La portada de mañana
Acceder
Europa da pasos hacia la 'gripalización' de la COVID
ERC mantiene su rechazo a la reforma laboral y acusa al Gobierno de dar largas
Opinión - 'Crónica escéptica de la guerra sobre Ucrania', por Rosa María Artal

“Maricón de mierda”, dos puñetazos y un vaso contra el cuello: un joven denuncia una agresión homófoba en Oviedo

Un joven es agredido en un local de Oviedo al grito de "maricón de mierda"

Trece horas en el hospital. Siete puntos de sutura por cabeza y nuca. Puñetazos y un vaso reventado contra su cuello. Un joven ha denunciado este fin de semana una nueva agresión homófoba, esta vez en un local de copas de Oviedo donde, según su relato, tres desconocidos la emprendieron con él a golpes tras llamarle "maricón de mierda" mientras se encontraba bailando con sus amigas la noche del viernes.

Kevin Rubio, de 21 años y auxiliar de enfermería, tuvo este viernes una cena de empresa con todos sus compañeros de trabajo. Al terminar, decidió alargar la noche con un grupo de compañeras y amigas. Se dirigieron a la discoteca Metrópolis, en la calle Mon, una de las más concurridas en la noche ovetense y se ubicaron al final de la sala. "Poco a poco se fue llenando y después todo fue muy rápido. Tres chicos empezaron a empujarme, un par de veces. Les decía a mis amigas que no hicieran nada, pero les preguntaron si les pasaba algo. Ellos solo me miraban a mí", relata en conversación con elDiario.es.

A continuación, "comenzaron a cuchichear y les oímos decir "este maricón de mierda". Entonces me empujaron con más fuerza y cuando me giré cada uno me dio un puñetazo y el tercero me dio con un vaso en el cuello", continúa explicando. En ese momento, tanto él como sus amigas salieron "corriendo" del local. "Estábamos todos en shock", indica.

El local ha confirmado la agresión y afirma que está "a total disposición de la policía" y que se encuentra "trabajando en el visionado de las grabaciones de las cámaras de seguridad". Además, aseguran: "Ya nos hemos puesto en contacto con la víctima de la agresión para ofrecerle toda nuestra ayuda". "El portero está en la entrada y al salir nos preguntó quién fue, pero estábamos todos en shock, yo lleno de sangre y en ese momento no pudimos decir quienes eran, solo que estaban dentro", relata Kevin, que se dirigió rápidamente al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde permaneció trece horas, según su relato.

El joven indica que ha interpuesto la correspondiente denuncia ante la policía este sábado. "Varios de los policías se quedaron flipando. Apuntaron todo y me dijeron que iban a hacer todo lo posible por mirar las cámaras del local", señal.

A través de sus redes sociales, el joven ha lamentado que "es realmente triste que en pleno siglo XXI no puedas estar bailando y pasándolo bien tranquilamente con tus amigas. Es vergonzoso que en vez de seguir adelante, la sociedad vaya retrocediendo y que estas cosas vayan en aumento". Desde su cuenta de Instagram, Kevin ha publicado un mensaje, que ha acompañado con fotografías y vídeos en los que se muestran sus heridas, en el que pide "cualquier tipo de información de la gente de Oviedo que haya estado en el pub esa noche para poder identificar a los agresores".

"Me han puesto seis puntos y tres grapas en la cabeza, más cuatro en la nuca debido a los puñetazos y el vaso que me reventaron en la nuca. Todo por estar pasándolo bien sin hacer daño a nadie, por sentirme libre y orgulloso de quien soy. Me parte el corazón ver tanto odio de la gente que no nos deja ser felices", relata el joven. "Hoy me ha tocado a mi y ni quiero ni puedo quedarme callado, no quiero esconderme, no quiero reprimirme, no quiero sentir miedo. No podemos dar ni un paso atrás", ha reivindicado.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha afirmado a través de su cuenta de Twitter que "los discursos de odio son responsables de los delitos de odio" y ha mostrado su "total apoyo y solidaridad" con el joven y su "condena rotunda por la agresión". Barbón ha afirmado que "Asturias debe decir basta".

Esta denuncia se produce un mes después de otra agresión homófoba ocurrida en Asturias. La madrugada del lunes 1 de noviembre un hombre de 27 años tuvo que ser trasladado a un centro de salud tras ser atacado por un grupo de desconocidos, de nuevo al grito de "maricón de mierda". Unos hechos que motivaron una concentración contra la LGTBIfobia en Pola de Siero, donde se produjo la denuncia que investiga la policía.

Según los datos del ministerio del Interior, los delitos de odio aumentaron en el primer semestre de 2021 en un 9,3% respecto a 2019, el último año sin restricciones por la pandemia del COVID-19. De enero a junio de aquel año se registraron 558 infracciones bajo esta tipología. Este año, los seis primeros meses dejan un recuento de 610 denuncias por delitos de odio.

El segundo semestre comenzó con el asesinato de Samuel Luiz en A Coruña, apalizado al grito de "maricón de mierda". Un suceso que provocó multitudinarias protestas por varias ciudades de España y que sirvió para visibilizar la violencia que sufren las personas LGTBI.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats