eldiario.es

Menú

ARAGÓN

El arzobispado de Zaragoza se ahorra más de 600.000 euros al año por no pagar el IBI

Acumula más de 150 inmuebles, valorados en casi 90 millones, por los que no paga nada de contribución

Las cinco propiedades del Cabildo Metropolitano en la capital aragonesa superan los 15 millones de valor catastral

La basílica del Pilar está valorada en 14,5 millones, los edificios episcopales superan los 2,5 y el complejo de La Seo pasa de 22

24 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Basílica del Pilar

Basílica del Pilar

La iglesia católica se ahorra cientos de miles de euros cada año en Zaragoza gracias a la exención del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que afecta a las propiedades que sus miembros inscriben en el Catastro como eclesiásticas, fundacionales o monumentales.

Solo el arzobispado acumula una cartera de más de 150 propiedades inmobiliarias, valoradas en casi 90 millones de euros, por los que no paga ni un euro de contribución urbana. Esa exención le supone, según la documentación a la que ha tenido acceso eldiario.es Aragón, un ahorro de más de 600.000 euros al año que no llegan a las arcas municipales.

El Movimiento Hacia Un Estado Laico (Mhuel), que estima en más de ocho millones de euros el dinero que deja de ingresar anualmente el Ayuntamiento de Zaragoza por este motivo, califica esta situación de “escándalo mayúsculo a la hora de repartir cargas tributarias sin ningún principio de igualdad ni de equidad”.

Confesiones, partidos, colegios y monumentos

El listado de bienes inmobiliarios exentos del IBI en Zaragoza, que también afecta a edificios de titularidad estatal, sedes de partidos y sindicatos y bienes monumentales de propiedad privada, no solo incluye, en el caso de la iglesia, lugares de culto, sino que se extiende a bajos de edificios, fincas variadas en un mismo inmueble, centros de enseñanza y fundaciones, entre otros epígrafes.

La confesión que mayor número de propiedades exentas acumula en la capital aragonesa es la católica. Y dentro de esta, el principal propietario es el arzobispado de Zaragoza con más de 150 bienes inmobiliarios.

Ese patrimonio le sitúa a mucha distancia de los adventistas del séptimo día (cinco propiedades por algo más de un millón de euros); del apostolado del Sagrado Corazón de Jesús, cuyo edificio del paseo Ruiseñores está valorado en 2.329.783,56 euros a los que les corresponde un coeficiente de 5.754,09 euros; de la iglesia evangélica bautista, que anualmente se libra de tributar 17.535 euros por su edificio de la calle Pablo Neruda, 32, tasado por el Catastro en casi 3,4 millones, o, entre otras, de las hermanas de los Ancianos Desamparados, a los que el organismo de Hacienda asigna un recibo anual de más de 85.000 euros por el inmueble del número 22 de la avenida de San José, cuya valoración catastral supera ligeramente los 17 millones de euros.

El Pilar y La Seo

Este último edificio es el único de titularidad religiosa que supera en valor a la basílica del Pilar, que el Catastro tasa en 14.498.686,26 euros. Los 18.610 metros cuadrados del templo, construido en 1675 y que oficialmente consta de sótano, planta calle y primer piso (estas dos de 9.121 metros cuadrados cada una), generan un tributo anual de 104.470,23 euros.

Justo a su lado se encuentran dos edificios propiedad del cabildo, en los números 20 y 21 de la plaza del Pilar, cuyo valor catastral conjunto es de 2,5 millones de euros. Un patrimonio de ese tipo generaría una factura de IBI de 9.190,83 euros si su dueño no tuviera vinculaciones religiosas.

El valor catastral conjunto del polígono espiritual que integran los edificios números 4, 5 y 6 de la plaza de La Seo, del que forma parte la catedral de El Salvador, supera los 22 millones de euros y origina un coeficiente de más de 120.000 euros cuyos dueños, el cabildo y el arzobispado no tienen que pagar. En el caso del número 5, la exención incluye, 3.875 metros cuadrados de vivienda, 525 de almacén y 1.933 de oficina.

Más de 1.300 entidades exentas, en vísperas de una subida del 26% al 42% para las familias

Los zaragozanos pagarán el año que viene entre un 26% y un 42% más de IBI, salvo que una reforma legal permita evitarlo. El motivo es la caducidad, a partir de diciembre de este año, del precepto que, a propuesta de Izquierda Unida, permitió, tras el catastrazo de 2012, congelar el IBI a la mitad de los bienes inmobiliarios de menor valor de la ciudad, reducir notablemente sus efectos en otro 25% y limitar la subida impositiva al 8% en los de mayor tasación. La revisión había elevado los valores, en plena crisis, en esa horquilla del 26% al 42%.

IU denunció hace unos meses que la exención del IBI reduce anualmente los ingresos municipales en 9,2 millones perdonados a 1.329 propiedades. En ese grupo destacan las confesiones religiosas, con 464 inmuebles que deberían generar unos ingresos de 2.644.179 euros.

Los 80 centros de enseñanza privados y concertados de titularidad religiosa generan 2.053.487 euros, que sí son objeto de compensación, situación que no se da con los 283 edificios declarados BIC (Bien de Interés Cultural), cuyos dueños se libran de pagar 896.028 euros.

Los beneficios fiscales afectan también a las fundaciones, cuyos 406 edificios generan un coeficiente exento de 1.677.844 euros, y a oenegés como Cruz Roja: sus nueve edificios sumarían recibos por valor de 12.231 euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha