Sánchez y Torra acuerdan reunirse tras la formación del Gobierno para "retomar el diálogo" y "arreglar el conflicto político"

Sánchez y Torra durante su reunión en Pedralbes de hace más de un año.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el president de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, han mantenido esta mañana una conversación telefónica de siete minutos en la que, según han informado ambas partes, "han abordado la situación política actual". Los mandatarios han quedado en reunirse cuando Sánchez haya formado su Gobierno. Ese encuentro es una condición previa de Torra para aceptar la mesa de gobiernos que pactaron PSOE y ERC en las negociaciones de la investidura.

Moncloa examina el historial del futuro Gobierno para evitar casos como los de Màxim Huerta o Carmen Montón

Moncloa examina el historial del futuro Gobierno para evitar casos como los de Màxim Huerta o Carmen Montón

La conversación, que ha tenido lugar a las 09:30 horas, ha sido "cordial en todo momento", según fuentes de Moncloa. "Ambos han acordado mantener una reunión tras la formación del Gobierno de España, aunque no han concretado todavía si el encuentro se producirá en Madrid o en Barcelona", explican desde el Ejecutivo.

"El presidente Sánchez ha trasladado al president Torra que por un lado, quiere recomenzar y retomar el diálogo y por otro, tiene la voluntad sincera de intentar arreglar el conflicto político en Catalunya", añade Moncloa. Durante las negociaciones de los socialistas con ERC, los republicanos catalanes emplazaron al PSOE a que reconociera a Torra como el interlocutor legítimo de la Generalitat después de que Sánchez se negara a cogerle el teléfono durante la campaña electoral bajo el pretexto de que no condenaba la violencia en Catalunya.

Sánchez aceptó esa condición de ERC, aunque camufló la llamada a Torra en una ronda de llamadas a todos los presidentes autonómicos tras recibir el encargo del rey de formar Gobierno. Con la llamada y la reunión, Sánchez quiere dar normalidad a la relación con el jefe del Govern y allanar el camino hacia la negociación entre gobiernos en un momento delicado para Torra, que se enfrenta a su inhabilitación por desobediencia.

El presidente de la Generalitat, que ha cuestionado la mesa de gobiernos que negoció su socio del Govern, se abre ahora a aceptar ese órgano que, en principio, debe empezar a funcionar quince días después de que el Consejo de Ministros esté constituido. Según ha informado la Generalitat en otro comunicado, para Torra la reunión deberá "servir para encauzar la mesa de negociación".

Algunos socialistas ven en la intención de Sánchez de retrasar la formación de Gobierno precisamente una forma de ganar tiempo si el Tribunal Supremo se pronuncia sobre el futuro de Torra por el plazo de 15 días que se dieron PSOE y ERC para que se pusiera en marcha la mesa de negociación. No obstante, desde Moncloa aseguran que el presidente "necesita tiempo" para cerrar los flecos del nuevo gabinete.

Etiquetas
Publicado el
9 de enero de 2020 - 10:34 h

Descubre nuestras apps

stats