La portada de mañana
Acceder
ENTREVISTA | Castells: "La derecha ha perdido un poder que siempre creyó suyo"
España, pendiente de cuándo Europa cortará el grifo del gasto público
OPINIÓN | Razón y servicio: sobre quién nos ha de gobernar, por Elisa Beni

Incertidumbre en la Universidad: Castells deja sin resolver las dudas de los estudiantes respecto a la presencialidad en el inicio del curso

El ministro de Universidades, Manuel Castells. EFE/Fernando Alvarado/Archivo

La incertidumbre en la educación obligatoria se come todos los titulares estos días, pero los universitarios no se quedan muy atrás. A un mes escaso para que comience el curso, la mayoría de los estudiantes no saben cómo van a ser sus clases, si en el campus o desde casa. La idea general, según han explicado esta mañana el ministro de Universidad, Manuel Castells, y el presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), José Antonio Gómez Villamandos, es la presencialidad "siempre que se pueda hacer respetando las reglas sanitarias".

Las "reglas sanitarias" pasan por un uso constante de las mascarillas (esa es fácil de cumplir) en los espacios universitarios y mantener la distancia de 1,5 metros. Dado que esta última no es factible para todas las universidades ni facultades, el modelo pactado entre comunidades autónomas y el ministerio, que cada universidad aplicará como pueda en aplicación de su autonomía, es que los profesores den las clases desde el aula y los alumnos alternen su presencia: por turnos, unos las seguirán desde la misma clase, otros a distancia desde casas, en directo a través de videoconferencias en un formato que, teóricamente, les debe permitir intervenir en tiempo real. Gómez Villamandos ha calculado que las universidades tendrán que rebajar las ratios de alumnos en clase entre un 25% y un 30%. Ambos responsables llaman a estas prácticas "distintas presencialidades".

El problema que afrontan los estudiantes es que este marco general no resuelve las situaciones individuales de cada uno. Los universitarios no saben aún cómo se va a hacer este reparto de asistencia y eso les impide planificar el curso. "Los estudiantes necesitan certezas para organizarse y tomar decisiones tan importantes como si alquilar un piso o comprar un título de transporte", explican desde el Consejo de Alumnado de la Universidad de Barcelona. Un 14% de los estudiantes universitarios acude a un centro fuera de su comunidad autónoma.

Ninguna de estas dudas ha resuelto la comparecencia de Castells y Gómez Villamando este jueves. De hecho, la rueda de prensa virtual que han realizado ambos responsables no ha ofrecido apenas información nueva respecto a los acuerdos alcanzados la semana pasada (o los de junio, incluso) para el inicio de este curso, unos textos bastante genéricos. Preguntado específicamente durante la rueda de prensa si podía resolver la incertidumbre de los estudiantes, Castells ha admitido la incertidumbre por la pandemia y se ha remitido a los planes que cada universidad ha desarrollado y colgado en su web.

"Nadie sabe qué va a pasar ni cuándo", ha reflexionado, "pero las universidades han publicado hace tiempo sus protocolos, hay información concreta", ha defendido. Concreta y genérica sobre las universidades, no particular sobre grados o asignaturas. Mientras el ministro explicaba estas cuestiones, el chat del canal de YouTube en el que se emitía la comparecencia del ministro se llenaba de comentarios de estudiantes buscando respuestas que no recibieron.

Castells también ha sido preguntado por un plan b en el caso de que la situación empeore. "El plan b no existe, consiste en sobrevivir en las condiciones que podamos", ha admitido con una franqueza poco habitual, para luego matizar que "a día de hoy" no hay estado de alarma ni previsión de un confinamiento generalizado que lleve a una situación como la de primavera. Y, en el caso de que esta se diera, "tenemos una experiencia [del anterior confinamiento y cierre universitario], las universidades, profesores y estudiantes se adaptaron. Se evaluó y hubo exámenes online. Si hubiera que volver a hacerlo, lo volveríamos a hacer en muchas mejores condiciones por la experiencia que tenemos".

El ministro ha dedicado parte de la rueda de prensa a defenderse de los ataques que está recibiendo en los últimos días por su ausencia pública. Castells, visiblemente molesto ante la insistencia de las preguntas, ha calificado de "leyenda urbana" y de "campaña" contra él esta ausencia, y ha recordado que compareció en el Senado durante ocho horas (antes del verano) y ha respondido varias preguntas parlamentarias. También ha defendido que se reúne habitualmente con los rectores y los estudiantes, aunque no se haga publicidad de ello.

Etiquetas
Publicado el
3 de septiembre de 2020 - 14:37 h

Descubre nuestras apps

stats