el pacto está "más cerca" y se mostraba convencido de que ERC renuncia a la vía unilateral en el marco del posterior diálogo entre gobiernos. 

PSOE y ERC ultiman el acuerdo de investidura con una mesa entre Gobiernos más allá de la que fija el Estatut

PSOE y ERC ultiman el acuerdo de investidura con una mesa entre Gobiernos más allá de la que fija el Estatut

La noticia adelantada por esta redacción en la noche del martes generó vértigo en los dos partidos, que llegaron a temer que la negociación pudiera descarrilar. No obstante, la interlocución continuó durante todo el día. "Seguimos trabajando", aseguran en los equipos negociadores tras los momentos de convulsión. 

A primera hora de la mañana, Pedro Sánchez convocó a su núcleo duro en el Palacio de la Moncloa. Su número dos, Adriana Lastra, abandonó el Congreso a pesar de que tenía una cita con Teruel Existe en el marco de las negociaciones de la investidura. También asistió la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Ábalos estaba citado pero tenía un acto en el Ministerio de Fomento. Fuentes socialistas enmarcan dicho encuentro en la normalidad: "Nada de importancia, más allá de la coordinación de lo que estamos haciendo y es público para negociar la investidura". El presidente en funciones había trasladado optimismo sobre la gobernabilidad a los jefes de ejecutivos autonómicos a los que llamó a lo largo del martes. 

La exclusiva de eldiario.es sobre lo avanzada que está la negociación que presagia una investidura inminente y las cesiones que han hecho ambas partes ha resucitado los recelos entre dos formaciones que han vivido importantes desencuentros durante los últimos meses. La afirmación que este miércoles por la mañana hizo el ministro José Luis Ábalos asegurando que ERC había renunciado a defender la unilateralidad enervó a los republicanos, un día después de que eldiario.es hubiera informado de que ambos partidos ultiman el acuerdo de investidura con una mesa entre gobiernos más allá de la que fija el Estatut. La portavoz republicana y miembro del equipo negociador, Marta Vilalta, compareció desde el Parlament y con un tono especialmente áspero exigió a Ábalos que no hable en nombre de Esquerra y al PSOE que evite la "presión". "Aleja el acuerdo", advirtió. 

"Hay sectores del PSOE que están intentado reventar el acuerdo y por eso filtran mentiras para enfadarnos y que rompamos, pero no lo haremos", reaccionó Vilalta. Sin embargo, la portavoz subrayó que su partido no renunciará a "ninguna vía democrática para conseguir la república catalana". Desde las filas de ERC recordaban además que la vía unilateral vuelve a aparecer, como opción posible, en la ponencia política que este sábado debatirán sus bases en el congreso del partido. No obstante, fuentes conocedoras de las conversaciones aseguraron a eldiario.es que la renuncia a la unilateralidad se explicitará en el marco de la negociación entre gobiernos, pese a que no desaparezca del discurso político de ERC. 

Desde el PSOE tratan, además, de rebajar la importancia a las palabras del secretario de Organización y recuerdan que los republicanos han aparcado públicamente la vía unilateral, incluido su líder, Oriol Junqueras

Pese a los reproches contra las palabras de Ábalos, los republicanos han expresado su deseo de continuar avanzando en la negociación, aunque el optimismo de algunos sectores de ERC y del PSOE difiere. "Que no vayan por la vía del chantaje y de la presión sino por el de la negociación", ha reclamado Vilalta. Más allá del emplazamiento a seguir viéndose, ERC cree que el calendario hace "muy complicado" alcanzar un acuerdo para una investidura antes del inicio de 2020.

En las filas del PSOE evitan presionar públicamente con la fecha de la investidura y aseguran que no se puede descartar ningún escenario, tampoco el de un acuerdo inminente que active la vía rápida para que Sánchez sea investido con mayoría simple en una segunda votación el 30 de diciembre ni que se retrase a comienzos del próximo año. "El objetivo es que sea cuanto antes. Si cogemos lo que hay, hay que ser optimistas porque se sigue trabajando", señalan fuentes socialistas, que reconocen que la llamada de atención desde Barcelona es "fruto de la tensión" que genera esta negociación.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats