eldiario.es

Menú

Elogio de la pluralidad de España

España no es una, es muchas y es más libre y más grande cuanto más diversa. Si hubiera manifestaciones por la pluralidad nacional, no habría que manifestarse por la unidad porque la mayoría se sentiría incluida.

40 Comentarios

- PUBLICIDAD -

La España de la que hablan los que se han apropiado del concepto de España no nos representa ni mucho menos a todos los españoles. Esa España de la unidad como mantra y como dogma, o sea, como religión, es la España creada por 40 años de adoctrinamiento franquista. Es la España de caspa y pandereta que redujo la diversidad de este país a la hegemonía excluyente del castellano y un popurrí de rasgos mesetarios, glorioso pasado cristiano y tópicos folclóricos para turistas que siguen vigentes en el imaginario colectivo.

Pero España es más inclasificable y excéntrica que todo eso. Subrayo la excentricidad. No sólo existe la España centralista que centrifuga los contornos, las anomalías y las singularidades como si fuera una lavadora que limpia las manchas. Tenemos una historia común pero también divergente. No tenemos un carácter sino caracteres, tenemos personalidad múltiple, culturas que se entrecruzan al mismo tiempo que difieren. Somos un país quijotesco, berlanguiano, valleinclanesco, machadiano, lorquiano, goyesco, daliniano y buñelesco, entre otras muchas cosas, algunas admirables, otras patéticas. No hay más que vernos estos días, somos cubistas, esperpénticos y surreales, no cabemos en un solo molde, pese a los esfuerzos seculares del nacionalcatolicismo castrador de meternos en vereda.

Hay, sí, otra España más allá de la derecha autoritaria y la ultraderecha cavernícola. Hay una España que no es guerracivilista, que no grita “a por ellos” a sus vecinos ni corea “yo soy español, español, español” como si escupiera a quien no lo sienta. Hay también una Cataluña que puede ser independentista pero tampoco tiene necesidad de decir con soberbia “Adèu, Espanya”. Entre una y otra, hay mucho país sin más bandera que el respeto y los afectos. Para esa nación sin fronteras este elogio porque en ella cabemos todos, incluso quienes nos quieren dejar fuera al resto.

Entiendo perfectamente que muchos catalanes quieran irse de esa España chata y obtusa que desprecia a quien no es como ella pero le exige su amor a golpes de mazo o de porra y a golpes le obliga a seguir a su lado y a golpes quiere limar las diferencias. España no es una, es muchas y es más libre y más grande cuanto más diversa. Si hubiera manifestaciones por la pluralidad nacional, no habría que manifestarse por la unidad porque la mayoría se sentiría incluida. Al revés, sucede lo contrario, que muchos huyen de las “caenas”.

A quien no entiendo es a quienes dicen que las nacionalidades periféricas son España pero no aceptan que su cultura sea española. ¡Pero en qué quedamos! Si Cataluña es España, todo lo catalán, empezando por el idioma, sería tan español como la paella. Pero no. Sus hechos diferenciales son una tara que hay que curar. Siempre he creído que si tuviéramos la oportunidad de estudiar todas las lenguas oficiales del Estado, aprenderíamos a entendernos y a querernos. De Suiza deberíamos aprender su don de lenguas, no sus finanzas. Pero cada vez que digo esto, me encuentro aspavientos y cejas enarcadas.

De esta España única es de donde viene la desunión de España. Cuando dicen unidad quieren decir uniformidad. Le pasa a todo nacionalismo: la identidad nos quiere idénticos. Pero tenemos una oportunidad de convertir nuestras diferencias no en lo que nos debilita y separa sino en lo que nos fortalezca y nos una.

Si hay una posibilidad de salvar lo nuestro, pasa por reconocer la pluralidad nacional de este país. Admitir que hay territorios que por historia, cultura e idioma son nacionalidades distintas no hace de menos al resto, nos hace de más a todos. Un Estado de naciones amplía sus límites para adaptarse a sus aristas. La fiesta nacional debería ser la fiesta plurinacional.

Si quienes disfrutáis de nuestros contenidos, hacéis una aportación al programa, la que sea, podremos seguir haciendo esta radio y este periodismo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha