eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Que no te engañen: el contrato único de Cs

Infórmate, ten memoria, apaga sus teles, sal a la calle y mira a los ojos a los pensionistas que están luchando y ya lucharon contra antiguos mesías de telediario

22 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rivera apuesta por el talento y asegura que no dejará a nadie en el camino

Luis Garicano, Albert Rivera y Manuel Conthe EFE

José María Aznar funda FAES (Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales) un 11 de noviembre de 2002. 10 meses antes de designar como un emperador romano a Rajoy de entre la terna cainita Rato-Acebes-Zaplana (sí, Rato estuvo a dos reuniones de ser candidato a la presidencia del gobierno por el PP) y dos años antes de abandonar la Moncloa entre mentiras miserables que marcarán la historia contemporánea española. Así, FAES nace como retiro dorado, como think thank neoliberal a imagen y semejanza de los creados años antes por Bush, Cheney y Rumsfeld, y como contrapeso a su propio partido y por extensión a toda la derecha española. En definitiva, FAES nace para influir y tutelar al PP y su entorno las décadas venideras.

Hoy, 16 años, cientos de guerras, estafas, mentiras y regresiones sociales, laborales, políticas y mediáticas después, Aznar y compañía pueden vanagloriarse entre puros en los exclusivos reservados de restaurantes en los que comen de haber alcanzado con holgura todos esos objetivos. El éxito es tal que ante las guerras entre familias de la derecha española y la falta de total obediencia del sucesor Rajoy, se inventan un partido y un candidato para fagocitar dicha disidencia y apuntalar un bipartidismo al servicio del Ibex35 por 40 años más. Cs, partido nacionalista español creado en Catalunya por un reducto de intelectuales de derecha, más o menos disimulada, es el elegido. El proceso de barnizado y dopaje mediático de un partido y de un candidato que llegó a concurrir a unas europeas de la mano del xenófobo Libertas y a salir del Parlament para no condenar el franquismo es tal, que está a las puertas de La Moncloa y forma parte ya de la historia del periodismo y la ciencia política para las aulas del futuro.

Saber todo esto ayuda a entender las propuestas neoliberales en lo económico, social y laboral de los de Rivera. Como el Smithers del poder político que siempre quiso el poder económico, hace unos días que vienen abriendo telediarios (junto a Catalunya y Venezuela) impecablemente vestidos cual clase de escuela de negocios privada anunciando su propuesta de contrato único y pensiones. Propuestas ahora blanqueadas pero que forman parte de los sueños húmedos de la derecha española de los últimos 20 años. Propuestas de FAES hechas una década antes. Propuestas con las que ya coqueteó Rajoy en las penúltimas generales.

Por un lado, el contrato único: el “uno y no 51” del mercado laboral. Para que se entienda, el contrato único que propone ahora Cs es todas las reformas laborales reaccionarias y neoliberales de los últimos 30 años de PPSOE, en una sola. Un contrato de 4 días no deja de ser un contrato basura por muy grande que ponga INDEFINIDO en su encabezado. El futuro no está en el atril de un partido de laboratorio, el futuro está en las luchas en la calle de siempre. Más inspecciones contra la precariedad y la subcontratación abusiva son posibles, negociaciones de convenios colectivos tuteladas por gobiernos comprometidos con la igualdad son posibles, inversiones reales en innovación e integración laboral de colectivos excluidos son posibles, un salario mínimo interprofesional de 1000€ acorde a los estándares europeos es posible y otro modelo productivo y laboral es posible.

Por otro lado, las pensiones: la pensión será un privilegio y no un derecho. Para que se entienda, el modelo de pensiones que propone Cs es el aguinaldo de un estado/señorito magnánimo con los pobres en fiestas de guardar y no un derecho surgido de un pacto sagrado intergeneracional entre trabajadores iguales. El futuro no está en el atril de un partido de laboratorio, el futuro está en los ojos y cánticos de quienes llenaron las calles en el 68 y hoy vuelven a llenarlas. El futuro no es el naranja del cónsul de FAES en el Congreso, el futuro es el naranja de las camisetas de la marea pensionista. Quienes te dicen que la amenaza a las pensiones es una urna en Catalunya son los mismos que dilapidan en 5 años el Fondo de Pensiones en el pago de deuda pública del 100% del PIB. La amenaza a las pensiones no es Junqueras, es Rajoy y Rivera. Devolver las bonificaciones y exenciones no justificadas al sistema es posible, garantizar el gasto en pensiones en los presupuestos generales del estado y no solo en las cotizaciones es posible, subir el gasto dedicado en el PIB al sistema (un 23.7% actual, 5 puntos menos que la media europea) es posible, revalorizar año a año con el IPC por ley es posible, luchar contra el fraude a Hacienda y a la S.S es posible, introducir sistemas de corrección a bajas cotizaciones por salarios bajos, contratos parciales o largas inactividades es posible y luchar por la equiparación salarial entre hombres y mujeres es posible.

Infórmate, ten memoria, apaga sus teles, sal a la calle y mira a los ojos a los pensionistas que están luchando y ya lucharon contra antiguos mesías de Telediario. Que no te engañen. No es que sean nuevos, es que están pintados de naranja. Otra relación entre empresas y trabajadores es posible y ninguna de ella debe pasar por la sumisión eterna de los segundos.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha