eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

No cuela, señor Rivera

He querido recordar un caso de pacto indirecto, especialmente extremo y retorcido, para subrayar la tosquedad del teatrillo que, en estos días, dirige Albert Rivera

El primer acuerdo en Andalucía fue el que cerraron Rivera y Casado para tratar de presentar un pacto tripartito como dos alianzas bilaterales independientes y casi casuales

- PUBLICIDAD -
Rivera avisa de que si el PSOE-A "no colabora en la gobernabilidad" podría haber que "ir a elecciones" en Andalucía

Albert Rivera

Entre agosto de 1939 y junio de 1941 se produjo un sorprendente giro en los discursos oficiales que pronunciaban los principales líderes de la “Nueva España” franquista. El dictador y sus acólitos aparcaron su furibundo anticomunismo verbal. Durante casi dos años, la demoniaca Unión Soviética dejó de ser el enemigo a batir y las soflamas de los líderes fascistas españoles se concentraron en atacar únicamente a las democracias europeas y americanas. La mutación llegó a tal extremo que Franco y los suyos reescribieron nuevamente, y no sería la última vez, la Historia.

Hasta ese momento, la excusa esgrimida para acabar con la democracia republicana y convertir nuestro país en una inmensa prisión repleta de fosas comunes había sido la “necesidad” de combatir una supuesta amenaza comunista. De la noche a la mañana, ese peregrino y falso argumento también desapareció. El mejor ejemplo lo dio el hombre fuerte del régimen y cuñado de Franco. Ramón Serrano Suñer, en una de sus habituales visitas a Berlín, concedió una entrevista al diario oficial del partido nazi en la que afirmó que la guerra provocada por su “Alzamiento” fue un enfrentamiento “al capitalismo de las grandes democracias”. Ni una sola vez mencionó la palabra “comunista”, “rojo” o “bolchevique”. 

¿Por qué ocurrió ese “milagro” en aquella incipiente España fascista? ¿Habían visto la luz “roja” los líderes de la dictadura? Evidentemente, no. Franco no hacía sino ser fiel a su estrecha alianza con Hitler. La Alemania nazi había suscrito en agosto de 1939 un pacto de no agresión con la Unión Soviética para repartirse Polonia y, sobre todo, para que el Führer pudiera lanzarse a la conquista de Europa Occidental sin tener que preocuparse por una posible intervención de los ejércitos de Stalin. En aquella mesa de Moscú, en la que los ministros de asuntos exteriores alemán y soviético rubricaron aquel acuerdo, no estaba sentado Franco, pero España se vio involucrada hasta el corvejón porque su existencia y su supervivencia dependía de uno de los firmantes: papá Hitler. 

Andalucía, obviamente, no es la Europa de finales de los años treinta y los protagonistas tampoco se parecen demasiado. Si he querido recordar un caso de pacto indirecto, especialmente extremo y retorcido, es solo para subrayar la tosquedad del teatrillo que, en estos días, dirige Albert Rivera. Aquí y ahora las cosas están mucho más claras. Aquí y ahora se ha hecho una alianza a tres. Un pacto directo, claro y concreto que recoge no solo medidas de Gobierno, sino una serie de principios ideológicos tan nítidos como retrógrados. 

El primer acuerdo en Andalucía fue el que cerraron Rivera y Casado para tratar de presentar un pacto tripartito como dos alianzas bilaterales independientes y casi casuales. Ese fue el origen de esta ópera bufa. En la primera escena Ciudadanos silbaba y miraba para otro lado, mientras el PP se plegaba a las condiciones que iba imponiendo Vox. La representación continuaba y continúa con los líderes de la formación naranja aparentando estar cabreados por alguna de las medidas impuestas por los ultras. “Ciudadanos y Vox chocan a las pocas horas del acuerdo”, titulaba este jueves El País. “La Consejería de Familia hace saltar la primera espita entre Vox y Ciudadanos” podíamos leer en eldiario.es. “Guerra entre Ciudadanos y Vox” destacaba La Razón

En mi humilde opinión: ni chocan, ni saltan las espitas, ni hay guerra alguna. Ciudadanos ha pactado con la extrema derecha racista, machista, liberticida y franquista de Vox y con la extrema derecha racista, machista, liberticida y franquista que representa el PP de Pablo Casado. Este acuerdo es posible porque, en lo sustancial, satisface al Ibex 35. El partido de Abascal solo es un partido económicamente liberal más, con una capa de maquilla faccioso. Tal y como desgranaba minuciosamente Ignacio Escolar, el acuerdo entre naranjas, azules y ultraazules contempla medidas que solo beneficiarán a los más ricos y destrozarán el Estado del Bienestar que protege al resto de los andaluces. Eso es lo que encontramos cuando rascamos la pátina rojigualda con que tratan de enmascarar sus alianzas y sus ideologías. 

Esa es la realidad y todo lo demás es una comedia barata con un pésimo guion. Negar la existencia del tripartito ultra y liberal es un insulto a la inteligencia de los españoles en general y de los andaluces en particular. Si hay algún cerebro detrás de este burdo intento, debe ser el mismo que convenció a María Dolores de Cospedal para que soltara aquel argumento del finiquito en diferido… en forma de simulación. Si no fuera todo parte de una gran farsa, el próximo miércoles Juan Manuel Moreno no sería presidente de Andalucía y el ciudadano Juan Marín no sería su vicepresidente. Si no lo fuera, la legislatura no duraría ni un año. ¿Apostamos? Pago doble.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha