eldiario.es

Rosa María Artal

Periodista y escritora. En 2008 terminé una larga carrera en TVE. Como presentadora de informativos mis destinos han sido TVE Aragón -en donde comencé-, TD3 de la Primera en el 83, Informe Semanal y Telediario Internacional. En RNE dirigí el programa de las noches de los sábados Dos en la Madrugada. Y colaboré en el de Andrés Aberasturi, La leyenda continúa con El diario de una mujer alta. He publicado varios libros, de literatura y periodísticos. Destaco entre estos últimos, 11M-14M, onda expansiva y España, ombligo del mundo que salió en noviembre de 2008. En el último año promoví, coordiné y escribí un capítulo de Reacciona, el libro de no ficción español más vendido en 2011, y lo mismo con Actúa, su evolución, publicado el 12 de abril. Así mismo, escribí La energía liberada, con una amplia descripción de la crisis, sus causas y sus soluciones.

Permanezcan atentos a las trampas

De repente, ante la vorágine de imágenes, voces, sonrisas y gritos, ruidos que nos acribillan, surge la sospecha: ¿No nos están haciendo trampas? Una posibilidad en absoluto descartable, dado que el engaño se ha instalado como norma de relación y tiene por estos lares categoría de mito desde hace siglos, cuando se le llamó con orgullo 'picaresca española'.

Las elecciones generales fueron el 20 de diciembre ¿no es sorprendente que hayan estado la mayoría de los partidos mes y medio sin avanzar una gestión para formar gobierno como dicen? ¿Al punto de precisar el candidato a la investidura, Pedro Sánchez del PSOE, un mes más? Las preguntas no se refieren a demorar la investidura lo que necesiten como han hecho otros países, sino a qué han hecho durante 44 días. ¿En qué empleó Rajoy todo este tiempo? ¿Qué aguardaba o aguarda aún? ¿Y el PP? ¿Adónde nos llevan?

Seguir leyendo »

Felipe González, último rugido

Irrumpe Felipe González en las deliberaciones para el nuevo gobierno, pretendiendo sentar cátedra, pero no ha conseguido sino certificar los estertores de un tiempo caduco. El presidente socialista –de alguna forma lo pareció en su día, socialista-  comparece en una entrevista para El País con un furibundo discurso “anti Podemos” para pedir al PSOE de Pedro Sánchez que deje gobernar al PP. La apremiante urgencia de salvar el estatus vigente, le ha hecho coincidir en su campaña con José María Aznar, en mensajes casi textuales. El desprestigiado expresidente de gobiernos del PP, de la mano de González. Dos, por el precio de uno. Confluir, tras ancestrales enfrentamientos. Ambos ven al Podemos que las políticas de sus partidos llamaron a gritos, “un peligro para la democracia”. Temible la democracia de la desigualdad y de las arbitrariedades que nos venden ambos ex mandatarios.

Al shock por el cúmulo de furias y desatinos desplegados por González –lo del Leninismo 3.0 ya es la guinda-, siguió, casi de inmediato, la burla de una sociedad que da ambos por amortizados. Seguirán en la brecha los medios a su servicio, al servicio de que nada cambie, pero la ciudadanía ya camina por otra senda. Una buena parte.  En realidad, hablan para esa otra que se deja conducir con la vara del pastor y que traga lo que le echen. Pero hasta ésa terminará sospechando de las taras del trigo que les sirven.

Seguir leyendo »

La recuperación del PP y el burro que casi aprende a no comer

España ha de formar gobierno con urgencia para acabar con la inestabilidad y seguir la senda de la recuperación que es hoy orgullo del neoliberalismo. Así están apremiando los grandes portavoces de esta doctrina económica -desde el FMI a la Comisión Europea por boca del presidente Juncker- a que los políticos electos tomen una decisión que otros países en nuestras circunstancias meditaron mucho más tiempo. El gobierno que desean –y se han cansado de sugerirlo- es el que mantenga al PP en el poder, con el apéndice de Ciudadanos, y -como la mala suerte ha querido que ni con la suma de ambos los votos den de sí- con la abstención positiva del PSOE. Y parece que el actual candidato del partido socialista no está por la labor. 

Semejante contratiempo encuentra al sistema a las puertas de otra grave crisis. Esta vez no se atreven a decir que es porque "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades", dada la saña con la que las han podado. En la anterior, 2008, tampoco fue esa la razón. Ahora es que el gran experimento chino de capitalismo salvaje con represión dictatorial se les está yendo a pique, el petróleo ya no es oro negro, las bolsas se despeñan y en las altas cumbres se estremecen por la 'incertidumbre del crecimiento'

Seguir leyendo »

Una nueva oportunidad: Política real o la de Villa y Corte

Hace un par de siglos, el año 1816 no tuvo verano según cuentan las crónicas. El tiempo se alteró por una violenta erupción volcánica, explican. Napoleón languidecía en la isla de Santa Elena. Dicen que el frío, precisamente, frenó varias veces su carrera imperial. En España teníamos de vuelta al rey, Borbón, Fernando VII.  Aquí  también patinaron los ejércitos napoleónicos, gracias a la labores entre otros de Juan Martín Díez, El Empecinado, a quien el rey felón terminaría ajusticiando por su coherencia y dignidad. Fernando VII había derogado ya la Constitución de Cádiz y el Trienio liberal dio pasó a la Década Ominosa, con la restauración del Absolutismo. Reciente aún la Revolución Francesa, habían crecido - sobre las brasas de la libertad- los Bonaparte. Y se llegaron hasta España. La reacción popular a esa invasión, también derivaría hacia ese Borbón que fue símbolo de involución como pocos. Hay algo en la España actual que evoca de alguna manera esos tránsitos diabólicos que sacuden a esta sociedad de cuando en cuando. 

En los últimos años, el hartazgo de la política, del ejercicio de la 'Política', de las secuelas económicas que dejaron los errores y trampas, llegó al límite. Y hubo una movilización social –marcadamente pacífica- y algo cambió.  Se visualizó en los ayuntamientos nacidos en 2015 y, en estos días, en el nuevo Congreso de los Diputados. La Cámara que representa a la soberanía nacional, empieza a parecerse algo más al pueblo que la ostenta –aunque tantos lo olviden-. Pero el viejo régimen, su esencia más genuina, no se conforma. Todo lo contrario: rabia. Hasta arrojando bilis por la boca. Y, por ejemplo, convierte en tema de debate nacional el que una diputada acudiera a la sesión que inauguraba la legislatura con su hijo en brazos. Los graves problemas que aquejan a esta sociedad quedan aparcados ante tamaño acontecimiento, que ni siquiera es la primera ni la única vez que ha sucedido. Teniendo allí mismo, en el hemiciclo, a un diputado del partido del Gobierno en funciones investigado por presunta pertenencia a organización criminal en la cuestión habitual de la 'mangancia' y la corrupción. Los cronistas palaciegos tienen gran parte de responsabilidad en ello. 

Seguir leyendo »

La vida antes de Rajoy

Llevamos cuatro años ocupados casi exclusivamente de la política. Máxime ahora que todavía no sabemos quién gobernará  Cataluña, ni España. Una época en la que se han producido cambios con decisiva influencia en nuestra forma de vivir y expectativas de futuro. La crisis no empezó con Rajoy, aunque siempre estuvo allí en algún puesto de responsabilidad. Los recortes que ha practicado sí nos la han hecho sentir  en toda su crudeza. Rajoy, el hombre gris, y su partido han modelado España a su gusto. Aunque no al de todos, de ahí el nacimiento de fuerzas políticas que han alterado el pacífico mapa que se repartían entre PP y PSOE. 

Lo que llamaron crisis empezó a hacerse sentir en España en 2009 y se afianzó en 2010, dos años después del derrumbe del sistema financiero internacional.  Estrenábamos por estos días de enero la presidencia de turno de la UE y empezaba a declinar “la estrella del euro”, como llamaban a nuestro país comandando por Zapatero–The Economist, por ejemplo, portavoz sólido de la economía liberal-. Habíamos llegado a crecer un 4,1% en el primer trimestre de 2007, y a crear, en la primera legislatura del PSOE, 3 millones de empleos. Inflados por la burbuja inmobiliaria que venía ya grandiosa de manos del PP de Aznar. Pero la crisis exterior y su propio peso descomunal la pinchó, nos estalló en la cara y  el número de parados ascendía en aquel enero de hace 6 años a la insostenible cifra de 3.923.603 personas. Paradojas de la vida, hoy son 4.093.508 en exultante recuperación (del desempleo que alcanzó el récord  en la legislatura de Rajoy). Hay 13 millones y medio de personas en el umbral de la pobreza, han emigrado más de dos millones de españoles, y somos líderes de la desigualdad social en Europa con Bulgaria y Chipre. Nosotros en notable aumento.  

Seguir leyendo »

Para alcanzar los sueños

Cada año el mismo rito, el mismo cúmulo de tópicos. Depositar esperanzas en un cambio del calendario y fijarse una serie de propósitos a abordar y metas a conseguir. Llegar a convencerse de que el Año Nuevo, por serlo, cumplirá nuestros deseos. Lo que puede suceder o no, según nos dicta la experiencia de haber recorrido ese tránsito una y otra vez. En realidad, para alcanzar los sueños, hay que fabricar escaleras y afianzarlas en el suelo. O hacerse con unas alas –y un motor preferiblemente- si los sueños son muy altos. Cualquier instrumento que haya probado su efectividad en estas lides, antes que fiar la consecución de los anhelos a un billete de lotería, la ropa interior roja o 12 uvas.

 Esta vez, el año a estrenar nos encuentra a los españoles digiriendo las elecciones recientes y  esperando se forme gobierno. Empujando para que el voto que otorgamos en conciencia –o como fuera- se abra paso para resolver los problemas que nos aquejan como sociedad. En el plano teórico, por supuesto. Las elecciones de diciembre nos han demostrado que hay, al menos, 7.200.000 personas contentas con lo que ha llevado a cabo el PP y dispuestas a que siga así. A saber, un desgarrador aumento de la desigualdad que se muestra en carencias tangibles de muchas personas, una legislación reformada para darle tintes autoritarios o una corrupción escandalosa que se salda con notable impunidad. Están cómodos con ese paquete, aunque algunos de ellos sean los únicos que creen que la corrupción del PP se limita a unos cuantos cestos, sí, quizás, el contenedor de un tráiler, de manzanas podridas. Lo mismo, por cierto, que quienes mantienen al partido que en Catalunya alumbró, gestó y engordó a los Pujol, y su amplia familia y allegados. Todos ellos han colocado los travesaños adecuados para que todo continúe como estaba.

Seguir leyendo »

Lo que las elecciones han puesto en evidencia

Se levantó el capó y el motor echa humo. Las urnas no dieron mayorías absolutas y la España oficial “arde” como un vulgar Twiter. Gobiernos de coalición los hay en toda Europa. Con resultados variables. El problema reside en la peculiaridad española. La insistencia en huir de la realidad. Ignorar que España no es solo Madrid, ni solo la rural y conservadora del interior, a pesar de cómo se ha hecho notar. Injerencias ajenas, desde el IBEX a los medios y a la iglesia católica, tan precisa siempre en sus apuestas políticas. Que los obispos consideren que es una preciosa colaboración abstenerse para que siga mandando el PP no necesita ni comentarios. O el estado en el que la calculadora electoral encuentra a los partidos. Las maniobras se desarrollan ante nuestros ojos con impredecible desenlace aún. Y queda por ver si caerá antes Mariano Rajoy que Pedro Sánchez, si lo harán los dos, o todo seguirá como antes del 20D.

Es cierto, no va a ser nada fácil formar gobierno. Y unos juegan sus cartas forzados, sin resuello, y otros aprovechan paradójicas ventajas. Pero lo primero que hay que recordar en estos tiempos de tan mala memoria es que fue el descrédito de la política tradicional lo que provocó la reacción de la sociedad. En buena parte de ella únicamente de boquilla y sin que implicara el menor trabajo o riesgo. En una palabra: los políticos se lo buscaron. Y ahora pretende mantener su esquema como si nada hubiera ocurrido.

Seguir leyendo »

No me diga usted que no lo sabe

A pocas horas ya de que abran las urnas, todos los sondeos oficiales y oficiosos dan como ganador de las legislativas españolas a Mariano Rajoy de nuevo, líder del Partido Popular. Perderá escaños pero el PP será el partido más votado, de acuerdo con las encuestas. Se da la gran paradoja nuevamente de que en un momento de enorme efervescencia e interés político en la sociedad, va a ganar, si se confirma, un partido de la derecha más rancia y, sobre todo, más turbia. Porque lo ocurrido en esta legislatura se sale del ámbito de la ideología, podríamos estar hablando del budismo del partido Nuevo Kōmeitō japonés y los hechos acontecidos seguirían siendo igual de escandalosos. 

No me diga usted, votante del PP, que no lo sabe en el fondo. Le convencieron –porque usted quiso creerlo- de que Zapatero, al frente del PSOE, fue quien personalmente se acercó a Nueva York, a la sede de Lehman Brothers –con su siglo y medio de historia a cuestas- y se puso a picar sus cimientos hasta que lo hundió. Luego sopló desde allí y se fue a pique todo el sistema financiero internacional. Tras esa prodigiosa hazaña, remató dejando vacías las arcas del Estado y de postre la hucha de las pensiones. Usted sabe que su partido y cuantos medios y personas trabajan cristianamente por difundir su mensaje igual exageran un poco cuando le inducen a convencerse de estas historias pero usted cree que no hay nadie mejor que el PP. Y para mantener su hegemonía vale todo.

Seguir leyendo »

Buscamos un presidente de Gobierno, no candidatos al Oscar

Esto no es Hollywood, aunque cada día lo parezca más. Cuesta encontrar propuestas o ideas en esta campaña porque las que llegan a exponerse quedan sepultadas por el espectáculo. Los grandes escenarios que utiliza Albert Rivera evocan a los decorados de las superproducciones de la época dorada de Hollywood. Es un síntoma. Hay nuevos actores que revitalizan la obra. Realmente, y es apreciable y positivo. Como los debates que les enfrentan con mucha más soltura que en la vieja función, la que aún repetirá la televisión pública nacional, TVE, el lunes. Pero de lo que hablamos tras ellas es de quién ganó ¿la carrera?, de actuaciones, vestimentas, estados de ánimo.  De las influyentes opiniones de los críticos. Igual, en lugar de recibir el mandato para formar gobierno, deberíamos repartir estatuillas de Oscar. El problema es el marco social en el que se celebran unas elecciones tan decisivas.

No es solo ese concurso de habilidades en los que hemos visto a candidatos y sustitutas de candidato, bailar, cantar, cocinar, pilotar un todoterreno, subir en globo, acudir a programas “populares” de los que se dedican a “entretener”, cuando no a entontecer, a la audiencia. De meter en  portada hasta el número de zapato que calza Pablo Iglesias o “meninas” que no son suyas. No es solo eso, no. Estamos asistiendo, aunque sean debates serios y necesarios, al más difícil todavía de tener a los contendientes de pie un par de horas, con o sin atril, al final del día. Una prueba de aguante ¿Cómo las islas de famosos llevadas a la política? Es cierto que permite ver que uno se tambalea y gesticula, otro suda, otra se afianza al suelo con altos tacones porque a empecinamiento no le gana nadie. A Soraya Sáenz de Santamaría habría que otorgarle el Oscar a la Resistencia. 'Ex aqueo' con los ciudadanos que hemos sufrido las políticas de su equipo: el PP.

Seguir leyendo »

La desigualdad generacional también vota el 20D

El último barómetro del CIS ha vuelto a sorprender dando una victoria holgada al PP. El estado de opinión conservador que pronostica otorga buenos resultados a Ciudadanos, hunde  al PSOE, frena Podemos aunque mejora con las mareas de izquierda, y baja también a Unidad Popular. El dato más relevante es un 41,6% de encuestados que no tiene decidido el voto a pocos días de acudir a las urnas. Con su participación todo podría dar la vuelta, o justificar estos resultados del CIS, poco coherentes con todo lo ocurrido hasta ahora. Pero hay más variables a tener en cuenta. En particular cambios generacionales profundos que influyen en el voto.

Esta legislatura, la del PP de Mariano Rajoy, tiene como una de sus principales señas de identidad el pronunciado aumento de las desigualdades. Y en todos los terrenos. Desigualdad económica, entre los seres humanos, entre hombres y mujeres en particular, en el acceso a todos los servicios: sanidad, educación y vivienda como pilares esenciales. Derivas que se venían marcando, incluso desde hace décadas, han encontrado en las políticas de este conservadurismo neoliberal y éticamente laxo su mejor caldo de cultivo.

Seguir leyendo »

  • Zona Crítica

    Al mercado le gustan redondas las burbujas de la tónica

    #18 A todos, me refiero.

  • Zona Crítica

    Al mercado le gustan redondas las burbujas de la tónica

    #17 No sé. Igual alguna vez hay que decirlo: muchísimas gracias.

  • Zona Crítica

    El gran peligro de Europa es el auge del fascismo

    #9 Está enlazado. Donde pone "la composición étnica de Europa".

      • Votar a favor 6
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    25 años de Puerto Hurraco y del nacimiento del sensacionalismo en televisión

    #8 #7 Después. 13 de noviembre de 1992

  • Zona Crítica

    Votantes con alma de bolero

    #68 #58 http://elpais.com/diario/2009/03/27/opinion/1238108412_850215.html

  • Zona Crítica

    Debate sobre el estado de suciedad

    #15 #5 Creo que en los esquemas tradicionales no cabe aún más que la crónica bipartidista. Difícilmente se quedarán a escuchar a Garzón "sus señorías", aunque podrían darnos una sorpresa. Lo añado, queda más completo. Gracias.

      • Votar a favor 7
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Posibilismo, nadando a favor de la corriente

    #28 #24 Cierto, se decía mucho más Ruptura o Reforma, curioso cómo se almacenan las palabras en los recuerdos y qué conceptos predominan y se asocian. Lo cambio. Es más ajustado. Gracias.

  • Zona Crítica

    El voto de las sectas destructivas

    #27 #26 tienes razón, los considero en el pack del PP, pero tienen matices distintos. Gracias.

  • Zona Crítica

    La balsa de los locos

    #30 #16 En la provincia¡¡ En León, quería decir. Muchas gracias. Gracias también a todos por vuestros comentarios.

  • Zona Crítica

    ¿Cuántos botones estamos dispuestos a apretar?

    #9 ¿Nueve médicos del servicio de urgencias del Hospital de Toledo, por escrito, no son fuente fiable y documentada? Está enlazado.

  • Zona Crítica

    La España que aspira a seguir gobernando el PP

    #9 El otro día tuve la suerte de dejarme caer por tu Blog Rosa y encontrarme con la noticia sobre las personas que viven en la calle (odio tener que decir indigente) en Marsella (Francia) y que allí, su gobierno local de ultra-derecha decidió marcar a estas personas con un "triángulo que mostraba su condición"... (tal y como no tantos años atrás se hiciera con una estrella en Alemania). Es curioso lo que dices sobre que también hay "clases" en este país cuando hablamos de los más desfavorecidos, a los cuales como bien dices se les da o no permiso para poder solicitar limosna. Estaría muy bien que los niños de este país (aunque hay demasiados que lo están sufriendo en su piel) vieran con sus propios ojos lo que está ocurriendo y que la vida no está siendo nada fácil para muchos y muchas. Que les dejáramos descubrir por sí mismos la realidad del día a día sin mentirles, más bien educándoles que este es el pan del día a día y que cada cual se lo gana como puede y le dejan. Quizás así más adelante, cuando abrieran bien los ojos al mundo, cambiaran parte de ese "botellón y gusanitos" por ayudar a los demás sin temor ni vergüenza a que se rían de ellos. Hoy... tan solo me quedo con la primera parte del artículo... perdona Rosa, pero decirte que todo el está lleno de realidad.

      • Votar a favor 9
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Historia de un saqueo con burla incorporada

    #1 Creo que te refieres a Florentino Pérez, no al bueno de Flo Fernández.

      • Votar a favor 5
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    La desigualdad generacional también vota el 20D

    #20 ¿Qué pasará con los votos dentro de cuatro años, cuando se incorporen al voto dos millones de jóvenes y a la fosa dos millones de vejetes?

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0