eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La CEOE cumple 40 años en un momento social y económico radicalmente distinto

- PUBLICIDAD -
La CEOE cumple 40 años en un momento social y económico radicalmente distinto

La CEOE cumple 40 años en un momento social y económico radicalmente distinto

La CEOE cumple cuarenta años satisfecha de haber contribuido a mejorar las relaciones laborales en España -cuya realidad social, política y económica ha cambiado radicalmente en cuatro décadas- y con el foco en los retos de un mercado laboral envejecido y aún con elevados niveles de paro.

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales fue constituida el 29 de junio de 1977 y sus órganos de gobierno y estatutos aprobados tres meses después por 89 organizaciones territoriales y sectoriales que representaban a más de 800.000 empresarios.

Hoy en día agrupa a 2 millones de empresas y autónomos de todos los tamaños, territorios y sectores de actividad, a través de más de 4.000 asociaciones de base.

Su nacimiento fue posible gracias a la legalización de las organizaciones empresariales y sindicales que se llevó a cabo ese mismo 1977 y que permitió, un año después, ser reconocida como interlocutor social ante Gobierno y sindicatos en la Constitución Española.

En ese momento, los grandes retos a los que se enfrentó la patronal en una España que estrenaba la democracia se centraron en la apuesta por la concertación social, la entrada en la Comunidad Económica Europea y la concentración empresarial en una única y potente confederación.

El que fuera secretario general de la CEOE José María Lacasa ha explicado, en una entrevista con Efe, que estos tres asuntos fueron clave en los primeros años de andadura de la patronal y marcaron sin duda las siguientes décadas.

"A finales de los 70, con más de 200 millones de horas de trabajo perdidas con huelga, lo que da muestra de la elevada conflictividad que había, la CEOE apostó por llevar a la práctica la concertación social", destaca Lacasa.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) tuvo una gran relevancia en ese acuerdo, reuniendo por primera vez en la 63 conferencia internacional en Ginebra al por entonces secretario general de UGT Nicolás Redondo y Jose María Cuevas en representación de la patronal.

Lacasa recuerda que fue allí donde ambos interlocutores empezaron a hablar de la posibilidad de llegar "a un gran acuerdo en línea de lo que estaban viviendo", algo que se plasmó en 1979 con la firma del Acuerdo Básico Interconfederal, lo que facilitó la aprobación del Estatuto de los Trabajadores.

Un año después, en 1980, la CEOE abrió una oficina permanente en Bruselas, aunque al principio no todos los empresarios estaban a favor del sí a Europa, ya que muchos de ellos opinaban que "se podía vivir perfectamente" en un mercado de 38 millones de personas y "bien protegido" con aranceles, una opinión que finalmente fue vencida.

"Esta decisión ha marcado todo: el entorno regulatorio, empresarial, social, económico...", reflexiona Lacasa y ha supuesto la apertura de la economía española hacia el exterior, con unas exportaciones que representan el 34 % del PIB y unas inversiones en el exterior por el 40 %.

El tercer hito que destaca Lacasa fue el de conseguir la unidad empresarial entorno a la CEOE, que se erigió en representante institucional de los empresarios en el diálogo bipartito y tripartito.

En estas negociaciones entre interlocutores sociales, Lacasa destaca la cerrada en 2012 de negociación colectiva, porque permitió ganar competitividad y generar paz social en medio de una crisis profunda, al tiempo que pone de relieve el pacto para la reforma de las pensiones aprobada en 2011, que supuso ampliar a los 67 años la edad de jubilación.

Lacasa pone en valor la capacidad de gestión de la CEOE y resta importancia a capítulos que pueden empañar su imagen, como el hecho de que uno de los cuatro presidentes que ha tenido, Gerardo Díaz Ferrán, esté en prisión por fraude y apropiación indebida.

Cuarenta años después han cambiado mucho las cosas en España y en la CEOE, tal y como resumió su actual presidente, Juan Rosell, en la cena conmemorativa celebrada esta semana y presidida por el Rey.

En junio de 1977, destacaba Rosell, la población española joven sumaba el 51 % y hoy no llega al 40 % y el número de pensionistas ha crecido desde 3,7 a 9,3 millones.

"Somos una sociedad más vieja y sociológicamente diferente", añadía Rosell que señalaba al paro y a la corrupción como las "grandes preocupaciones" de una ciudadanía que ha sufrido en los últimos años una de las crisis más profundas de la historia.

Y apuntaba a dos caminos para afrontarlos: la educación y la formación para mejorar la calidad del empleo y la máxima transparencia ante la corrupción.

María Vicente Martín

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha