eldiario.es

Menú

Análisis

ERC enfría la lista única del 21D

Esquerra no quiere ligar su futuro al PDeCAT y preparan el terreno para abrirse a posibles alianzas postelectorales con los 'comuns' y la CUP

El PDeCAT sólo tiene una baza, el ascendente de Puigdemont sobre una parte importante del independentismo, para intentar repetir una coalición con ERC

El secesionismo debate cómo reformula su propuesta electoral y empiezan a surgir voces que proponen regresar a la casilla del referéndum pactado

24 Comentarios

- PUBLICIDAD -
ERC exige liberar a los "presos políticos" para ir al 21-D en "igualdad de condiciones"

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, en el último consejo nacional del partido EFE

Catalunya ya está en campaña electoral. No formalmente pero sí de facto. Una campaña más que atípica pero en la que los partidos empiezan a dar pistas sobre cuál será su estrategia. Todas las miradas están puestas en ERC porque de ella depende que haya una lista unitaria o simplemente puntos en común en programas de candidaturas diferentes.

Aunque pueda parecer una obviedad no lo es: Esquerra quiere ganar las elecciones y eso explica  sus reticencias a una candidatura que le ligue de nuevo al PDeCAT. Por contra, el PDeCAT quiere una candidatura transversal que le permita maquillar la caída que todos los sondeos le vaticinan.

El desempate puede venir de la mano de la CUP, que debe decidir si abona la posibilidad de  una candidatura conjunta en la que se busca que esté también el ya exsecretario general de Podem,  Albano Dante Fachin.

Los anticapitalistas tienen previsto registrar una marca blanca para que, llegado el caso, sirva como instrumento para formalizar una coalición. En ERC alertan de que esta fórmula puede tener riesgos ya que si se limita a ser una marca blanca no podría participar en los debates ni tendría reservados los espacios para la propaganda electoral.

Mientras los republicanos, con una Marta Rovira cada vez más fuerte, fijan su estrategia, el PDeCAT se aferra a la baza (sólo una), que tiene a su favor para intentar forzar hasta el último momento una candidatura conjunta: Carles Puigdemont. El president cesado ha cambiado de opinión y ahora está dispuesto a ser candidato. De esta manera evita que el partido, que no ha hecho las primarias para escoger a su cabeza de lista, se vea obligado a escoger a un candidato que en ningún caso tendría tanto apoyo como Puigdemont.

Queda también descartada la opción de Santi Vila, muy contestado por los cuadros dirigentes pese a que es del agrado de Artur Mas y Marta Pascal. Por si alguien lo dudaba, el consejo nacional celebrado este domingo se encargó de recordar que son muchos los que acusan a Vila de falta de lealtad.

El independentismo tiene además otro reto. Decidir con qué programa concurre al 21D, más allá de exigir la libertad de sus presos y el rechazo a la aplicación del artículo 155. El republicano Joan Tardà ha puesto voz a los que asumen que hay que hacer autocrítica y reformular su propuesta. El dirigente de ERC lo ha resumido de manera gráfica: "El gran error del independentismo ha sido dejar en un cajón la senyera, la bandera de todos los catalanes".

Pese a la rivalidad evidente con los comuns, Esquerra sabe que puede necesitarles en la próxima legislatura. Y el punto que les une es la reivindicación de un referéndum pactado. Así que no hay que descartar que los republicanos regresen a esta casilla vistos los costes de prometer una república independiente que nunca estuvo en sus manos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha