La portada de mañana
Acceder
¿Y si no fuera Harris? Otros candidatos demócratas para sustituir a Biden
Ni un solo día sin incidencias en Cercanías Madrid: los retrasos se triplican
No ha sido una sorpresa, pero estamos en terreno desconocido, por Pérez Royo

Homenaje al presidente sevillano de una II República que se colará en el debate del pleno municipal

Ofrenda floral realizada por el gobierno municipal en la tumba de Diego Martínez Barrio.

Antonio Morente

0

“Vamos a luchar por la III República, porque sola no va a venir”. La improvisada petición de la asistente al sencillo acto en el que se honraba al que fuera presidente (interino, pero presidente al fin y al cabo) de la II República, Diego Martínez Barrio, resumía las dos almas que este 14 de abril convivían en el cementerio sevillano de San Fernando. Por un lado teníamos las proclamas republicanas y el recuerdo a las víctimas de la represión franquista, mientras que por otro tenía lugar la ofrenda floral del Ayuntamiento hispalense al propio Martínez Barrio, la primera vez que el Consistorio asumía directamente la convocatoria de este pequeño homenaje.

Eso se comentó sobre el terreno, porque luego el gobierno municipal señaló en una nota que lo que había hecho era conmemorar el 90 aniversario de la II República de España, que por cierto la semana que viene se colará en el pleno con una propuesta presentada por Adelante Sevilla para debatir sobre monarquía o república. Sea como sea, lo cierto es que la jornada fue movida en el camposanto, con este acto municipal por un lado, otro organizado por el PSOE y un tercero, el que reunió a más participantes, impulsado por entidades como Andalucía Republicana, Encuentro Estatal por la República y Sevilla por la República. 

Actividad en la fosa de Pico Reja

Y allí, al fondo a la izquierda, a pocos metros de donde la comitiva republicana hizo su primera parada para desgranar los versos con los que Antonio Machado lloró la muerte de Federico García Lorca (“sangre en la frente y plomo en las entrañas”), continuaban los trabajos en la fosa común de Pico Reja, una de las más grandes de España y cuyas cifras no dejan de crecer: hasta marzo se han localizado restos de 2.561 personas, de las que 359 presentan signos evidentes de haber sido represaliadas. “Salud y República”, les honraron los allí concentrados, que también se animaron con el himno de Riego.

Pero volvamos al acto de Martínez Barrio, junto a la entrada principal del cementerio, el sencillo panteón en el que fue inhumado en 2000, cumpliendo así el deseo que había expresado de descansar en su ciudad natal el que fuese presidente de las Cortes, del Gobierno y de la República, cargo este último que ostentó de manera interina en 1936 y luego en el exilio, entre 1945 y 1962. Habían pasado 38 años desde su fallecimiento en París y de que así lo dejase recogido en su testamento, lo que se consiguió gracias al empeño de la Asociación de Abogados Progresistas.

“La tierra siempre habla”

Fue a la delegada de Hacienda, Sonia Gaya (PSOE), a la que le tocó asumir la representación municipal en su calidad de primera teniente de alcalde. “Ha comenzado una carrera de fondo para devolver verdad, justicia y reparación a las víctimas”, subrayó junto a la tumba del que fuese presidente en el exilio de la II República hasta su muerte en París en 1962. Por cierto, que Gaya se refirió también a los trabajos en Pico Reja, una fosa que se quiso ocultar “pero la tierra siempre habla y la tierra está hablando”.

Tan es así, que se están ampliando los sondeos ante la constatación de la existencia de nuevos restos y ámbitos de trabajo, unas excavaciones que profundizarán hasta los cuatro metros. Cuando se acaba de cumplir el primero de los cuatro años que se invertirán en este proyecto, los responsables del mismo llaman la atención sobre que “se han registrado signos claros de violencia como roturas perimortem y ataduras de muñecas, disposición de los cuerpos sin respeto y posiciones inverosímiles que se extienden más allá del año 1936 y que no se habían contemplado en los estudios previos”. 

El homenaje de la comitiva republicana

Presidida por una gran bandera tricolor, la comitiva republicana recorrió por su parte los enclaves de las distintas fosas comunes repartidas por el camposanto, aunque Pico Reja es el símbolo de todas ellas. Como recuerda el Consistorio, estaba en uso cuando, el 18 de julio de 1936, se produjo el fallido golpe de Estado que derivó en la Guerra Civil. Poco después, el 6 de agosto, el responsable del cementerio advirtió de que estaba a punto de llenarse...

La de este lunes fue una jornada de historia y con historias, como las que contaron de viva voz familiares de víctimas de la represión franquista. O como la que recordaba que el propio Martínez Barrio dejó dicho por escrito que, como edil que había sido de Sevilla (en 1910 y 1920), le correspondía el derecho a panteón propio. Y tal cual lo reflejó en su testamento: “Si algún día fuera posible decorosamente, ruego desde ahora que trasladen nuestros cadáveres al cementerio de San Fernando. Creo tener derecho a sepultura perpetua como concejal que he sido de la ciudad”.

No tuvo honores de jefe de Estado

Cuentan que ese derecho obedecería a una disposición que se remontaría los tiempos de Fernando III, el Rey Santo, que allá por 1248 habría dispuesta que los munícipes de Sevilla y sus familias fuesen enterrados en la ciudad. Aquello se revocó ya en el siglo XX, pero lo cierto es que Martínez Barrio consiguió su panteón como concejal que fue y con honores municipales (y no de jefe de Estado) fue inhumado en 2000.

¿Más historias? Pues la que contó otro exconcejal, Antonio Rodríguez Galindo, que recordó la figura de “un funcionario con dignidad” del cementerio que en el libro de registro dejaba una hoja en blanco por cada persona asesinada en pleno terror franquista, de los que no se sabe quiénes son ni dónde fueron sepultados. 3.200 hojas dejó en blanco este funcionario.

Pero este lunes lo que tocaba recordar sobre todo era el advenimiento de la II República el 14 de abril de 1931. Puede parecer lejana, pero en el pleno municipal de la semana que viene volverá a estar muy presente, ya que Adelante Sevilla va a llevar una propuesta instando al Consistorio hispalense a sumarse a la conmemoración de este 90 aniversario. El gobierno local (PSOE) a buen seguro que con eso no tendrá ningún problema, aunque no puede decirse lo mismo de la otra parte de la iniciativa que se va a poner sobre la mesa: que el Ayuntamiento “reconozca el agotamiento del régimen monárquico y se posicione a favor de un proceso constituyente hacia una democracia participativa, laica, federal y republicana”. Monarquía o república, esa es la cuestión, lo que hace prever que el debate en la sesión plenaria va a ser muy animado...

Etiquetas
stats