El coronavirus empuja la 'uberización' del transporte público: así es la primera línea de autobús "personalizada" de España

Uno de los autobuses públicos que dará servicio en la línea bajo demanda SB1 del proyecto 'EMT Smart Bus Madrid'

Se descarga una app, se selecciona el punto de recogida y la hora a la que se desea llegar al destino, se reserva el viaje, se ve como el vehículo se acerca por el mapa y el tiempo que tardará en llegar al lugar de encuentro, se recibe una notificación de que el conductor ya ha llegado, se sube a bordo y se paga a través de la misma app. Es el sistema digital de alquiler de vehículos con conductor que popularizaron empresas como Uber o Cabify, pero lo que ha venido a recogernos no es uno de sus coches negros sino un autobús público de 12 metros. Forma parte de la primera línea de autobuses urbanos "bajo demanda" que pone en marcha la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid, a prueba a partir de este jueves.

El servicio 'EMT Smart Bus Madrid' unirá los hospitales Infanta Leonor y 12 de Octubre, en la zona sureste de la capital. El único requisito para usarlo es que el trayecto tenga origen o destino en uno de esos dos centros sanitarios y se realice entre las 7 de la mañana y las 11 de la noche. El resto queda a elección del usuario, que podrá subirse o apearse del autobús en cualquiera de las 73 paradas del resto de líneas que circulan en el espacio entre los dos hospitales, la que mejor convenga a su destino. La zona de servicio incluye áreas de los distritos de Puente de Vallecas, Arganzuela y Moratalaz.

Para determinar cada recorrido, el sistema analiza las reservas previas y traza una ruta dinámica que conjuga todas las preferencias de los pasajeros confirmados. El conductor dispone de una tableta donde puede consultar las paradas a realizar en cada ruta, que se establece antes de empezar el recorrido y no se vuelve a recalcular hasta llegar a uno de los dos hospitales. Cada trayecto completo de hospital a hospital (unos 10 minutos sin paradas) no podrá durar más de una hora. En la fase inicial del piloto, que concluirá en agosto y será de uso gratuito, participarán 11 autobuses.

Ayuntamiento y EMT aseguran que es un "proyecto pionero" en España e incluso en Europa: "Nadie había probado un servicio bajo demanda tan sofisticado, con un autobús grande, de línea, en una zona urbana densa tan difícil como Madrid", presume Juan Corro, director de Tecnología e Innovación de la empresa pública, durante el viaje de presentación del proyecto piloto. Londres, Berlín y Ámsterdam tienen en marcha servicios similares, "pero es con furgonetas grandes, que pueden girar en cualquier lado", puntualiza. De hecho, para impedir que el sistema planifique una ruta que incluya giros imposibles para un autobús de ese tamaño, cada una debe ser validada antes de la salida por el equipo del centro de control de la EMT.

ViaVan es la start-up estadounidense responsable de probar este tipo de servicios de transporte bajo demanda en las citadas capitales europeas. De ellas, Londres es la que ha logrado consolidarlo de mejor manera, mientras que Berlin está replanteándose el proyecto y podría retirarlo. ViaVan también ha sido la encargada de poner la tecnología que calcula las rutas del smartbus de Madrid, mientras que Ferrovial ha diseñado la plataforma y Carto se encarga de los servicios de geolocalización. El fundador de Jazztel y actualmente empresario de la fecundación robotizada, Martin Varsavsky, también ha encontrado hueco en esta colaboración público-privada. Otra de sus empresas, Goggo, ha desempeñado una labor de "coordinación" de todo el proyecto, ha explicado una de las responsables de la empresa a eldiario.es.

Este medio ha preguntado al Ayuntamiento de Madrid y a la EMT por el precio de este proyecto piloto y el dinero que ingresarán las empresas participantes, pero no ha recibido respuesta al cierre de esta información. Fuentes de la EMT han asegurado el montante es "módico". La propiedad intelectual de la app será de la EMT.

Los planes de Madrid para crear una línea de autobús bajo demanda se remontaban a antes de la pandemia, ha explicado el delegado delegado de Medio Ambiente y Movilidad del consistorio, el popular Borja Carabante. No obstante, el coronavirus ha ofrecido un "escenario propicio" para probarlo, puesto que el sistema por reserva permite conocer de antemano la demanda que tendrá cata ruta y asegurar que se pueda cumplir el distanciamiento social en todos sus tramos. Además, los sanitarios se han convertido en usuarios preferenciales del transporte público: Ayuntamiento y EMT esperan que aquellos que trabajan en estos dos hospitales formen parte los usuarios que prueben el sistema en esta primera fase piloto.

En marcha la datificación del transporte público

"Ahora mismo los autobuses recorren su ruta con independencia de la demanda que exista en ese momento. En el futuro, esta tecnología nos va a permitir reconocer en qué puntos existe más demanda y en qué momentos puntuales del día se produce, y por tanto optimizar los autobuses y prestar un servicio más personalizado", ha explicado Carabante durante la presentación. "El autobús digital está aquí y está para quedarse. Este es el primer paso".

La digitalización que expone Carabante forma parte de la corriente de recoger, analizar e interpretar el big data de la movilidad urbana, un servicio que las empresas tecnológicas ya venden a ayuntamientos de todo el mundo. El Ayuntamiento de Madrid llegó a un acuerdo de este tipo en 2018 con Carto y con Waze, una empresa vinculada a Google. Con 'EMT Smartbus Madrid' la empresa pública empezará a gestionar su propia base de datos sobre el uso de servicio en tiempo real. "En el fondo es una precontratación del servicio y por tanto nos permite planificar mucho mejor", ha insistido Carabante.

La política de privacidad de la aplicación especifica que "no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal", aunque excluye de esto a ViaVan al considerarla un "proveedor de servicios que trabaja con EMT y cuya colaboración es necesaria para poder proporcionar el servicio de Bus bajo demanda". La información personal de los usuarios (el sistema pide nombre, apellidos, número de teléfono, email y acceso a la geolocalización del teléfono, aunque este puede cancelarse cuando la app no está en uso) solo podrá usarse para dar el servicio o "crear datos estadísticos, agregados o anónimos". La responsable de los datos personales de los usuarios será la EMT.

Etiquetas
Publicado el
8 de julio de 2020 - 23:10 h

Descubre nuestras apps

stats