eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Biblioteca Nacional está guardando memes por su valor documental para el futuro

Hablamos con Mar Pérez Morillo, responsable del equipo que se dedica a preservar el patrimonio documental español en Internet

"Lo que nos parece hoy una información poco trascendente puede ser objeto de investigación en el futuro", comenta Morillo

En un mundo con cada vez menos libros, los archivos públicos tienen en Internet un nuevo campo de trabajo

- PUBLICIDAD -
Uno de los memes que la Biblioteca Nacional de España archivó a raíz de los atentados de Barcelona

Uno de los memes que la Biblioteca Nacional de España archivó a raíz de los atentados de Barcelona

Internet ha desbordado la producción cultural, intelectual y social. Pero, ¿qué hacemos con todo eso que producimos? Ni siquiera nos cabe en el movil las fotos que hacemos, ¿cómo vamos a guardar ese meme gracioso que hemos visto en Facebook, por mucha gracia que nos haga?

Las herramientas para crear contenido también se multiplican y podemos hasta hacer  un largometraje exclusivamente con un teléfono móvil. Bien, pero ¿alguien se preocupa por preservar todos esos contenidos para que no acaben en una papelera de reciclaje cuando hay que hacer sitio para las fotos de verano? Hay personas que sí. Una de ellas es Mar Pérez Morillo.

Comenzó a trabajar en la web de la Biblioteca Nacional y a llevar las redes sociales de la institución. En 2009 recibió el encargo de empezar a "preservar el patrimonio documental" de Internet en España. "Poco a poco la tarea fue creciendo y desde hace 3 años me ocupo sólo de esto".

Copiar Internet no parece cosa fácil. "La Biblioteca no tenía recursos ni experiencia para recolectar la web española, así que ingresamos en el Consorcio Internacional para la Preservación de Internet (IIPC) y contratamos con Internet Archive, la organización pionera en el mundo en archivado web, las primeras recolecciones masivas del dominio .es".

Desde 2014, y gracias a un convenio con Red.es, la BNE cuenta con recursos propios con infraestructura propia y un pequeño equipo de personas. "El sistema que usamos se llama  NetarchiveSuite y es un paquete de software de código abierto desarrollado por la Biblioteca Real de Dinamarca y que utilizan para el mismo propósito las bibliotecas nacionales de Francia, Austria y Suecia".

Lo que sucede es que el patrimonio inmaterial que genera Internet está sujeto a debate en cuánto a su conservación. Muchos de los contenidos digitales que se generan están en plataformas privadas. Esto hace que, por un lado, cada plataforma diseñe una serie de condiciones que generan un sesgo sobre qué puede o no publicarse en ellas. Free the Nipple sería un ejemplo conocido de las restricciones de Instagram para enseñar pezones. Por otro lado, desgraciadamente las empresas quiebran o cambian su política y como pasara en el caso de Blip.TV, un sitio web que nació casi al mismo tiempo que Youtube y que durante años fue un lugar para que los creadores audiovisuales compartieran sus trabajos. Una vez que el sitio web cerró, la plataforma envió un comunicado a los creadores para que descargaran sus contenidos. Los borraron todos.


Parece evidente pensar que alguien con una perspectiva de servicio público se preocupe por preservar contenidos web. Pérez Morillo lo tiene claro: las bibliotecas tienen que hacerse cargo. "Las bibliotecas han guardado a lo largo de su ya larguísima historia documentos de todo tipo, sobre variados soportes y de distinto contenido, lo que ha servido para tener una imagen de la sociedad, la historia y la cultura de cada momento. Precisamente el carácter efímero de la información en internet da más valor a su archivado. Es imposible guardarlo todo, desde luego, pero cuanto más seamos capaces de guardar más fidedigna será la imagen que podamos ofrecer en el futuro de cómo era nuestro mundo de hoy".

La pregunta es, ¿cómo y quién decide qué merece ser la pena guardado? La BNE cuenta con un sistema mixto: una parte está automatizada y otra la realizan profesionales de la documentación. "La recolección de contenidos que están libremente accesibles en internet se hace con un software específico que rastrea la web como si fuese un usuario que navega por las distintas páginas. Ese software/robot rastrea y guarda todo lo que se va encontrando de acuerdo con una configuración previamente establecida en cuanto a URL de las que parte, profundidad hasta la que llega, frecuencia de rastreo, etc. Combinamos recolecciones masivas del dominio .es (anuales), en las que no se discrimina lo que se guarda porque se incluye toda la lista de dominios .es sin restricciones (más de 1.900.000 dominios este año), y recolecciones selectivas a propósito de un tema (Música y Audiovisuales, por ejemplo), un evento (los atentados de Cataluña) o una comunidad autónoma. Estas recolecciones selectivas llevan una gestión más minuciosa por parte de lo que llamamos conservadores web, que son documentalistas que seleccionan el contenido pertinente para ser guardado en el marco de un tema o evento".

Las bibliotecas siempre han sido lugares respetables. Un lugar donde se guarda conocimiento lo suele ser. La visión que solemos tener de ellas como usuarios suele ser: necesitamos un libro, nos lo llevamos, lo leemos y lo devolvemos. Sin embargo, la biblioteca como concepto cumple una labor casi antropológica y no solo se han preocupado por guardar lo que era valioso en un determinado momento, sino aquello que se aún considerándose intrascendente podría tener un valor  en el futuro que hoy somos incapaces de ver. Ahí se enmarcan los memes. "Una parte importante de las colecciones que guardan y preservan las bibliotecas lo constituye lo que conocemos como " ephemera", en donde caben documentos de lo más variopinto y que, en el momento de recogerse, podrían parecer de importancia menor, como envoltorios de caramelos, carnés de baile del Romanticismo, carteles de fiestas populares o recordatorios de comunión. Con el paso del tiempo y la caída en desuso de este tipo de documentos, su testimonio de determinados comportamientos sociales y culturales se va haciendo cada vez más valioso como fuente de investigación. Ese es el mismo papel que creemos desempeñarán en un futuro los archivos web. Por eso, sí que es un acto consciente el archivado de estos contenidos: el mercado digital, cómo se difunde la información en las redes sociales, el marketing, los memes a propósito de casi todo… Lo que nos parece hoy una información menos trascendente será objeto de investigación en el futuro".

Las personas responsables de llevar esta tarea son bibliotecarios documentalistas que se especializan en gestión de la información y selección de recursos. Aunque Pérez Morillo reconoce que "no existen criterios normalizados para ello en ninguna de las instituciones que se dedican a esto en el mundo", intentan que la recolección de contenidos sea lo más plural posible. "Procuramos que la cobertura sea global, desde todos los puntos de vista que conozcamos y para recoger todo tipo de opiniones, como de tipo de documentos (blogs, cuentas de Twitter, información oficial, noticias, estudios, repercusiones internacionales, etc.). Cada tema tiene un proceso un poco diferente a la hora de crear la colección". Por ejemplo, en temas complejos se agudiza esta labor. Pérez Morillo pone como ejemplo los atentados de Barcelona del verano pasado. "En esa recolección, además del factor urgencia y de lo efímera que es toda la información que se va produciendo y siendo sustituida por otra más actualizada, hay que mirar de una forma mucho más amplia para intentar encontrar todas las facetas de la información, sea en blogs personales, en las cuentas de Twitter de las fuerzas de seguridad del Estado o en la prensa".

De hecho, para Pérez Morillo el caso del atentado de Barcelona es especialmente interesante con respecto a la cantidad de memes que se generaron. "Es muy llamativo (y diría que muy propio de España) que sacamos punta y chistes de todo, hasta de lo más terrible como puede ser un atentado terrible como el de Cataluña". Los memes se producen de casi todos los temas, pero en especial de política. "Tenemos memes en muchas colecciones, pero especialmente en las de "Política nacional", "Política catalana" y "Atentados en Cataluña". En general, todos los procesos electorales (y en consecuencia las colecciones web que generan) producen también bastantes memes, como famosos lapsus de políticos, a los que tanta punta se les ha sacado. Efectivamente responden a una práctica comunicativa muy propia de este momento y reflejan la viralidad de ciertos contenidos, especialmente humorísticos".

Pérez Morillo se imagina el futuro de las bibliotecas como una herramienta indispensable para entender mañana lo que está pasando hoy: "Me gustaría que toda la sociedad tome conciencia de que preservar toda esa información que nos refleja hoy es un poco cosa de todos. Y que en particular los bibliotecarios, que tradicionalmente han mirado mucho al pasado, tengan claro que, para que el investigador del futuro pueda bucear en su patrimonio del pasado, ese patrimonio es el que tenemos que preservar ahora, que aún está vivo en la red".

Puedes seguir a la BNE en su  cuenta de Facebook (donde son la Biblioteca con más seguidores del mundo) y en Twitter. En ambos lugares llevan a cabo una magnífica labor de difusión y generan una esperanza con respecto al uso ejemplar de los servicios públicos adaptados a su tiempo. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha