eldiario.es

9

kicker Icon

Noticia servida automáticamente por la Agencia Efe

kicker IntMark

Esta información es un teletipo de la Agencia Efe y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es. kicker Close

Isabel Guerra: Deseo que la mujer alcance una cierta igualdad en la Iglesia

Isabel Guerra: Deseo que la mujer alcance una cierta igualdad en la Iglesia

Isabel Guerra, comúnmente conocida como "la monja pintora", ensalza el trabajo de muchas "grandes heroínas" y "empresarias de hacer el bien" que tiene la Iglesia católica, donde desea que la mujer alcance un papel de "al menos cierta igualdad" con el hombre, como cree que defiende el Papa Francisco. EFE

Isabel Guerra, comúnmente conocida como "la monja pintora", ensalza el trabajo de muchas "grandes heroínas" y "empresarias de hacer el bien" que tiene la Iglesia católica, donde desea que la mujer alcance un papel de "al menos cierta igualdad" con el hombre, como cree que defiende el Papa Francisco.

En una entrevista con EFE, Guerra (Madrid, 1947) alaba la "heroicidad absoluta" de las mujeres para sacar adelante la Iglesia, labor de la que no obtienen ninguna recompensa, y lamenta que los hombres sigan copando las grandes fotografías.

La pintora, pese a que ha retratado a los últimos cuatro arzobispos de Zaragoza, a la cúpula de la Iglesia católica en España y hasta al Papa Francisco, asegura que "retratar a un Pontífice no te hace mejor ni peor" y lo que prefiere es plasmar en su pintura el mensaje de paz y esperanza que cree que necesita el mundo hoy en día.

Pregunta: Tiene dos vocaciones y ha conseguido ejercer las dos. ¿Se siente una privilegiada?

Respuesta: Sí que me siento una privilegiada, pero tengo una única vocación, que es vivir de los valores del espíritu y en busca de belleza.

P: ¿Como puede compatibilizarlas?

R: Es que son una misma cosa. Yo soy monja cisterciense. Vida monástica y tenemos la regla de San Benito. San Benito dice que monje es el que vive del trabajo de sus manos. Entonces, en nuestra vida monástica el trabajo y la oración tienen que tener un equilibrio lo más perfecto posible, porque además consideramos que el trabajo es también una liturgia. Además, San Benito dedica uno de los capítulos de su regla a los artistas del monasterio. Yo cuando leí esto digo: parece que este señor estaba pensando en mí, ¡qué ilusión! (ríe).

P: ¿Le ha ayudado su vocación religiosa a la hora de acercarse a la pintura o la pintura a la hora de acercarse a Dios?

R: Yo creo que son muy complementarias, porque cuando un artista acaba una exposición, ¿qué es lo que hace? Pues salir corriendo a un hotelito en la sierra, que es el ambiente que vivo yo habitualmente, de serenidad. Tener esa posibilidad de mirada interior, que es lo que un pintor necesita. Y si algo necesita el monje o la monja es esa mirada interior de encontrarnos a aquel con quien queremos vivir estrechamente unidos, que es el Jesucristo que está en nosotros y nos acompaña siempre.

P: Se puede decir que es la retratista oficial de la Iglesia española y ha llegado a retratar al Papa Francisco. ¿Es este su trabajo más importante o más especial)

R: Yo, sinceramente, pongo el mismo interés en pintar algo que de repente se me ha ocurrido que en el retrato del Papa, porque es mi trabajo y amo ese trabajo. Retratar a un Pontífice no te hace ni mejor ni peor.

P: ¿Hay alguien que le haría especial ilusión retratar?

R: Yo prefiero pintar libremente algo con lo cual creo que puedo esperar ese mensaje de paz y de esperanza que está necesitando el mundo, que creo que es el que me ha llevado a ser conocida como pintora.

P: Conocemos pocos ejemplos de mujeres religiosas conocidas en la sociedad. ¿Cree que quizás no se haya puesto en valor o no se haya visibilizado lo suficiente la labor que realiza la mujer en la Iglesia?

R: Dentro de la sociedad seglar no es muy conocida, sobre todo para las grandes heroínas y empresarias de hacer el bien a los demás gratuitamente que hacen estas mujeres aquí en España. Y no digamos en sitios donde están arriesgando sus vidas de la forma más honesta y más entregada posible. A mí me parece que son las personas que más demuestran la profunda fe que tienen, porque verdaderamente lo dejan todo por anunciar a Jesucristo, anunciar la buena noticia y hacer el bien a personas que no tienen nada. Estas señoras demuestran que están haciendo algo admirable y heroico, y cuando llega un peligro estas personas se quedan con los más desfavorecidos en esos lugares y los demás se vuelven todos. Por algo será. Yo creo que no se pone en valor y a veces incluso se quiere ocultar y manipular. Eso es tristísimo.

P: Pienso también en la inmensa mayoría de las parroquias españolas, que quienes las sacan adelante son las mujeres.

R: Sí, la verdad es que la mujer cristiana católica viene siendo de una paciencia y de un desinterés absoluto, porque sigue entregándose a algo por lo que no va a sacar absolutamente nada. Lo hace porque quiere ayudar a la Iglesia y eso me parece de una heroicidad absoluta, porque no tiene ninguna recompensa. Muchas veces estas personas están haciéndolo todo, pero luego llega el que está presidiendo y todos lo aplauden. Y ellas incluso son las primeras en aplaudir. Pero esto viene de siglos y todavía se produce en unos momentos en los que ya eso llama mucho la atención de los muchos que pensamos que la mujer debe ocupar un puesto dentro de la Iglesia; no para ponerse medallas, sino para ser valorada y respetada.

P: En España, el número de practicantes ha caído en picado en las últimas décadas. ¿Qué ha pasado?

R: ¿Pues qué ha pasado en el resto de la sociedad? Yo creo que es lo mismo. Las generaciones anteriores a los jóvenes de hoy, ¿qué han ido haciendo? Pues vivir una vida cada vez más superficial, vivir mucho menos la familia, ser muy acomplejados en cuanto a la fe, se han creído el cuento de que si eres religioso eres un anticuado. Luego tenemos otras religiones que son el polo opuesto, que están haciendo verdaderas aberraciones por algo que llaman fe. Ni lo uno ni lo otro me parece lo más correcto. Los fundamentalismos son nefastos, también para la fe católica. El esconderte para ir un día a la Iglesia pasa a ridículo, a cobarde, a absurdo. Y hay mucha gente que sufre, porque no se atreven a decir algo que luego te dicen en secreto. ¡A mí cuántas veces en las exposiciones me ha pasado! ¿Por qué no somos capaces de decir lo que somos y lo que pensamos?

P: Al final es una cuestión de hipocresía...

R: Bueno, a lo mejor también la Iglesia tiene que empezar a ver las cosas desde una postura de menos comodidad, de acuerdo a las necesidades de este tiempo. Dirigentes de nuestra Santa Madre Iglesia deben ir adaptando la pastoral a las necesidades de este momento tan complicado y tan raro que vivimos. Las formas de comunicación se tienen que adaptar. La relación del tú a tú tiene también que ser diferente a años atrás. Si no, vamos a seguir en un distanciamiento, y eso hoy en día no sirve para la sociedad.

P: ¿Veremos algún día a más mujeres en puestos de responsabilidad de la Iglesia y, por qué no, como sacerdotes?

R: El Papa acaba de prometer a las mujeres que recogía el guante que le lanzaban. Yo personalmente deseo que la mujer alcance un papel de al menos una cierta igualdad con el hombre, como lo tiene en la sociedad. Que no sea permanentemente la puerta del servicio. Está muy bien el servicio, pero todos nos deberíamos sentir servidores de la Iglesia. Como en la mayoría de sitios... Vas mirando las fotografías del evento tal donde están todos los grandes empresarios de no sé qué y no se cuantas. Ves la foto y todo hombres. Puede ser también que los hombres en general tengan un poco de miedo de incorporar a la mujer y, a lo mejor, perder una cierta relevancia. Esto no es una broma, lamentablemente es así, pero lleva así siendo tantos siglos que qué podemos hacer. Pues ya es un paso muy grande que un Papa diga que recoge el guante, que se estén dando pasos, sobre todo para los que están tan en contra de todo eso, que sepan que no tienen razón y no están avalados por la máxima jerarquía de la Iglesia sino todo lo contrario.

Pablo Sebastián Segura

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha