La portada de mañana
Acceder
Feijóo evita el enfrentamiento con Abascal tras la ruptura parcial de PP y Vox
Begoña Gómez vuelve a declarar entre dudas sobre su trabajo en la Complutense
OPINIÓN | 'Aquellos, los que les enterraron en vida', por Esther Palomera

El exabogado de María León lamenta que la actriz sufre un “exceso de presunción de culpabilidad” y de “juicio paralelo”

Los hechos que se le imputan a María León ocurrieron en octubre de 2022.

SevillaelDiario.es

4

El abogado sevillano José Antonio Sires, quien participó en la defensa de María León en los primeros compases de la causa incoada en su contra por presuntos delitos de atentado y lesiones por agredir presuntamente a una agente de la Policía Local, que habría tenido lugar en el marco de su detención por un incidente nocturno, considera que la actriz está sufriendo un “exceso de presunción de culpabilidad”. Asimismo, considera que es un caso en el que “se da más pábulo a la versión de un policía, solo por serlo, puede abrir un camino poco garantista” para el futuro. León, por su parte, niega lo ocurrido y asegura que fue “víctima de un abuso policial”.

En un comunicado, el letrado de Sires Abogados, tras analizar un caso que estudió hasta que se produjo el cambio en la defensa, ha considerado que la instrucción (desplegada por el Juzgado de Instrucción número 18 de Sevilla) “resulta técnicamente insatisfactoria, quizás por exceso de presunción de culpabilidad de María León, y de contundencia de indicios incriminatorios no puestos con contradicción”. Una situación que ocurre tal vez por la “presunción de veracidad de la versión policial frente a la de una 'ciudadana', lo que, a la larga, ”podría abrir un camino poco garantista para futuros caso similares, mediáticos y no mediáticos“.

Después de que el pasado mes de mayo la Audiencia de Sevilla ratificase la decisión del juzgado de continuar por el trámite del procedimiento abreviado las diligencias incoadas contra la actriz por los citados presuntos delitos, este abogado avisa de que “la instrucción ha dado lugar a muchas cosas, pero sin duda a una intromisión continuada en el derecho al honor y a la intimidad personal y familiar a la que ha sido sometida María desde varios flancos”. De esto ya se advirtió inicialmente a la jueza instructora, que hizo “caso omiso y nunca llegó a dar respuesta a las peticiones que por parte de la defensa se solicitaron”, sin “explicación lógica a aquel silencio”.

“Cacería mediática”

“María fue objeto de una cacería mediática y un ataque furibundo en todos los planos, personal y profesional, con un coste devastador moral” desproporcionado “para una persona en su situación, acusada de delitos tan graves y sometida a una posible condena penal que estaba por llegar”. Ha recordado que todos los medios nacionales se hicieron eco de su detención y procesamiento, “y en todo caso esto afectó a la dimensión extraprocesal de la presunción de inocencia”.

En ese sentido, mientras la jueza instructora ve indicios de la comisión de los delitos a raíz del atestado de la propia Policía Local y la declaración que prestaron los agentes involucrados en la causa, el abogado José Antonio Sires reconoce “la legitimidad informativa” y el derecho de comunicar y recibir libremente información veraz. Eso sí, en paralelo avisa de que tiene la percepción de que “que María salió ya con su sentencia condenatoria aquel 2 de octubre de 2022”, cuando dejó los juzgados la mañana posterior a la noche de su detención.

El letrado entiende así que el “juicio paralelo dotado de informaciones por parte de los medios ha llevado a los ciudadanos a crearse estados de opinión erróneos sobre la culpabilidad o inocencia de María”. Unos estados de opinión que llevan a la opinión pública “a dictar una sentencia condenatoria antes de celebrarse el juicio al que tenemos derecho cualquier persona”.

Etiquetas
stats