Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Arcadio Díaz Tejera, juez de Las Palmas: "Un CIE es una cárcel para migrantes"

Arcadio Díaz Tejera, juez de Las Palmas: "Un CIE es una cárcel para migrantes"
Las Palmas de Gran Canaria —

0

Las Palmas de Gran Canaria, 18 oct (EFE).- Arcadio Díaz Tejera se sabe de memoria la nacionalidad de cada una de las 42 personas internas en el CIE de Las Palmas. Juez atípico, no tuvo reparos en montar con ellas una reunión en el patio para explicarles sus derechos, en su cruzada personal contra las políticas de "crimigración" y "la presión de los que más ladran".

Su labor va, por propia iniciativa, más allá de cuidar de que tengan una estancia digna. Este exsenador socialista que cambió el escaño por la toga hizo en junio un llamamiento ciudadano para llevar al juzgado ropa y zapatillas. Eran para una ONG que cuidaba de los que habían estado en su CIE, que él ordenó cerrar en marzo por la covid e Interior volvió a abrir en septiembre con aforo limitado.

Ropa de verano y "limpia" para niños y mujeres, difundió Díaz Tejera, titular del juzgado de instrucción 8 de Las Palmas que supervisa el CIE de Barranco Seco, amante de la novela negra y que se confiesa "rojo" en su Twitter, donde recuerda que también fue Defensor del Pueblo canario.

En una sala cercana a su despacho, Díaz Tejera advierte a los periodistas de que su verborrea es infinita y no se muerde la lengua para denunciar las violaciones de derechos de los migrantes y la poca "inteligencia estratégica" de los gobiernos. "En 30 años, el estado de bienestar solo se podrá mantener si esta gente está aquí y trabajando".

- ¿Qué habría que cambiar en el sistema de los CIE?

- Un CIE es una cárcel para migrantes, que son personas que no han cometido ningún hecho delictivo. En una prisión están las personas que han sido condenadas o los que están en espera de juicio. Estas personas no han cometido ningún hecho delictivo pero se les priva de su libertad deambulatoria. ¿No hay otra manera de tener localizada a una persona para expulsarla del territorio que encerrándola? Sí la hay, hay sistemas de geolocalización.

Decidió cerrar Barranco Seco en plena pandemia ante la cantidad de positivos -"fuimos los blancos que trabajábamos allí los que contagiamos", apunta- y denunció de paso el "hacinamiento" de un centro instalado en "una antigua cárcel de la dictadura".

Su arquitectura "responde a un modelo carcelario donde no entendían lo que quería decir rehabilitar ni reinsertar", con "espacios comunes reducidos" para unas personas que "han estado durante años trabajando para ahorrar los 2.500 o 3.000 euros que cuesta pagarle al traficante de seres humanos".

A pesar de todo, hay alguna "rendijita de luz", dice Díaz Tejera, como la última resolución del Tribunal de Justicia de la UE que garantiza la facultad del juez de informar a los inmigrantes de su derecho al asilo. Fue a instancias de una colega destinada en Gran Canaria que iba "contra corriente".

A partir de ahí, se plantó en el patio del CIE con intérpretes de la lengua materna de los internos y les explicó su derecho a la protección internacional. Treinta de los 42 que habían ingresado en septiembre la han pedido tras declararse perseguidos en Mali.

"Alguien se lo tiene que explicar", afirma el magistrado, y no suele ser así porque muchas veces los funcionarios están "abrumados". Tienen que tomar declaración en horas a decenas de personas recién llegadas en pateras.

"El empleado de la Cruz Roja, el policía, el abogado, el fiscal y el juez, todos y cada uno de ellos, cuando hablan con un migrante, tendrían que explicarle cuáles son sus derechos y obligaciones", insiste.

A Díaz Tejera le preocupa también el aumento del rechazo a los migrantes. "Cada vez más, entre la población que se deja llevar por lo simple y que no soporta la incertidumbre y el miedo del presente, como ven las barcazas en los telediarios, se va extendiendo en la población, que siempre ha sido hospitalaria y nunca ha sido xenófoba, la idea de que esto es una invasión".

A ello no ayudan las islas, "territorios fragmentados con una densidad de población muy alta y pocos recursos", ni la crisis de la pandemia. "La angustia sube, sube el miedo y va comiendo el discurso de que los que vienen te quitan el puesto de trabajo, tu pensión, las ayudas y la vivienda. Y todo eso es falso, porque nadie recibe un euro sin estar como mínimo 3 años en España".

"Cuando se meten esas fantasías de que hay barcos nodrizas a mitad de camino, son fantasías elaboradas, porque no hay ninguna constancia, ni en Salvamento Marítimo, ni en la Guardia Civil, ni en la Armada española, de que existan esos barcos nodrizas", enfatiza, porque se siente llamado a "contrarrestar la intoxicación". "Creo que es mi obligación cívica y constitucional".

Si su trabajo molesta a alguien, Díaz Tejera defiende que él no da "titulares, pero sí muchos argumentos" en sus autos, y hasta el momento, dice, el Ministerio del Interior ha cumplido puntualmente sus decisiones sobre el CIE.

Sobre la llegada masiva de migrantes a Canarias este año (han arribado 8.102, ocho veces más que en 2019), la achaca al cambio de ruta para llegar a Europa de la mediterránea, más blindada, a la atlántica.

"Esto es como un jamoncillo mojado, tú aprietas por aquí Gibraltar, y se desplaza para acá", resume para vaticinar que se tendrán que montar "CIEs gigantescos" si Europa "sigue atrapada en el discurso de la 'crimigración'".

Los gobiernos, que responden, recuerda, cada 4 años, "no se atreven a explicar estas cosas a la gente". "Se dejan llevar por la presión de los que más ladran. Porque al que ladra mucho, aunque sea un desalmado y un desaprensivo, se le hace caso y se le escucha".

Etiquetas
Publicado el
18 de octubre de 2020 - 09:56 h

Descubre nuestras apps

stats