La portada de mañana
Acceder
El número de contagios sigue batiendo récords en España
COVID, frío y hambre: el toque de queda de quienes no tienen donde ir
Opinión - Susto y muerte, por Rosa María Artal
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

El último sprint de los aspirantes al MIR 2020

Jóvenes médicos se someten a las pruebas selectivas para obtener una plaza de MIR (Médico Interno Residente) en la convocatoria de 2019.

EFE

Madrid —

0

"Diez horas al día estudiando, cinco por la mañana y cinco por la tarde, lo hago desde junio. Es el último sprint", comenta José cuando se le pregunta cómo lleva el examen MIR, al que el próximo 25 están convocados más de 16.000 licenciados en Medicina para optar a una plaza de formación especializada.

José es uno de los 16.176 aspirantes -788 han sido descartados por no cumplir alguno de los requisitos administrativos previstos en la orden de convocatoria- y espera conseguir alguna de las 7.512 plazas de formación sanitaria especializada que se ofrecen.

Son 715 más que en la convocatoria anterior y, según Rodrigo Gutiérrez, director general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, con esta oferta se consigue "por vez primera en mucho tiempo" absorber el número de graduados que sale cada año de las ya 42 facultades de Medicina.

Cada año suelen salir entre 6.500 y 7.000 licenciados (ahora egresados) y hasta la fecha no se convocaban plazas suficientes para absorber esta cantidad. "Esta era una de las razones por las que se estaba produciendo una bolsa de profesionales que no podían especializarse", sostiene Gutiérrez.

Y la especialización es necesaria para trabajar en el sistema público de salud. Si no se accede o no se aprueba la formación como residente, que es de entre cuatro y cinco años, según la especialidad, quedan otras opciones.

Los egresados que han terminado y que son ya, por tanto, médicos generalistas, pueden trabajar en clínicas privadas haciendo guardias, en residencias de mayores, en centros de reconocimientos médicos, en una mutua o puede presentarse a otras oposiciones en las que solo se requiere la titulación de grado.

Pero los que quieren formarse y trabajar en un futuro en la sanidad pública tienen que aprobar el MIR, que este año trae novedades: serán 175 preguntas, 50 menos que en la convocatoria anterior, más las 10 que siempre hay de reserva por si las comisiones calificadoras anulan alguna de ellas.

Un examen tipo test (cada pregunta tiene cuatro posibles respuestas), para el que contarán con una hora menos. Serán cuatro después de que el Colegio de Psicólogos advirtiera, según Gutiérrez, de "la fatiga mental", que se puede producir en un examen de "tanta duración, tan exigente, tan duro y de tanta tensión".

No hay temario fijo, aunque sí "oficioso", porque según la exalumna y ahora profesora y coordinadora docente de la academia AMIR Irene Sánchez, "aunque la ciencia va avanzando y las preguntas pueden cambiar, hay determinados temas muy importantes para cualquier médico que no pueden y no suelen faltar en el MIR y son los que los estudiantes deben tener muy controlados, como la cardiopatía isquémica o los tipos de estudios y ensayos clínicos".

"Tienen que estar tranquilos porque se les ha preparado para lo más habitual en la practica clínica diaria y van a saber reconocer las preguntas sin ningún problema", señala Martínez, quien no obstante reconoce que todos los años hay alguna pregunta "que pilla de sorpresa al opositor y a los profesores".

En la convocatoria pasada, por ejemplo, hubo una sobre una enfermedad poco frecuente, la de Kikuchi-Fujimoto, cuya respuesta falló la gran mayoría. Este año no pasaría desapercibida a los nuevos aspirantes, que suelen empezar a estudiar para este examen desde sexto de carrera, ya que es un curso eminentemente práctico y pueden compaginarlo con los estudios para la residencia.

Desde que terminó sexto lleva "retirado" José, quien está convencido de que lo que hay que intentar es "ir sin miedo", a pesar de tener la presión de "sacar la mejor nota posible" para elegir la especialidad que quiere. De momento sabe que cirugía no será.

Lo que los aspirantes deben saber -los del MIR y los de los otros titulados universitarios del área de Ciencias de la Salud que se examinan el 25, como enfermeros, farmacéuticos, psicólogos y biólogos, entre otros- es que aunque en las primeras preguntas estén nerviosos, "cuando lleven tres van a poner el piloto automático y va a ser un simulacro más".

"Cada año suelen hacer unos cuarenta simulacros de examen. Es uno de los pilares fundamentales en la preparación", según Martínez, quien aconseja para ese día "tranquilidad, confianza e intentar hacer el mejor de los que han hecho hasta ahora".

Belén Escudero

Etiquetas
Publicado el
21 de enero de 2020 - 11:57 h

Descubre nuestras apps

stats