La portada de mañana
Acceder
La vacuna contra la COVID-19 será hasta diez veces más cara según el laboratorio farmacéutico que la fabrique
Kamala Harris: heredera de Barack Obama y símbolo de una nueva generación
Opinión - El debate que ya existió, por Elisa Beni
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Atamhi y Vicente, de Europa a Bolivia en busca de sus familias biológicas

Imagen del 30 de junio de 2020 de una mujer que pasa junto a carteles con los rostros de Atamhi y Vicente, dos jóvenes que buscan a sus familias biológicas en La Paz (Bolivia).

EFE

0

Atamhi y Vicente, dos jóvenes nacidos en Bolivia pero adoptados y criados por familias europeas, han iniciado una cruzada en las calles de La Paz y en redes sociales para encontrar a sus familiares biológicos.

Afiches con las fotografías de ambos, actuales y de cuando eran bebés, aparecieron hace unos días en espacios públicos de barrios paceños como Sopocachi, donde se encuentra el centenario hogar de acogida Carlos de Villegas, también conocido como "La gota de leche".

"¡Estoy buscando a mi familia!", "¿Me parezco a alguien que conoces?", señalan los carteles, que incluyen algunos datos sobre los muchachos, como los años en que fueron abandonados.

"Estamos haciendo una búsqueda de nuestras familias biológicas, queremos encontrarlos y estamos pegando afiches, estamos poniendo nuestros afiches también en las redes sociales para que muchas personas puedan verlos y en el futuro podamos tener como una clave de nuestras historias", dijo Atamhi a Efe.

Los jóvenes tienen rasgos bolivianos, pero su acento en español es como el de un europeo que no lo tiene como lengua materna, ya que uno se crió en Bélgica y el otro en Noruega.

DE BÉLGICA A LA PAZ

Atamhi sostiene que nació en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, pues fue hallado en la zona alteña 16 de Julio en octubre de 1992.

Quienes lo encontraron lo llevaron primero a un hospital en esa zona, luego llegó al hogar Carlos de Villegas en La Paz y finalmente fue adoptado por una familia belga.

El muchacho, que actualmente tiene 27 años, comentó que su familia adoptiva fue muy buena con él, pero que experimentó "mucho racismo en Bélgica".

Ese fue uno de los motivos que le impulsó a volver a su país de origen en busca de sus raíces.

Sociólogo de profesión, Atamhi actualmente cursa un doctorado sobre adopciones internacionales, en parte por su propia experiencia, pero además se ha entrevistado con personas que trabajan en este campo y también quiere conocer las historias de los padres biológicos.

VOLVER DESDE NORUEGA

Nacido en 1987, Vicente tenía aproximadamente cuatro meses de vida cuando lo dejaron en el torno del hogar Carlos de Villegas, envuelto en una manta de color guindo con rayas negras, según consta en sus papeles.

Los documentos también indican que le costó acostumbrarse a tomar leche de biberón, por lo que el joven asume que fue cuidado por su madre biológica antes de llegar al hogar de acogida, según relató a Efe.

Vicente, que actualmente tiene 32 años, fue adoptado por una familia de Noruega y ahora está en busca de sus familiares bolivianos.

"Es también una pregunta existencial para mí el encontrar a mis padres, mis raíces. Por la misma razón quería conocer Bolivia, su cultura, su idioma", comentó el joven, que es artista visual y rapero.

Vicente llegó a Bolivia a fines de febrero, mientras que su amigo Atamhi está en el país desde enero pasado, antes de que se cerrara el espacio aéreo por la cuarentena contra la COVID-19.

No es la primera vez que vienen a Bolivia, aunque en esta ocasión el objetivo es claro.

QUIEREN HACERSE "ENCONTRABLES"

Atamhi explicó que este año empezaron la búsqueda de sus familiares biológicos porque consideran importante hacerse "encontrables", pues desconocen el contexto en que fueron "separados" de sus familias bolivianas.

"También es una idea muy fácil el pensar que nuestras madres nos han abandonado, pero no siempre es cierto. Entonces por eso empezamos esta búsqueda para hacernos encontrables", agregó.

Atamhi admitió que la búsqueda puede demorar, pues incluso si alguien les reconoce "también necesita tiempo para decidir si quiere tener contacto" con ellos.

Su campaña llegó a Facebook, donde abrieron la página "¿Eres tú? perdí a mi familia", en la que han compartido videos con sus historias y los mismos afiches que están en las calles paceñas y alteñas, con la esperanza de hallar alguna pista sobre sus familias biológicas.

Gina Baldivieso

Etiquetas
Publicado el
2 de julio de 2020 - 16:42 h

Descubre nuestras apps

stats