eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Las principales economías europeas admiten su responsabilidad en la "alarmante" deforestación del planeta

Alemania, Reino Unido, Francia e Italia piden a la Comisión Europea un plan urgente para cumplir el objetivo de la ONU de detener la pérdida de bosques en 2020

De los seis países que suman el 75% del PIB de la Unión, solo España no está en la Declaración de Ámsterdam que ha firmado la carta remitida a la CE

La petición reconoce que Europa es parte del problema por su demanda de productos de la agricultura comercial a gran escala que conllevan deforestación

La agricultura comercial genera casi el 70 % de la deforestación en América Latina, dice la FAO

La agricultura comercial genera casi el 70 % de la deforestación en América Latina, dice la FAO EFE

Alemania, Francia, Reino Unido e Italia, las cuatro economías más grandes de Europa, admiten que la deforestación se mantiene en niveles insostenibles y que buena parte de la responsabilidad yace en la demanda de productos de la Unión Europea.

Estos cuatro estados han pedido este lunes por carta a la Comisión Europea un "ambicioso" plan contra la degradación forestal para este mismo 2018. "Tan pronto como sea posible", han añadido.

El ministro de Medio Ambiente danés, Jakob Ellemann-Jensen, ha actuado en nombre de los firmantes de la Declaración de Ámsterdam, grupo formado –además de por los cuatro estados anteriores– por Dinamarca, Países Bajos y Noruega. De las seis economías más potentes de la Unión Europea, que suman el 75% del PIB de los 27 estados de la UE, solo España no está incorporada a esta declaración que pide "eliminar la deforestación de las cadenas de suministro agrícola" que se produce en los países productores para satisfacer los consumos europeos.

La carta va dirigida a los vicepresidentes de la CE, Frans Timmermans y Jyrki Katainen, y a los comisarios de Medio Ambiente, Crecimiento, Agricultura, Acción Climática y Cooperación Internacional. Estos países entienden que, a pesar de los esfuerzos de los últimos años, "la deforestación y la degradación continúan a ritmos alarmantes, especialmente en los bosques tropicales". Y reconocen que hasta el 80% de estas pérdidas de masas boscosas se producen "por la expansión de los campos dedicados a la agricultura".

La cuestión es que, la Unión Europea es uno de los principales importadores mundiales de productos que conllevan deforestación. Soja, carne, palma y pasta de papel suponen el 80% de la pérdida de bosques, según el informe de evaluación de la Declaración de Nueva York de septiembre pasado. 

Así que Europa se encuentra entre los mayores compradores mundiales de soja y aceite de palma (no cultivados en sus estados miembro). La  producción mundial de las semillas ha escalado de los 250 millones de toneladas en 2010 a los 350 millones en 2017, según el Consorcio Internacional de Cereales. Solo la demanda europea de estos aceites para biodiésel ha convertido dos millones de hectáreas del sudeste asiático en plantaciones de estas variedades, según la Comisión Europea.

La UE compra una media de 13 millones de toneladas anuales de soja, la gran mayoría dedicada a piensos para ganado. La importación de aceite de palma está en los siete millones de toneladas. En ambos productos, España está entre los primeros clientes compradores. "La UE es, pues, parte del problema, pero también de la solución", han escrito los firmantes de la Declaración de Ámsterdam sobre la responsabilidad a la hora de contener la desaparación de bosques en el planeta.

Según su criterio, se imponen "acciones en el corto plazo" para poder cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU que pide detener la pérdida de bosques para 2020.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha