eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Dos pactos sometidos a condición suspensiva

Albert Rivera considera que el pacto del PP con Vox es “papel mojado” y Javier Ortega le responde que no se podrá gobernar en Andalucía sin los escaños de Vox

No hay manera de poner en práctica un programa de gobierno en esas condiciones

Los dos acuerdos firmados buscan ganar tiempo. Están sometidos a la condición suspensiva de lo que ocurra en las elecciones que se van a celebrar en mayo

El presidente andaluz del PP, Juanma Moreno, y el de Ciudadanos, Juan Marín, estrechan las manos durante la reunión que han tenido esta tarde en el Parlamento andaluz.

Juanma Moreno (PP) y Juan Marín (Cs) EFE

La derechas españolas han conseguido cerrar dos pactos en Andalucía para extraer las consecuencias del resultado electoral del 2 de diciembre. El hecho de que hayan sido las derechas españolas y no las derechas andaluzas las que los hayan cerrado ha sido un primer éxito de Vox. Hasta el momento los pactos de gobierno para la Junta de Andalucía, cuando habían sido necesarios, se habían cerrado en Andalucía sin la intervención de la dirección nacional de los partidos. Este es el primero en el que se  sustituye de facto el derecho a la autonomía por el principio de unidad política del Estado en línea con la propuesta de Vox de acabar con el Estado de las Autonomías. Son las direcciones nacionales las que pactan.

Con estos dos pactos las tres derechas españolas han conseguido dos cosas muy importantes para ellas y en las que están plenamente de acuerdo: la primera, desalojar al PSOE de la presidencia de la Junta de Andalucía y segunda, mantener cada una de ellas en cada uno de los pactos elementos de su discurso, que les permitan concurrir a las elecciones del mes de mayo con un mínimo de credibilidad.

Los dos pactos no están pensados para gobernar. Es imposible hacerlo con ambos. Albert Rivera considera que el pacto firmado por el PP con Vox es “papel mojado” y Javier Ortega le responde que no se podrá adoptar ninguna medida de gobierno en Andalucía sin los doce escaños de Vox. No hay manera de poner en práctica un programa de gobierno en esas condiciones.

Los dos pactos que se han firmado han sido pactos para ganar tiempo. Ambos están sometidos a la condición suspensiva de lo que ocurra en las elecciones que se van a celebrar en mayo. Dependiendo de cuáles sean los resultados de estas elecciones los dos pactos se podrán ver confirmados y transformados a continuación en un programa de gobierno, que sería el anticipo del pacto de las derechas españolas para otras Comunidades Autónomas y un buen número de municipios y que podría acabar desembocando en el embrión de un pacto para la próximas elecciones generales, o no.

En Andalucía puede haberse prefigurado lo que podríamos denominar el “Pacto del 155” de las derechas españolas, a través del cual, una vez celebradas las elecciones de mayo y posteriormente las generales, se diera respuesta a lo que lo entienden que es un desafío intolerable del nacionalismo catalán al Estado español, o no.

Hasta mayo no lo vamos a saber. En el caso de que los resultados de las elecciones no permitan confirmar la compatibilidad de los dos pactos alcanzados por separado, la condición dejaría de ser suspensiva para convertirse en resolutoria. Sería la continuidad de la legislatura andaluza la que se pondría en cuestión.

Lo que ha ocurrido en Andalucía ha sido muy lesivo para la izquierda en general y para el PSOE en particular, pero supone un triunfo solamente provisional para la derecha, que tiene que demostrar que es capaz de articular e implementar un programa de gobierno a partir de los tres partidos en que ahora mismo se expresa. En Andalucía y en el resto del Estado. Si no lo puede hacer en el resto del Estado, no lo podrá hacer en Andalucía.

En los próximos meses todos los ciudadanos del Estado en las elecciones municipales y europeas, que son elecciones generales desde la perspectiva del cuerpo electoral, único en las europeas y múltiple en las municipales, y los ciudadanos de trece Comunidades Autónomas van a ejercer el derecho del sufragio sabiendo ya lo que ha ocurrido en Andalucía y con pleno conocimiento, por tanto, de que las consecuencias de su voto van más allá del escaño europeo, autonómico o municipal que vaya a ser elegido con su voto.

Si con el referéndum del 28-F de 1980 Andalucía puso en marcha un proceso que acabó resonando en toda España, con el resultado de las elecciones del 2 de diciembre de 2018 puede ocurrir algo parecido. Entonces posibilitó la generalización del ejercicio del derecho a la autonomía y la construcción, por tanto, de un Estado plenamente descentralizado políticamente. En esta ocasión puede conducir a una revisión en profundidad del ejercicio del derecho a la autonomía en toda España.

O no. La decisión está en nuestras manos.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha