eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los perros "de caza" entran en el Congreso de los Diputados

27 Comentarios

"Galgos: España ante el mundo" en el Congreso de los Diputados

Perros, sí. En el mismísimo Congreso de los Diputados. El miércoles de la semana pasada. No era una sesión plenaria, ni de comisión, pero era un acto parlamentario. Pura lucha, y no solo simbólica, por una democracia representativa que represente también a quienes no tienen voz para defenderse.

Entrecomillo “de caza” porque no me gusta la expresión y no quiero hacerla mía. Son perros, y punto. Otra cosa es la etiqueta que les pongamos, que siempre obedece a nuestros intereses y nunca a los suyos, y que en este caso indica que son animales usados para matar a otros animales, víctimas todos ellos de la depravación que aprecia entretenimiento en el sufrimiento y la muerte.

Me hubiera gustado contar que los parlamentarios se comprometen a poner fin a su tortura, pero de momento no es así. Sin embargo, el acto organizado el miércoles pasado por la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales ( APDDA) puede ser un avance. Así, al menos, quiero interpretarlo.

Seguir leyendo »

Primero mutilaron a sus animales, después mataron a sus compañeros

Bicho, cachorro de tres meses maltratado por un grupo de niños en un suburbio de Cruz del Eje (Argentina)

La masacre de Columbine

Los adolescentes Eric Harris y Dylan Klebold estudiaban en la Escuela Secundaria de Columbine, Colorado. El 20 de abril de 1999 mataron en su colegio a 13 compañeros y a un profesor, e hirieron a 24 personas más. Después se suicidaron. Habían provocado la quinta mayor masacre de esas características que se ha vivido en los Estados Unidos y una de las peores que recuerda el mundo.

¿Se pudo haber evitado aquella tragedia? Posiblemente. Según la criminología contemporánea, habría habido oportunidad de intervenir en el desarrollo psicológico de estos dos jóvenes asesinos si se hubiera dado importancia a un indicio revelador: de niños, ambos habían maltratado y mutilado a sus mascotas.

Seguir leyendo »

Por qué El caballo de Nietzsche

52 Comentarios

Ocurrió en Turín, el 3 de enero de 1889. Friedrich Nietzsche cruza la plaza Carlo Alberto y se topa con un cochero que azota con el látigo a su caballo, rendido, agotado, resignado, doblegado en el suelo. Nietzsche, hondamente dolido, herido en lo más profundo de su alma, se arroja sobre el caballo y lo abraza.

Los relatos del incidente varían según los autores. Unos dicen que le susurró palabras que solo él, el caballo, podía oír. Otros dicen que permaneció en silencio, llorando, quizá hablándole sin pronunciar palabra. Pero todos coinciden en que fue un episodio crucial en la vida del filósofo alemán: el momento en el que perdió lo que la humanidad llama “razón” y, de alguna forma, rompió para siempre con esa misma humanidad, que lo consideró desde entonces un perturbado. Permaneció junto al caballo hasta que fue detenido por desórdenes públicos. Sabemos lo que pasó después con Nietzsche, pero no hemos sabido qué fue de aquel caballo.

Podemos pensar, como escribió Milan Kundera en La insoportable levedad del ser, que en aquel momento Nietzsche pedía perdón al caballo en nombre de la humanidad, en nombre de Descartes. Queremos pensar que le pidió perdón porque la humanidad, al construir su relación con los animales, eligiera a Descartes frente a, por ejemplo, Pitágoras. Porque se apoyara en Descartes y no en Pitágoras para interpretar el “dominio” que, según el Génesis, Dios otorgó a los humanos sobre los demás animales.

Seguir leyendo »

Quiénes somos El caballo de Nietzsche

El caballo de Nietzsche será el blog que se ocupe en eldiario.es de los derechos animales. Los miércoles y los sábados, periodistas, escritores, profesores, activistas y otras personas comprometidas con su defensa nos esforzaremos por hacer llegar a los lectores la voz de quienes no la tienen.

Nuestro blog nace con la convicción de que la ética de una sociedad se mide por el trato que brinda a los más débiles, es decir, a quienes están a merced de los más fuertes. Es el caso de los animales no humanos. Son seres que sienten y padecen, pero, solo porque pertenecen a otra especie, nuestra sociedad los trata como simples objetos, como meros productos, como medios para obtener un fin.

Seguir leyendo »