Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Los cuervos que dieron marcha atrás a la evolución

Imagen de De Rackham, Arthur: “Some British Ballads” (1919), Dominio público.

La especiación, el proceso por el que una especie biológica se divide en dos diferentes, es el proceso básico en biología evolutiva; comprender cómo se produce es vital para entender la riqueza del mundo natural y la base de la teoría de la evolución por selección natural.

Todos los seres vivos que conocemos han especiado separándose de otros seres vivos. Pero ahora estamos descubriendo que en raras ocasiones puede producirse el fenómeno contrario: dos especies cercanas pero separadas que vuelven a fundirse en una sola.

En un reciente artículo se ha estudiado el caso de los cuervos de norteamérica, que según un análisis genético han formado dos especies diferentes sin cruzarse entre ellos durante al menos un millón de años (quizá dos) para mucho más recientemente volver a fusionarse en una población biológica única. Una situación singular.

Los cuervos del área suroeste de norteamérica (apodados ‘California’) son diferentes a los demás (conocidos como ‘Holárticos’), y las distancias genéticas entre ellos indican un largo periodo de evolución diferenciada.

Pero desde hace poco en términos evolutivos (decenas de miles de años quizá), vuelven a cruzarse entre ellos de tal modo que ahora se les puede volver a considerar una especie única.

Sólo un pequeño subgrupo de los ‘California’ denominados ‘Chihuahua’ quedan fuera de este proceso y por tanto siguen siendo una especie aparte.

El proceso de reintegración puede haber ocurrido en otras muchas especies próximas, quizá incluso entre antepasados de la Humanidad, que estamos descubriendo que formaron muchas poblaciones diferentes durante el Pleistoceno que tal vez hayan sufrido este proceso de separación, diferenciación y reintegración en una única población reproductiva.

La naturaleza, como siempre, nos sorprende: a veces incluso algo tan decisivo como la especiación no es irreversible.

Imagen de De Rackham, Arthur: “Some British Ballads” (1919), Dominio público.

Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Etiquetas
Publicado el
28 de mayo de 2018 - 19:46 h

Descubre nuestras apps

stats